La respuesta al imperio de nuestra Patria Grande debe ser unida y con un plan, sino volverán a dominarnos

No podemos negar que los actuales momentos por los que estamos atravesando son verdaderamente complejos y muy difíciles. El imperio anda en toda una ofensiva para reconquistar áreas de influencia que han considerado pérdidas, fundamentados en aquella conseja que el Mayor General Jacinto Pérez Arcay, Jefe del Estado Mayor Presidencial ha expresado en ponencias que ya le he escuchado: "De los recursos limitados y las necesidades infinitas".

En mi último artículo, esbozábamos el despliegue de esa ofensiva que busca constituirse en un terrible golpe moral a nuestros pueblos. No vamos a repetir lo que allí ya expresé, sólo que la misma constituye la confirmación del escenario complejo que vivimos hoy en día.

Y me permito una pequeña dispersión: A pesar de la tregua acordada en Siria por parte de Rusia y los EEUU, este último y pese a ello, ha iniciado la instalación de una nueva base militar al sudeste de Kobani, Siria, cerca de la frontera con Turquía.

La información la dio a conocer un portavoz del grupo Fuerzas Democráticas de Siria, citado por el diario kurdo BasNew, refiere la agencia de noticias rusa Sputniknews.

Es como diría el corresponsal de guerra y experto analista internacional, Walter Martínez, alguien está muy interesado en cambiar la geopolítica del Medio Oriente. Y para mí, en buena medida lo ha logrado.

Y es por ello, como lo expresa la internacionalista Laila Tajeldine, que esta coyuntura se torna particularmente peligrosa, puesto que ahora todas las baterías del imperio se van a centrar en la América Latino Caribeña, por ser el asiento de las mayores riquezas de petróleo, agua, oro y biodiversidad del planeta. Y son objetivo de los intereses de los imperios del mundo.

Y es ahí donde el trabajo de nuestra querida Ministra del Poder Popular para las Relaciones Exteriores y Vicepresidenta del área política, seguridad y paz, Delcy Rodríguez, es fundamental en el marco del contexto que hoy en día vivimos.

La derrota reciente sufrida en el referendo por la enmienda constitucional en el Estado Plurinacional de Bolivia no solo es una derrota electoral sino política de alto calibre. Esto debemos tomarlo en cuenta. Además del caso de la ex pareja y el hijo que habría tenido el Presidente Evo Morales con ésta, busca mostrarlo como un mandatario libidinoso e irresponsable.

El mostrar al ex presidente "Lula" Da Silva detenido y esposado, es un misil que envía el imperio para desmoralizar e inmovilizar a las fuerzas progresistas y prestas para respaldar la candidatura de este dirigente político en las presidenciales de Brasil a escenificarse en el año 2018.

El vincular a los sobrinos de la Primera Combatiente, Cilia Flores con las mafias del narcotráfico, busca sembrar sombras de desconfianza y duda no sólo en ella, sino en el propio Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros.

Estos tres casos que me he permitido destacar, tiene que ver con que uno de los primeros elementos que está utilizando el imperialismo es atacar la reputación y honorabilidad de la dirigencia progresista y revolucionaria de nuestros procesos políticos en América Latina, estén o no en el gobierno, para que las bases políticas y sociales les retiren el apoyo y la derecha pueda colarse por los palos y volver a espacios de poder que habían perdido.

Si algo hay que reconocerle a la derecha, es que en el momento en que empezaron a ser derrotados electoralmente, empezaron a encontrarse, empezaron a reunirse, y empezaron a diseñar estrategias para el retorno a los espacios que habían perdido. Se comenzaron a volver insistentes, elaboraron su plan de lucha, y se comenzaron a articular sus dirigencias para esa conquista de esos espacios. Parcialmente esto les ha dado resultados. Ese club de ex presidentes de derecha no son ningunos "vagos". Es un lobby poderoso que no debemos subestimar ni menospreciar.

En este contexto, es que considero fundamental ante este escenario de dificultades que hoy atravesamos, los dirigentes de izquierda de nuestra América Latino Caribeña, estén o no en el gobierno, es el comenzar a establecer encuentros y reuniones para la elaboración de un plan estratégico y continental para hacer frente a esta ofensiva imperial que amenaza con restaurar su dominación neocolonial en este lado de la Patria Grande. Y en ese caso ser insistentes como la derecha para poder derrotar estas agresiones que comprometen nuestra libertad y soberanía nacional.

No olvidemos que los sistemas de dominación del capital son múltiples, y si esto es así, entonces la lucha por la emancipación debe ser múltiple, incluyendo a todos los sectores y actores que luchan y aportan por la libertad, por el socialismo, por la soberanía.

Chávez siempre nos dijo, recordando a Perón, lo siguiente: "El siglo 21 nos encontrará unidos o dominados". Nos encontró dominados.

Ahora parafraseando a Chávez y a Perón, podemos decir: "El siglo 22 nos encontrará unidos o dominados". De momento, estamos dando esa batalla.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1358 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a224222.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO