¿Qué hará ahora Almagro?

Una etiqueta ocupó por varias horas el primer lugar las tendencias de la red del pajarito azul: #almagroarrastrado.

Para un funcionario medio conocedor, ese "arrastrado" debe estar aún retumbando en su mente. Y su conocidos deben estar con una de "chalequeo", que no deben dejarlo dormir.

Había comenzado su cuesta abajo en su rodada con el plagio que cometió para elaborar el desordenado escrito contra Venezuela. Técnicamente imposible de comprender, incoherente, desesperado por incluir todo lo malo para probar que está cumpliendo su lacaya misión.

Tal vez la más beneficiada de la actuación de Almagro será la propia OEA como escenario donde las voces dignas del Caribe, Centro América y Suramérica que quedaron registrada para una historia Abyalana empeñada en sepultar un pasado donde se seguían líneas del norte. Almagro no puede entender eso, no ha podido quitarse su condición.
Ni siquiera pudo entender que su plagio literario no era solo contra Venezuela sino que pretendía dar lecciones de gobernanza a toda América, incluyendo a EEUU, país que presenta una de sus mayores crisis en los ámbitos económicos, sociales, civiles y humanitarios. Con un sistema constitucional obsoleto alejado de la nuevas realidades. Almagro no entiende de eso.

El hombrecito se dejo atrapar por el miedo a la nada. A la hora de los números ni siquiera sus patrones le guiñaron el ojo. Se creyó sus twitters, se vanaglorió con los titulares de la prensa de sus dueños. Se afianzó en los insultos, pensó que España era de la OEA.

¿Quién podría apoyar a alguien que demuestra no saber interpretar el significado de los instrumentos legales que rigen la institución de la cual es su Secretario?

¿Qué gobernante nacionalista podría aceptar un precedente en el cual se pisotearan los más elementales principios del derecho internacional?

La OEA debe aprender esta nueva lección. La situación de Venezuela, puede ser la última oportunidad para que se redimensione hacia un foro político para el encuentro respetuoso e igualitario de los Estados, no para la amenaza, ni para los arreglos tras bastidores.

No lo podrá hacer mientras escoja sicarios de la política, personajes vacíos de valores nacionalistas y regionales.
Entiéndelo Almagro. Concluyó tu acto. Haz mutis



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1401 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: