Escenario Internacional, Aplicación de la Carta Interamericana y OEA

Podemos señalar, sin complejos de ningún tipo, que el Gobierno de los EEUU se encuentra en plena ofensiva para recuperar su hegemonía y dominio perdidos en el mundo. Fundamenta sus ataques en lo que ellos consideran su patio trasero, la América Latinocaribeña, al agredir a países como Brasil, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Venezuela, por sólo nombrar algunos de ellos.

El gobierno de los Estados Unidos tuvo una participación importante en el sabotaje y fracaso de la reunión de Doha, Qatar, el pasado domingo entre países OPEP y no OPEP. Y ese fracaso del acuerdo de congelar la producción petrolera al promedio de enero de 2016 es de tal magnitud que pudiera haber un desplome de tal manera, que pondría en riesgo el mercado petrolero a nivel mundial.

Pero es evidente que la incursión y la incidencia del Gobierno de los EEUU en el mercado petrolero mundial es para golpear a países como Rusia y Venezuela, principales adversarios y que le disputan la hegemonía a escala plantearía a los gringos, así de sencillo.

Además de ello, la injerencia en el Medio Oriente, con la clara intención de ir por Siria, Irán, e ir cercando a sus dos principales adversarios como China y Rusia, es parte de las estrategias geopolíticas de los EEUU. Esto no hay que perderlo de vista.

Luego que ellos logren "amarrar" su dominio en el Medio Oriente, África y buena parte de Europa, ahí se irían con todos los hierros sobre nuestra Patria Grande. Ello es así, porque la Amazonía suramericana es el principal reservorio del planeta de agua dulce, de oro, de níquel, de coltán, de florestas y toda la biodiversidad que codician los imperialistas, y que desean saquear en su modelo capitalista totalmente inviable, y que de paso está acabando con la vida en este planeta. En la contaminada y única nave espacial, como lo diría el extraordinario periodista y analista internacional, Walter Martínez.

Pues bien, hecho este muy breve y escueto bosquejo, detengámonos un poco más en refrescar a los lectores y lectoras el funcionamiento de lo que es la Organización de Estados Americanos (OEA), que tendrá un papel preponderante como parte de los planes conspirativos contra nuestros países que no podemos perder de vista.

La Organización de Estados Americanos (OEA) es una organización internacional panamericanista ( es decir, que defiende el panamericanismo, que no es más que la doctrina monroísta enmascarada y edulcorada) de ámbito regional y continental creada el 30 de abril de 1948.

Esta "organización" tiene su sede en Washington, y cuando se creó, una de sus primeras acciones fue la de "sancionar" a la República Dominicana en 1960, y esto porque se comprobó la participación del dictador Rafael Leónidas Trujillo, "Chápita" en el atentado contra el entonces Presidente de la República de Venezuela, Rómulo Betancourt, uno de los agentes de la CIA más adorados por el imperio, y excusa perfecta para intervenir en dicho país por parte de los gringos.

El resultado de esto fue que todos los países de América rompieron relaciones diplomáticas con República Dominicana, además de aplicarle un bloqueo económico tan severo que afectó las exportaciones de azúcar, principal producto que sustentaba la economía dominicana en aquel entonces.

Fue la primera aplicación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), aprobado por la OEA el 29 de julio de 1960.

Luego, el 31 de enero de 1962, por órdenes de los Estados Unidos, Cuba revolucionaria fue expulsada como miembro de esta organización. En aquella oportunidad, se abstuvieron de apoyar esa infamia y se abstuvieron de esa votación Argentina, Bolivia, Brasil, Chile y Ecuador. Pero, y por esos juegos de la geopolítica y de Hugo Chávez, en la ciudad hondureña de San Pedro Sula, el 3 de junio de 2009, se acordó el retorno de Cuba a dicho foro continental, aunque Cuba no se reincorporó, y con toda razón, ya que es totalmente su afirmación al considerar que la OEA es "el ministerio de colonias de los Estados Unidos".

Posterior a ello, el 28 de junio se derrocó a José Manuel "Mel" Zelaya de la Presidencia de la República de Honduras, suspendiéndola de dicho foro continental, pero volvió luego de que las elecciones presidenciales en dicho país dieron ganador a un "pelele" de los gringos, y legitimará la felonía cometida en dicho país.

Estas son algunas de las "proezas" dadas por la OEA, en sus casi 68 años de existencia, e incluso antecedentes de la Carta Interamericana Democrática.

Este conocido y nefasto instrumento jurídico fue aprobado el 11 de septiembre de 2001 por la OEA, en una sesión especial de su Asamblea General en Lima, Perú. Según los defensores de este proyecto, este es un instrumento jurídico para "fortalecer y preservar la institucionalidad democrática", estableciendo que "la ruptura del orden democrático o su alteración que afecte gravemente el orden democrático de un Estado miembro, constituye un obstáculo insuperable para la participación de su Gobierno en las diferentes instancias de la OEA".

Según los defensores de este documento, la Carta Interamericana implica en "lo político el compromiso de los gobernantes de cada país con la democracia teniendo como base el reconocimiento de la dignidad humana. En lo histórico, recoge los aportes de la carta de la OEA. En lo sociológico, expresa la demanda de los pueblos de América por el derecho a la democracia y en lo jurídico, aunque se trate de una resolución y no de un tratado, es claro que no es una resolución cualquiera, porque fue expedida como herramienta de actualización e interpretación de la Carta Fundacional de la OEA, dentro del espíritu del desarrollo progresivo del derecho internacional".

Pero no se expresa en esta declaración, que esto es bajo la égida de la democracia representativa y no bajo la óptica de una democracia participativa y protagónica, de un Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia esbozado en la arquitectura jurídico política venezolana. Por ello, el Presidente Hugo Chávez firmó esta Carta Interamericana con muchas reservas a la misma.

Y no solamente que Chávez se oponía a este instrumento jurídico, el cual no se aplicó cuando el zarpazo vivido en Venezuela el 11 de abril de 2002, sino que además planteaba una alternativa, y es por eso que, el 4 de junio de 2012, se aprobó la Carta Social de las Américas, documento poco conocido e invisibilizado por las élites. Creo que esto debemos rescatarlo.

Y esta propuesta es muy importante, puesto que formaba parte de una deuda histórica que tenían los Estados del hemisferio con sus pueblos, pues la Carta Democrática Interamericana aprobada en septiembre de 2001, contemplaba en su contenido sólo lo referente a los derechos civiles y políticos, excluyendo los derechos sociales, económicos y culturales. Por esta razón, resultaba
necesario consolidar un instrumento jurídico que complementara el antes mencionado y garantizara además el establecimiento de sociedades que gocen de la verdadera libertad, igualdad, equidad y justicia social.

Venezuela planteó la necesidad de crear un mecanismo en el cual se reconocieran los derechos económicos, sociales y culturales de los pueblos de América, los primeros pasos para la creación de este documento se dieron en la Reunión de Alto Nivel de Pobreza, Equidad e Inclusión Social, efectuada en octubre del 2003 en la Isla de Margarita-Venezuela. Allí, los Estados miembros manifestaron su voluntad política de combatir en conjunto los problemas que afectan al continente: la pobreza extrema, la pobreza, la inequidad y la exclusión social. Además, asomaron la posibilidad de contar con un mecanismo que respondiera a este propósito.

Los objetivos centrales de la Carta estriban en erradicar la pobreza; promover el desarrollo integral y cultural de los pueblos, y garantizar la democracia, "considerando que la pobreza crítica constituye un obstáculo al desarrollo y, en particular, al pleno desarrollo democrático de los pueblos del hemisferio".

La Carta Social de las Américas persigue la tolerancia entre los individuos, al tiempo que pretende eliminar o suprimir la pobreza extrema a través de la reactivación de los aparatos productivos de los Estados miembros, descantando además el papel preponderante que tienen la pequeña y mediana empresa, así como el de las cooperativas y otras
unidades de producción.

Por otra parte, la Carta Social destaca el inmenso valor que la educación tiene para el desarrollo individual y colectivo y, reconoce el derecho a la educación para todos los ciudadanos y ciudadanas, en todas sus esferas.

Este instrumento jurídico reconoce los derechos de nuestros pueblos ancestrales que durante siglos han sido víctimas de la exclusión y la explotación, reivindicando así los valores culturales y patrimoniales de los indígenas que forman parte de la idiosincrasia y de la identidad de los pueblos americanos.

Estos son algunos de los elementos de la propuesta de Hugo Chávez, y ejecutada por Nicolás Maduro, primero como canciller de la República, luego como Vicepresidente Ejecutivo y ahora como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y continuador de la obra de Chávez.

Ante la posibilidad y los intentos de la derecha nacional y continental de querer aplicarnos la "Carta Interamericana Democrática", el proyecto no solo de Venezuela, sino de todos los Gobiernos progresistas y revolucionarios de este continente, acompañados de las organizaciones políticas y diversos movimientos sociales es la de la Carta Social de las Américas.

¡Unámonos y seremos invencibles! Simón Bolívar.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2101 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a226625.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO