Padrino López y la salvación del progresismo chavista

A partir de la prematura muerte del Comandante Chávez, se inició en Latinoamérica el denominado fin de ciclo de los gobiernos progresistas emergidos a finales de los noventa del pasado siglo. En el caso venezolano, el ascenso del presidente Maduro al poder, dio luz verde a una feroz ofensiva por parte de la burguesía parasitaria y de las demás fuerzas del imperio, buscando afanosamente el derrocamiento del recién estrenado presidente. En los dos últimos años hemos sido testigos de las grandes victorias obtenidas por la burguesía venezolana sobre las fuerzas del movimiento obrero-comunal (Véase. Humberto Trompiz Valles: http://www.aporrea.org/actualidad/a229892.html). El resultado de estas astronómicas victorias del capital sobre el trabajo se ha traducido en una pérdida abismal de los niveles de vida de las clases trabajadoras, obtenidos durante los años de la Revolución Bolivariana. Por otra parte, los triunfos del capital parasitario criollo han ocasionado un crac institucional, donde gran número de los aparatos de estado no está cumpliendo las responsabilidades que le confiere la Constitución del 99. Ministros, gobernadores, alcaldes, funcionarios de institutos autónomos y/o empresas estatales vienen ejecutando agendas personales, de espaldas a los objetivos de la revolución. Las mejores intenciones/planes del presidente Maduro se están estrellando contra esta muralla china de la ingobernabilidad.

En atención al estado agónico en que se encuentra el progresismo chavista, entendemos la contundente medida política del presidente, al poner a los militares al frente de la Misión que garantice la alimentación de las clases trabajadoras, buscando taponear la tronera que la burguesía le había abierto al estómago de los más necesitados. Y tienen que ser los militares, pues, ante el desmadre político del PSUVE y del Polo Patriótico, el único actor político que puede salvar este proceso es el estamento militar. Simón Bolívar ungió a los militares como los verdaderos conductores de este país en el Discurso de Angostura, por ser Venezuela una sociedad con perfiles de cuartel. La emergencia del Comandante Chávez es un dato empírico fehaciente de que el Libertador no estaba equivocado. En consecuencia, Padrino López al frente de la Misión madre de todas las misiones, está obligado a triunfar sobre las fuerzas nacionales y externas del capital, ya que el destino de millones de latinoamericanos despende de la gestión de este general bolivariano y chavista. La tarea del general Padrino López habrá de tener éxito si logra los siguientes cometidos:

1.-Recuperar la gobernabilidad pérdida durante la gestión madurista, para lo cual deberá llevarse por delante un enjambre de funcionarios del capital disfrazados de chavistas que pululan en todo el aparato del estado. Este funcionariado utilizando el expediente de la corrupción ha sido de una eficacia extraordinaria para bastardear los objetivos más hermosos de la revolución bolivariana. El partido rentista-petrolero va a ser uno de los más altos escollos que Padrino deberá superar.

2.-Encauzar por el redil de Plan Patria las instituciones que se han aliado con la burguesía parasitaria tales como PDVSA Gas, las empresa publicas productoras de cemento, cabillas, aceite comestible, harina precocida, telefónicas. Productoras de papel, las azucareras, etc.

3.-Darle un parao a la galopante apertura petrolera en PDVSA que Chávez expulsó por la puerta, pero que con Maduro ha regresado por la ventana. En este aspecto es vital potenciar el nacionalismo petrolero extensivo a todos los recursos naturales pues, a pesar de que la renta petrolera vive sus últimos estertores, la cara productiva del petróleo apenas se está asomando en nuestro devenir histórico. Sin embargo, para que la petroquímica alcance carta de ciudadanía debemos primero establecer una férrea defensa de las riquezas del suelo y del subsuelo, hoy bajo las aviesas pretensiones del capital imperial. Los dólares para potenciar la misión alimenticia ´proceden impepinablemente del petróleo y de otros recursos minerales.

4.-Buscar incuestionablemente la colaboración de toda la clase obrera y sus sindicatos que no están identificados con el gobierno. La Revolución Bolivariana ha sido mezquina con el aparato sindical no-oficial y este es un actor social de primera magnitud. Sin clase obrera no hay revolución posible.

5.-Identificar un sector empresarial que ha sido golpeado por la burguesía parasitaria que se encuentra en los espacios de la pequeña y mediana producción. Esta sería un aliado ideal para impulsar el alicaído aparato productivo nacional.

6.-Matrimoniarse con el movimiento comunal existente y tratar de impulsar la creación de comunas no-oficiales. El movimiento comunal es de importancia capital para reimpulsar el aparato productivo.

7.-Llevar las universidades rojitas a una alianza con las comunas, a fin de ponerlas al servicio del aparato productivo y quitarles el estigma parasitario que todavía arrastran de su herencia ancestral.

8.-Rescatar el chavismo crítico que la burocracia funcionaria del capital parasitario ha expulsado de las instituciones estatales. En este estamento se encuentra lo mejorcito de la inteligencia nacional que bastante falta le está haciendo a un gobierno matizado por la ineficacia gerencial. Padrino debe propiciar un encuentro con todas las fracciones del chavismo, a fin de discutir sin tapujos los grandes problemas políticos de la actual coyuntura revolucionaria.

9.-Depurar de la Fuerzas Amadas a todos aquellos elementos que han sucumbido éticamente en el manejo de la cosa pública.

Tal como podemos apreciar la tarea del general Padrino López no va a ser fácil, púes son muchos los elementos que debe aunar para armar la ecuación ganadora en esta etapa del proceso. En todo caso, las masas depauperadas de Venezuela, tienen toda la esperanza puesta en este militar chavista que armadado de las tradiciones de lucha del pueblo venezolano, deber conducir a buen puerto, el proceso que inició en beneficio de los explotados del mundo, el Comandante Chávez.



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2160 veces.



Humberto Trompiz Vallés

Historiador y profesor universitario jubilado, especializado en historia petrolera de Venezuela.

 htrompizvalles@gmail.com      @trompizpetroleo

Visite el perfil de Humberto Trompiz Vallés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: