Confrontaciones conceptuales, que permitan convivencias en equilibrio

En Venezuela, al tratar de reflexionar, sobre el status quo real de las situaciones específicas política, económicas y sociales. Obliga a opinar, sobre lo que realmente sucede en las calles, sin incluir las variables inducidas, con que se crean condiciones en sentido general, para evitar que el pueblo con claridad alcance el camino que conduzca hacia la verdad, o en las proximidades. Aunque también se reconoce, que al no patear la calle, no faculta a nadie a decidir, sobre las reales necesidades, sin tener ideas sobre las realidades físicas vividas, con sacrificios y en pobreza. No obstante, cualquiera puede diseñar objetos conceptuales, sin tener la facultad de construir el objeto físico. Lo cual se puede inferir, que el que no tenga las experiencias de vivir las necesidades del pueblo; no pretenden direccionar, de lo que no reconoce, o no conoce.

Los hechos confirman, que la oligarquía venezolana, después de la independencia de Venezuela, conocedor de las debilidades del venezolano, fue reestructurando el status quo que ostentaba durante la colonia; apoderándose de las altas posiciones de tomas de decisiones. Se puede inferir, que moviendo los hilos del poder, apoyaron a los que tenían posibilidades de hegemonías, encumbrando y para luego dejarlos caer, cuando los intereses lo ameritaba. Conocedor de las veleidades humanas, ha instigado a la estabilidad de la familia, a través de los siglos generando confrontaciones entre hermanos y han generado un sentido de pertenencias, que defiende con vehemencias, hasta tal punto, que reniegan que les recuerde el pasado; porque evitan que se le involucra, en un proceso de remordimiento y de perdon.

En paralelo, se fue creando una mayoría donde prevalece, la pobreza, la desesperanza y frustraciones. Fueron muchas las familias, que se elevaron sobre la ignominia, y con esfuerzo, enviaron sus hijos a las instituciones de educación. Con un norte: evitar vivir lo que habían vivido. Con un solo objetivo, lograr titularse en las Universidades y evitar mirar hacia atrás. Con los deseos, tener un buen trabajo, de vivir en una urbanización y tener un carro; para consagrar una familia muy parecidas, a los de encumbrados. La ascendencia, no le garantizaban un ejemplo de vida, más bien, constituían algo que tenían que superar. Los escasos ejemplos, lo conseguían en el camino y los identificaban con los objetos físicos que deseaba; para satisfacer las veleidades humanas aprendidas, por medio de la percepción.

Esa inmensa mayoría de los venezolanos de antes, ahora, son muchas las familias encumbradas, con el miedo que la masificación, pongan en riesgo los logros, cultivaron un nuevo juego; evitar que otros se sumen, creando una gran diferencias en acumulacion de capitales, que impida que tengan alguna posibilidad positiva. No obstante, los grupos que continúan en su afán de encumbrarse, optan por otros caminos: la corrupción, las manipulaciones y otros. Y a fuerza de poder y acumulacion de capitales, sean aceptados por la clase dominante. No obstante, se puede inferir, que son aceptados, pero lo ubican para que hagan el trabajo sucio, direccionando empresas y dirigiendo algunas instituciones privadas y públicas; que los hechos confirman.

El pueblo, los oligarcas y los encumbrados esperanzados, con actitudes disímiles, generan posibilidades de confrontaciones. Unos por seguir gozando de las veleidades humanas, otros, con los deseos de encumbrarse y un grupo mayoritario, con la esperanzas de satisfacer sus necesidades. Los primeros, son capaces de eliminar cualquier obstáculos que se le presenten, los segundos, capaces de traicionar y mentir, para cubrir el camino trazado, defendiendo a quien no conocen y traicionando las razones, que justifican, con argumentos y sin fundamentos; que lo alejan del camino de la verdad. Y los últimos, en una gran mayoría que se resiste a perder, lo alcanzado..

Un grupo, al tratar de acceder a sus deseos, por los atajos, lleva a generar conceptos que la justifiquen . Sin embargo, cada objeto conceptual, genera el respectivo objeto físico y de igual manera, el objeto conceptual contrario, genera su objeto físico. Por ejemplo, si un grupo quiere destruir lo que tanto esfuerzo le ha costado al país, crean los grupos que la ejecutan como objetivo físico y se generan espontáneamente, un objeto conceptual, que genera un objeto físico contrario que evitará que esto suceda; siendo el pueblo el contrario. Cuando lo que más le conviene a la patria, es identificar las causas que originan sentimientos negativos, para desarrollar tácticas y estrategias, para que por medio de la dialéctica, se generan confrontaciones conceptuales y no confrontaciones físicas, que permitan un equilibrio de convivencias.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 901 veces.



Basilio Lezama


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: