El llamado a la unidad del chavismo de Diosdado, y los "bate pinchados"

En su programa "con el Mazo dando" dio Diosdado un ejemplo, para explicar lo que pasa con los esfuerzos del gobierno por hacer las cosas bien; pasa, como cuando a un bateador que intenta batear bien, pero batea mal, no por su fuerza o habilidad, por sus ganas para hacerlo lo mejor posible, sino porque le dieron un bate… "pinchado" (dijo Diosdado) es decir, un bate quebrado. Hay, sin duda, varios bates quebrados en el gobierno, y creo que hay que sustituirlos por bates de verdad, sin fracturas o sin corchos, sólidos.

En su programa Diosdado también llama a la unidad con el chavismo ¡Al fin un dirigente importante habla de la unidad chavista! y no de unidad con la derecha, con los lacayos del capitalismo y el imperio.

Estamos a favor de esa idea. Convóquese a todos los chavistas que disienten a un congreso conjunto con los dirigentes nacionales de PSUV, a discutir un plan de emergencia política que salve la revolución de los enemigos externos y de los enemigos internos, que anidan dentro de la revolución y dentro del mismo gobierno. Que no se vuelva a amagar con lo de un cambio de rumbo, del gobierno o del gabinete; pidiendo la renuncia de diez y ratificando a nueve ministros. Un congreso que pueda cambiar las maneras de hacer política. La revolución socialista es práctica y crítica.

Pero ¡Por Dios, Diosdado! ¡Que escuchen!, escuchen y debatan las críticas; en un auditorio de libre acceso a toda la crítica socialista (clara, reconocida), toda crítica seria; siempre dentro de las ideas del socialismo, de las más serias, de la más comprometidas con la revolución, con la sociedad, con los campesinos, los obreros y los más necesitados, con la salud de la naturaleza, con el chavismo.

Cuando uno dice que las palabras vanas o vacías de nuestro dirigentes son contraproducentes para cultivar la confianza de sus propios aliados, nos referimos a casos como este. ¡Le tomamos la palabra al camarada Diosdado! y hagamos ese congreso de la unidad chavista, pero de verdad. Programémoslo, ¡póngale fecha Diosdado! Sería una gran oportunidad para movilizar y entusiasmar al chavismo, en la defensa del socialismo, y sobre todo, para sustituir a los "bates pinchados" que ahora no le permiten al presidente dar ni siquiera un machuconcito dentro del campo. Estos bates malos están ahí solo para quebrarse, para gestionar a favor del enemigo y de sus propios intereses de clase, para restaurar el "pacto social" (el pacto de Punto Fijo), desde el mismo gobierno.

Compatriota Diosdado, que su palabra vaya adelante. No siempre escuchamos propuestas de la dirigencia del PSUV en favor de la unidad de los socialistas revolucionarios, sumando a los críticos y disidentes desde el campo de la revolución. Y no siempre se tiene la oportunidad de darle sentido a la palabra. Es importante dar buenos ejemplos, ejemplos estimulantes al país, que hay un país, que es la mayoría, tiene todavía a Chávez en el corazón, y lleva la esperanza de reconciliarse con la revolución y de avanzar hacia el socialismo con ella.

Sólo un chavismo unido y una voluntad decidida a avanzar con los cambios socialistas pueden vencer la ofensiva del capitalismo y la derecha. Rectificar es la clave. Y este llamado a la unidad chavista es un buen de síntoma de rectificación, si se sostiene. Rectificar es un golpe de timón verdadero, político, de compromiso con el socialismo y Chávez. Y "cambiar todo lo que deba ser cambiado", que los chavistas daremos nuestro apoyo, que el chavismo entenderá y sin miedo saldrá a la calle en torno a un plan de vuelta a la revolución en contra de las aspiraciones capitalistas y de la derecha.

¡Por la unidad chavista y la rectificación!… ¡llamemos al congreso de la reconciliación y la crítica! Y ¡Viva Chávez!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3071 veces.



Héctor Baiz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: