La quinta (y última versión) de la siembra del petróleo en la Venezuela petrolera: La propuesta Chavista

La propuesta de siembra petrolera del Puntofijismo neoliberal, estaba irremediablemente condenada a su derrota histórica, por cuanto su contenido se enfiló a repartir la renta petrolera sólo al capital extranjero y a la clique meritocracia enquistada en PDVSA. Esta propuesta no sólo era antipopular, sino también antinacional, pues, el capital criollo fue excluido del negocio petrolero. Lo que todavía no está suficientemente estudiado es el hecho de que dicha propuesta fue firmemente avalada por las direcciones políticas de AD y COOPEI, lo que determino la asfixia financiera del estado y la debacle histórica de estas dos organizaciones. El Caracazo y los golpes militares del 92 anunciaban que un ciclo histórico estaba llegando a su fin. Contra el Puntofijismo neoliberal se alzaron las clases populares acicateadas por el hambre, los militares que habían sido excluidos del reparto petrolero y sectores del capital nacional que deseaba incursionar en la explotación petrolera. Marcel Granier y su programa PRIMER PLANO, fueron punta de lanza en el destronamiento del Puntofijismo adeco-copeyano. El golpe de estado frio de factura imperial contra el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez (otro hecho que merece ser estudiado) se inscribe entre estos avatares del final de la IV república. La llegada al poder de Caldera-II le puso la tapa al frasco del Puntofijismo neoliberal.

El comandante Chávez llegó al poder con una idea muy superficial de la Cuestión Petrolera. Su credo político en los años aurorales de su gobierno, estaba permeado por la idea de que Venezuela era un país inmensamente rico pero en manos de dos fuerzas políticas ladronas, corruptas y antinacionales (AD-COPEI). La corrupción se erigía en el mal fundamental de la sociedad venezolana que rechazaba el Puntofijismo. El capitalismo como sistema no era acusado de provocar el desmadre socioeconómico y político de la Venezuela finisecular. Los dos primeros años de gobierno le fueron dando a Chávez los elementos teóricos y empíricos de que el problema de Venezuela era fundamentalmente petrolero. Así, con la ley Petrolera del 2001 comenzó a perfilarse lo que sería la nueva política hidrocarburera traída por la revolución, como base para sustentar el nuevo destino que se le daría a los proventos petroleros.

En cuanto al origen de la renta petrolera, la política petrolera bolivariana estableció las siguientes variables estratégicas:

1.-Recuperó el control estatal de PDVSA que se había independizado en los hechos durante la Apertura Petrolera. El Ministerio de petróleo volvía a ser el órgano rector de la política petrolera de la nación.

2.-El principio jurídico de la propiedad estatal de los yacimientos petroleros de prosapia gomecista quedó firmemente establecido.

3.-La regalía petrolera fue acrecentada hasta un 33 por ciento con un piso del 20% del producto extraído y el impuesto sobre la renta a las actividades petroleras se estableció en un 50%.

4.-Se propició una política de precios altos en vez de la volumétrica del periodo anterior.

5.-El nacionalismo petrolero volvió por sus fueros con una defensa a ultranza de la OPEP.

6.-Se le dio un paro a la producción de la Orimulsión por ser contraria a los intereses nacionales.

7.-Se diversificó el mercado externo de nuestro petróleo al incorporarse la China y la India como fuertes consumidores de los hidrocarburos criollos.

8.-Se ha buscado una alianza con productores no-OEPEP como Rusia para defender los precios del crudo.

9.-Las compañías que se habían establecido durante la Apertura petrolera fueron conminadas a pasar al régimen de empresa mixta donde el estado tiene la mayoría accionaria.

10.-La Constitución del 99 y la ley petrolera del 2001 son el marco legal que apuntala esta defensa del recurso natural petróleo propuesto por la revolución bolivariana.

Obviamente con todas estas medidas tomadas en defensa de la renta petrolera, los proventos derivados de esta actividad extractiva dieron un salto sideral, una vez que se produjo la recuperación de los precios del crudo a comienzos de la nueva centuria. Sustentándose en esta base material, el gobierno chavista se aprestó a impulsar una nueva distribución de esta riqueza, teniendo como objetivo magno: saldar la inmensa deuda social que acogotaba a las clases humildes del país. En tal sentido, la siembra petrolera del chavismo se ha concretado en:

1.-Incementar el gasto en educación a fin de incluir en el aparato educativo al mayor número de venezolanos, sobre todo a los procedentes de las clases más humildes del país. La Misión Robinson, la Misión Sures, la Misión Ribas, las Canaimitas, la multiplicación de las becas estudiantiles, la creación de nuevas universidades, el PAE, son parte de la obra educacional del gobierno revolucionario.

2.-Aumentar el gasto en salud, creando para tal fin los CDI y trayendo médicos cubanos para atender la demanda médica de los más necesitados.

3.-Atender al adulto mayor con una política masificadora de jubilaciones y pensiones.

4.-Socorrera a la mujer a través de campañas como asistencia a las mujeres embarazadas.

5.-Auxiliar a la población de menores recursos a través de las tarjetas de misiones sociales.

6.-implementar La inédita política denominada Gran Misión Vivienda Venezuela.

7.-Superación de la infancia abandonada

8.-Gran empujón a la cultura en todas sus manifestaciones.

9.-Cración de cooperativas productivas.

10.-Respaldo financiero al poder comunal

11.-Amplia política crediticia a los sectores productivos nacionales.

12.-Poltica de distribución de alimentos a través de Mercal, Pdval y CLAP

13.-Distribucón de enseres doméstica a través del programa "Tu casa bien equipada".

14.-Impulso del aparato productivo nacional con la implantación de 14 motores productivos.

15.-Iniciar una distribución geopolítica de la renta petrolera con el acuerdo de Petrocaribe

Tal como podemos apreciar, la siembra del petróleo por la Revolución Bolivariana ha tenido como objetivo epocal, instaurar un proyecto reformista-nacionalista burgués, al que pomposamente se le bautizó de socialismo del siglo XXI. El perfil ideológico de este proyecto está claramente objetivado en la Constitución del 99 y en la Ley petrolera de 2001. Este proyecto societario ha desatado la ira imperial por cuanto ha puesto en agenda política categorías económicas de claro tinte anticapitalista que pudieran más temprano que tarde, dar origen a ideas más radicales y de mayor contenido antimperialista. Estas categorías son: El rentismo petrolero (enemigo acérrimo de la tasa de ganancia del capital), el nacionalismo defensor de los recursos naturales que el mercado mundial reclama como bienes libres y el socialismo, fantasma que el capital planetario creía desaparecido. Si a esto le agregamos que la distribución de la renta petrolera en favor de las clases más humildes, significó drenarle al capital nacional un provento que históricamente le había pertenecido, entenderemos la virulenta oposición con que la burguesía representada por FEDECAMARAS ha desatado contra la revolución bolivariana. Con la inmensa derrota política del 6D, pudiera darse el caso de que esta siembra novedosa de la renta petrolera pudiera cambiar de signo. Los tiempos que se avecinan nos dirán cuál es la verdadera sustancia ideopolítica de la que está hecho el chavismo en el poder.




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1417 veces.



Humberto Trompiz Vallés

Historiador y profesor universitario jubilado, especializado en historia petrolera de Venezuela.

 htrompizvalles@gmail.com      @trompizpetroleo

Visite el perfil de Humberto Trompiz Vallés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: