Empresa privada y la voracidad neoliberal

Muchas reflexiones e inagotables conversaciones sostuvo Aristóteles con sus discípulos, para tratar sobre la vida en la comunidad, en la sociedad, en la polis: "la comunidad perfecta de varias aldeas es la polis que tiene por así decirlo, el más alto grado de autarquía: se forma para vivir y existe para vivir bien" (1)

Este hombre del "Pensar" de la era precristiana voló por encima de los siglos y nos trae reflexiones profundas del ayer antiguo que retrata este planeta que habitamos hoy en el Siglo XXI, y pareciera hablarnos a nosotros los venezolanos, sobre el aprovechamiento de unos pocos, entregados a la usura y a la acumulación de riqueza. Y contundentemente afirma: "Absurdo es considerar riqueza aquello que por más que abunde, deja morir de hambre, como el Midas de la fábula cuya súplica avara convertía en Oro todo cuanto presentaban a sus ojos" (2)

Siempre será necesario decir, que lo humano, siempre tendrá elementos similares a través de todos los tiempos, por supuesto en sus especificidades de toda naturaleza, y lo señalo para descartar cualquier idea que nos lleve a pensar en repeticiones mecánicas de la vida histórica.

"Como el hombre que ha alcanzado el pleno desarrollo es el mejor de los animales, así también es el peor de todos cuando se independiza de la ley y de la justicia. La injusticia armada es peligrosísima y el ser humano está naturalmente equipado con armas al servicio de la inteligencia y de las virtudes, pero que puede usar para los fines peores. Por eso, si no tiene virtud, es el más profano y salvaje, el más voluptuoso y glotón. La justicia está ligada a la polis, tiene un valor político, porque la administración de la justicia, que no es sino la determinación de lo que es justo, es la regla de la comunidad política" (3)

El columnista Guillermo Ortega, el 1º de mayo publica "Las quiebras privadas", en el diario Ultimas Noticias, que resulta de interés para entender el cúmulo de falacias, desinformación, que se tejen en relación a algunas empresas, en este caso es la: "quiebra de la Pacific Rubiales. La misma que en algún momento fue considerada por algunos analistas locales como el ejemplo de la buena gerencia petrolera".

Recordemos que en el pasado en el marco del Golpe Petrolero, se nos vendió con mucha intensidad, la supuesta alta competencia de los gerentes de la antigua PDVSA, que incluso decidieron denominarse "Gente del petróleo", algunos de ellos estuvieron al frente de Pacific Rubiales.

El Portal "Las Dos Orillas" , publicó el 27 de abril de este año 2016, una información con el título : "Pacific Rubiales: Historia de un emporio que terminó valiendo cero" sustentado en un documento bajo la responsabilidad del economista Mario Alejandro Valencia, fechado el año 2013, y que corresponde al trabajo de un equipo de investigación de la Facultad de Contaduría Pública, de Uniciencia, (Corporación Universitaria de Ciencias y Desarrollo ) de Bucaramanga, donde abordan la Política Minero Energética: Análisis del Caso Pacific Rubiales.

Pero además resulta interesante conocer el documento, por los datos de los directivos de esa empresa petrolera y sus vínculos con el Canadá, donde está registrada, y con financistas muy importantes de aquella nación vinculados además a la minería.

Este documento es revelador, de cómo se mueven algunas empresas, asociadas, dependientes o creadas por sectores financieros, cuyo interés es el beneficio, la riqueza, moviéndose en espacios sin fronteras que limiten sus andanzas, ni leyes que los regulen, y ningún respeto, por los pueblos y sus eco-sistemas, y cuyo concepto de Patria, se limita a números, acciones en la Bolsa y muchos paraísos fiscales y gobiernos débiles, cuando no cómplices.

En Venezuela hemos sufrido los latigazos del Neoliberalismo. Entre las décadas del 80 y 90, se nos aplicaron todas las medidas del resucitado y remozado Liberalismo económico, edulcorado en un lenguaje como "El Consenso de Washington", fueron millares los cadáveres que hubo que recoger en las calles en camiones, entre los vahídos de jerarcas gubernamentales y la displicencia de los economistas eruditos del grupo de los Chicago Boys.

A pesar de los esfuerzos que se hacen para borrar la historia. Ella se las ingenia para estar, es terca, no pudo ser sepultada en la "Peste" ni en otros eventos desarrollados en la codiciada Venezuela.

El vaho neo-liberal en nuestro país, impregnó a importantes sectores empresariales, había que acelerar la maquinaria, para elevar los números, los beneficios, la ganancia, esto implicaba bajar los costos de producción en toda la estructura empresarial. El capitalismo volvía a nacer, se presentaba desnudito.

Esta ola económica debilitó y terminó aplastando a empresas con cierta filosofía fundada en la "responsabilidad social", cuya acción les ofrecía un colchón de popularidad en el mercado, "producir masivamente, ganar menos, pero vender mucho", lo que al final de la ecuación redundaba en mayores ganancias.

Pero, la ambición, la usura, siempre dan vueltas en nuestro rededor, y más de un gerente pensó y diría,- pues, si producimos mucho y ganamos mucho, podemos ganar mucho más, si le bajamos dos a la vieja filosofía empresarial-. Al fin y al cabo esa es la visión lógica del capitalismo.

Incluso hubo en algún momento empresas con lucidez y visión nacional, que hicieron inversiones en centros de alta calificación para la formación de sus propios trabajadores, que a la larga fortalecían la industria y a su vez contribuía a crear lazos y criterios de pertenencia. Pero en definitiva el Capitalismo atiende a su naturaleza y termina por agotarse, y se caen las frágiles vestimentas de las buenas intenciones. La voracidad Neoliberal ha puesto en jaque al mundo, pero han terminado también, enredados mordiéndose asimismo.

En Venezuela, viene ocurriendo algo muy grave en cuanto a un sector importante del mundo empresarial privado, y es la erosión de su credibilidad, que no puede ocultarse y justificarse con los crasos e innegables errores del proceso revolucionario bolivariano, pues antes del chavismo, hay mucha tela que cortar, no hay que olvidar que entre los elementos que permitieron la ascensión del Bolivarianismo al poder, fue el desastre social, político, económico, ético, humano y cultural de la clase política del puntofijismo y la larga debacle de la IV República, que no se caracterizó precisamente, por la inocencia empresarial.

En los tiempos que vivimos, la relación empresas industriales, comerciales y población consumidora de bienes y servicios se ha envilecido, superar eso, curar las heridas, recuperar la confianza y remontar la cuesta, va a ser tarea de titanes.

LA REVOLUCION ES CULTURAL

1.-Aristóteles/La Política/Editorial Panamericana/Bogotá 2000, p, 38.

2.-Ibid, p.54

3.-Ibid, p.40



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1352 veces.



Rafael Castro

Productor del Programa Historia Cultura y Sociedad, en Radio Comunitaria Panela 96.9 FM, de San Joaquín, Estado Carabobo/miembro de la Comuna Socialista Carabali

 racasc5@hotmail.com

Visite el perfil de Rafael Castro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a227306.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO