Esto no se arregla con elecciones

No son los eventos electorales los que determinan el éxito o fracaso de un proceso revolucionario y más cuando se trata de sustituir a un régimen politico representativo por uno participativo y protagónico. No es en el marco de los cánones de la democracia burguesa como se pueden crear condiciones para convivir con una democracia revolucionaria.

La historia política de la humanidad en los últimos 400 años de prevalencia del Capitalismo no registra ningún hecho politico, en el cual una clase social gobernante le haya cedido su lugar preponderante a otra clase antagónica, sin antes haber pasado por una guerra a muerte. Si alguien conoce algún caso, por favor ayúdenme a terminar con mi ignorancia. La Guerra a Muerte decretada por Bolivar no era para cambiar una clase social por otra, sino para obtener un grupo, el monopolio del poder sobre las fuerzas productivas que eran los esclavos.

El único intento realizado y que actualmente padecemos, es el caso venezolano con la insurgencia del Comandante Chávez, que por ser de extracción popular, creyó que tomando el poder con soldados de su mismo origen, podría sustituir a la rancia clase gobernante que desde la época colonial se instaló en el país sobre el trabajo esclavo de indios y negros.

Venezuela, como todos los países que adoptaron la democracia burguesa, viene celebrando elecciones desde hace más de un siglo, para legitimar a sus autoridades, sin que nunca se haya planteado la sustitución de una clase por otra. Todo dentro de la burguesía, nada fuera de la burguesía, como ahora se pregona: "todo dentro de la Constitucion, nada fuera de ella". En la actualidad venezolana no está planteado el paradigma marxista de la lucha de clases por la preminencia del poder para sustituir una clase social por otra. Si existe una lucha de clases es por la sobrevivencia y convivencia de las clases que armónicamente se han instalado a partir de la firma del pacto de Punto Fijo en 1959 del siglo pasado.

Aquí nadie está planteando el exterminio de la clase burguesa y la expropiación de sus medios de producción, lo más que se ha llegado es a proponer constituir Empresas de Propiedad Social con fines altruisticos para solventar un poco las asimetrías de injusticias que van dejando las empresas capitalistas durante sus procesos productivos inequitativos que generan hambre, miseria y desolación dentro de la población menos favorecida. De allí que no hay ningún peligro, El Capitalismo puede dormir tranquilo que sus intereses están bien guardados por los llamados "revolucionarios socialistas" , que ni son revolucionarios, ni son socialistas.

La actual crisis que estamos viviendo está concebida como una crisis del Capitalismo, el cual tiene la gran capacidad de mimetizarse y siempre ha encontrado soluciones en su interior para superarlas. Con la puesta en marcha de los 15 motores productivos, el circo montado en la AN y el Diálogo made in USA, pronto saldrá el humo del Vaticano y el "Habemus Papa" será el coro que cantaremos todos en estas próximas navidades. Todo esto pasa por el sacrificio que hará la democracia burguesa de no hacer elecciones hasta el 2019.

Para salvar al país al país y no involucionar políticamente es necesario que no se le someta a procesos eleccionarios por lo menos hasta el 2019. De continuar la actual diatriba, vamos irremediablemente a una guerra civil en la cual el número de muertos y la destrucción de infraestructura serán comparables en números a las de Libia, Siria e Irak. Bajémonosle dos a la violencia antes que sea demasiado tarde.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1703 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: