La candidez socialdemócrata del gobierno nos sumará a Brasil y Argentina

Hay una socialdemocracia conocida, la de los adecos y los copeyanos y sus derivados. Hoy es una carta debajo de la manga de la derecha para cuando las dictaduras se hacen incómodas a los intereses capitalistas, es decir sus amos.

Y hay otra que nace de la comodidad, de la duda o de la falta de convicciones en dirigentes que quieren cambiar la sociedad sin acabar con el capitalismo. La llamamos, socialdemocracia por cansancio. Son los socialistas reformistas, es el reformismo. A estos tampoco los quiere ni necesita al capitalismo. Cuando el capitalismo necesite de un gobierno demócrata burgués lo buscará dentro de sus filas y estos reformadores no son una opción para ellos.

Lo inverso. Que los reformistas llamen al capitalismo a gobernar con ellos no les garantiza que lo puedan hacer sin perder el control, o sin conflictos políticos. Lo probable es que, para evitar conflictos y en nombre de la paz, deleguen el mando a tecnócratas capitalistas, considerando que las reforma al capitalismo se hacen en el capitalismo ¿y quién si no ellos saben de capitalismo?

Estas son cinco maneras redundantes de llamar la atención sobre puntos donde somos vulnerables al golpe, institucional o violento, pero fundamentalmente mediático, el que se da en el espíritu.

La Paz

La paz no puede ser una excusa para abandonar la revolución, olvidar los cambios sociales profundos, en la consciencia, para no voltear la tortilla. La paz no puede ser una excusa para dejarnos manotear y burlar por Lorenzo Mendoza y las redes comercializadoras de productos. No puede ser la paz una excusa para no querer asumir el control de la economía por parte del Estado y en nombre de toda la sociedad; en beneficio de toda la sociedad.

El control político: evaluar bien el respeto a la legalidad burguesa.

Hay que disolver la Asamblea Nacional y sustituirla por otra con base popular, que represente los verdaderos intereses de la clase trabajadora de vocación socialista, a los más necesitados y sectores de interés humanistas, ecologistas socialistas. (No se puede gobernar para los oligarcas y ricos, para los capitalistas de ningún sector, se debe gobernar para toda la sociedad sin establecer privilegios de ninguna naturaleza. La condición de capitalistas, oligarcas y ricos no forma parte de la sociedad que estamos creando, no cuentan, son y han sido el factor de los conflictos (de la violencia social), los privilegios y privilegiados es el principal componente de la desigualdad y la injusticia)

¿Por qué socialistas?

¿Por qué llamamos a gobernar y a decidir a los socialistas? Porque estamos haciendo una revolución socialista. Porque estamos cambiando una conciencia egoísta por otra que es conciencia del deber que tenemos para con toda la sociedad. Porque estamos sustituyendo la propiedad privada de los medios de producción por un modelo de propiedad social de los medios de producción. Porque estamos cambiando el modelo de producción capitalista (de acumulación de capital, de explotación del trabajo humano, consumista) por un modelo de producción socialista, centrado en los valores humanos, el trabajo creador humano, la producción de bienes necesarios para la vida la justicia y la igualdad (dando a cada quién según sus necesidades y exigiendo de cada quién según sus capacidades).

El control económico

Se basa en el control estatal y centralizado de los procesos de producción. Centralizar y estatizar las importaciones. De la confiscación de empresas manufactureras y de comercialización y las redes de distribución, de transporte, silos, y almacenes y depósitos refrigerados etc. (no es posible que hoy día los Silos del Estado estén alquilados a los privados, y la producción de los pequeños productores que son la base de la materia prima para las Empresas Socialistas se pierda porque no se pueda almacenar). Suspender los planes de extracción minera destinados a privados y empresas extranjeras, y estatizar y racionalizar la que ya existe, en fin, hay que suspender los proyectos de exportación de minerales estratégicos y alimentos.

Y convocar al pueblo chavista para que asuma la tarea de la organización del nuevo estado socialista, de la nueva economía socialista basada en la propiedad social de las fábricas, de los almacenes y silos, de la distribución de los productos básicos para la vida y la administración de los mercados populares y supermercados incorporando a las organizaciones de base, comunales y socialistas. Convocar al pueblo chavista y a la población en general para pensar cómo racionalizar el consumo de energía eléctrica, de gasolina, de agua. Convocar a la población para vencer a los grandes bachaqueros desde la raíz que yace en la conciencia egoísta capitalista, y además del sistema de producción, en depósitos intermediarios y en las redes de mercado capitalistas, los cuales debemos expropiar. Entusiasmar de nuevo a las masas chavista con el socialismo (que es nuestra Ítaca) y dejar de prometer, para cuando ya estemos muertos todos, una Venezuela Potencia capitalista (Ese cuanto de la Venezuela Potencia se parece más bien al Mensaje a García).

Control sobre los medios de divulgación e información

Asumir control total sobre los medios del Estado y promover el debate político, público, sobre la crisis del capitalismo o las crisis del capitalismo y la construcción del socialismo. El gobierno debe asumir las políticas comunicacionales (gobernar) y dejar de trabajar con "agencias de publicidad".

El gobierno debe sancionar todo uso de los medios que atente contra los intereses de la sociedad, que promuevan la violencia, el racismo, el sexismo, y los valores de la usura, y estén involucrados en conspiraciones y con conspiradores. En la misma proporción de tiempo en que incurren en estas faltas deberían ser cerrados o suspendidos. A la tercera sanción, se les revocan las concesiones sin derecho a pataleo.

Claro que nada de esto tiene mucho sentido si el mismo gobierno no elabora políticas socialistas y las ejecuta. Cuando no se tienen, es más fácil dejar que los "privados" hagan el trabajo de administrar. Pareciera que después de que se empeñó el futuro a los llamados capitalistas "buenos" resulta difícil hablar de socialismo, porque se miente, al menos sin que se les tuerza la boca. Corregir el rumbo es fundamental para poder tomar el control comunicacional de los medios del Estado y minimizar el poder que tienen los privados.

El golpe será fundamentalmente mediático, además de institucional. Debemos saber contrarrestar las campañas de desinformación con el uso revolucionarios de los medios del Estado. Volver a tomar el control de Tves para fomentar el debate público dentro de la población chavista. Los temas han sido señalados. Que la televisión sea la gran asamblea permanente, un solo programa para el debate y la organización de la sociedad. El gobierno debe retomar el control del mensaje político sobre la base de hablar con la verdad. Y olvidarse de las agencias de publicidad; eso es ridículo y desmotiva a la población politizada. Es preferible ver a un dirigente emitiendo su opinión y sus ideas, responsabilizándose de ellas, así sean erradas, que una publicidad gobiernera manipulando valores capitalistas, a nombre del socialismo; que aparezca en televisión una bebita que va ser "exportadora", ¡Qué tierno!, dirán algunos cándidos dentro de su burbuja, pero qué disparate político en medio de una realidad aplastante que puede acabar con todo lo logrado y lo no logrado en poco tiempo, hay publicistas en el gobierno que creen que se la están comiendo. …pero tiempo es lo que no nos queda.

hecto.baiz@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1260 veces.



Héctor Baiz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: