La Universidad de los Andes o cómo el fascismo se entroniza en nuestras universidades

El documento de Santa Fe I, II y III del Departamento de Estado de Estados Unidos de América habla claramente de la importancia estratégica para el Imperio del control de las universidades públicas y privadas en América Latina

Carmen Cecilia Lara
ccl8@hotmail.com

Con consignas típicamente fascistas, los seudodirigentes estudiantiles de la Universidad de Los Andes, ahora desenmascarados como terroristas, entraron a la sede del Movimiento Opción 89, disparando y gritando: ¡Dónde están los comunistas que nos los vamos a quebrar! Estos “jóvenes”, quienes tienen una década en esta universidad, armados hasta los dientes arremetieron contra 26 policías a quienes hirieron de bala, una funcionaria a la que desnudaron, cortaron y vejaron, un Guardia Nacional con herida de bala en el pecho, siete estudiantes a quienes hirieron de perdigones y a un militante de la Juventud Comunista de Venezuela (JCV), César Corredor, candidato de las fuerzas revolucionarias estudiantiles a la FCU en la ULA, a quien dieron una golpiza en todo el cuerpo.

Los dirigentes estudiantiles del Movimiento 13 de Abril, la Juventud Comunista de Mérida y el Colectivo Víctor Jara hacen responsables al Movimiento 13 de Marzo, Movimiento 20 y a Bandera Roja de la violencia acaecida en la ciudad de Mérida, a quienes califican de oposicionistas y antidemocráticos porque fungen como simples mercenarios y han quedado en evidencia frente a todo el país por la manipulación de armas de fuego de alto calibre que utilizaron sin tomar en cuenta las viviendas y transeúntes alrededor, el daño a hospitales, escuelas y a puestos de artesanos, mientras se preguntan cuáles son sus fuentes de financiamiento y la relación de esta violencia con la presencia del embajador de EEUU, quien se reunió una semana antes de los sucesos con estos grupos en la Ciudad de Mérida.



La derecha arremete con violencia contra estudiantes y la comunidad merideña



“La derecha reaccionaria y fascista representada por el Movimiento 13 de Marzo y el Movimiento 20 ha iniciado un conflicto de carácter armado contra los órganos de seguridad del Estado y contra los movimientos revolucionarios de la Universidad de Los Andes”. El candidato para la Presidencia de la FCU, César Corredor, introdujo ante el TSJ una solicitud para crear una nueva Comisión Electoral, pues la que existía no se renovaba desde 1975, ante lo cual el TSJ respondió positivamente, interrumpiendo las elecciones estudiantiles a la FCU del 31 de mayo, sin detener y manteniendo las elecciones de cogobierno.

Los medios de comunicación privados han dado a entender que la violencia es en respuesta a un allanamiento por parte del Gobierno a la Universidad de Los Andes, cuando esto en realidad nunca sucedió, y ocultan cómo las autoridades de esa universidad pretendieron manipular los comicios electorales estudiantiles, nombrando ellos mismos los miembros de la comisión electoral, lo cual niega los principios de autonomía que el movimiento estudiantil ha tenido históricamente en Venezuela.

Según los voceros de los movimientos estudiantiles que se oponen al terror desatado en la ULA por parte de los seudodirigentes identificados públicamente como los responsables de esta situación, estos son los mismos que formaron parte del golpe de Estado del 2002, el paro petrolero y las guarimbas y que hoy pretenden imponer una política de recalentamiento en las calles para generar un clima de intranquilidad y desestabilización a nivel nacional. Asimismo, la colectividad merideña no entiende cómo es que si las llamadas autoridades de la ULA se han atrevido a suspender o expulsar a estudiantes que de manera justa han protestado por sus reivindicaciones, en contra de la piratería, los filtros y la exclusión, no toman las mismas acciones contra otros “estudiantes profesionales”, que “además de llevar más de una década despilfarrando el dinero de todos los venezolanos enquistados en los pupitres durante años y más años, se han dado ahora a la tarea de destruir las instalaciones y las pocas unidades de transporte en las que de manera hacinante se traslada el resto de la población estudiantil y de amenazar a la población merideña, muy particularmente a las instituciones hospitalarias, educativas y comunidades aledañas de la universidad, amparándose en una supuesta autonomía universitaria, apoyados por conocidos representantes de los partidos políticos de la oposición.



Juicio para los responsables de estos actos de terror



Los lamentables acontecimientos en la Universidad de Los Andes nos están mostrando hasta dónde son capaces de llegar la extrema derecha y fascista, apoyada por el Gobierno de Estados Unidos de América y por otro lado, nuestra lenta respuesta, a la defensiva, donde el trabajo de inteligencia, preventivo, evidentemente no se estaba haciendo y donde el movimiento estudiantil revolucionario aparece desactivado, sin respuesta inmediata, contundente y unitaria, sin suficiente experiencia organizativa y política como para enfrentar los planes a corto, mediano y largo plazo que el Imperio tiene trazado para todas nuestras universidades.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4542 veces.



Carmen Cecilia Lara

Profesora de comunicación social de la UBV

 sathya954@yahoo.com

Visite el perfil de Carmen Cecilia Lara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: