A los hermanos que nos abandonaron el 6D

La oposición argumenta que su ley estafa, entregará títulos de propiedad a los beneficiarios de la GMVV, aduciendo que la revolución no le otorga esos títulos individuales a los adjudicatarios. Esto demuestra la mala intensión de la derecha y su egoísta e histórico proceder hegemónico al mejor estilo oligárquico, que les hace creer que todo lo que digan y ordenen, será aceptado por el populacho inculto sin chistar. Esa actitud les impide informarse, y por ello, no saben que la revolución ha aprobado un compendio de leyes que amparan completamente a las familias beneficiarias de la GMVV. Es por ello que mostramos un atraso en el proceso de registro de las viviendas adjudicadas en la GMVV, además, porque priorizamos la adjudicación de las viviendas ante el burocrático procedimiento del registro, entendiendo que debíamos atender primero, la necesidad de las familias a vivir digna y seguramente, debemos tomar en cuenta que muchos beneficiarios estaban viviendo en refugios en condición de damnificados, otras familias se mantenían en situación de riesgo por la precaria calidad de los terrenos que habitaban, y otros estaban en situación de pobreza crítica que ameritaba su rescate de inmediato. Sabíamos que nuestros beneficiarios comprenderían esta situación y nos darían su apoyo, para diferir un poco el registro de la propiedad colectiva de sus viviendas. Demás está decir, que nos asumimos como viajeros en el mismo barco rumbo a la justicia social, y jamás pensamos que un gran sector de nuestros hermanos pobres y otrora excluidos nos abandonaría el 6D, y pondrían en peligro la vigencia de la justicia social que significa la GMVV.

Los hermanos, quienes dieron su voto para llevar a los diputados de la derecha a la Asamblea nacional con una mayoría calificada, deben estar arrepentidos de haberles otorgado ese poder, para favorecer al capitalismo y sus procedimientos delictuales contra el pueblo pobre. Ya antes, nuestros hermanos, habían cometido el error de aceptar la versión de la derecha, que le atribuía la culpa de la guerra económica al gobierno revolucionario, cuando esa guerra era precisamente ejecutada por la misma derecha con el objetivo de defenestrar a la revolución bolivariana y hacerse con el poder. Pero no obstante que la situación estaba bien clara, nuestros hermanos no fueron capaces de discernir la verdad. Muchas veces llamamos la atención acerca de esta situación, pero nuestros líderes en los tres estamentos de poder revolucionario, que son el gobierno revolucionario, el pueblo y los partidos de la revolución el psuv a la cabeza, no fueron eficientes al comunicar, informar e instruir al pueblo. Aun cuando, nuestro Comandante Chávez hizo un gran esfuerzo para dotarnos de herramienta legales, destinadas a empoderar al pueblo con suficiente capacidad para blindar la revolución y fortalecer el poder del pueblo. Para no dejarle todo el espacio de la producción a la inversión privada, que siempre ha estado fungiendo de inversor falso, porque los recursos económicos que ellos han usado, siempre provienen de la renta petrolera, o sea, que su ejercicio económico siempre fue parasitario del erario público.

Aspiramos, que el pueblo haya rectificado su percepción, porque, ello se hace sumamente necesario para la sobrevivencia de la revolución bolivariana, tomando en cuenta, que si antes, la misma derecha no ocultó sus intenciones cuando en plena campaña electoral se empeñó en emitir una matriz de opinión que desinformaba y acusaba al gobierno revolucionario de no querer realizar las elecciones y, por otro lado también alegaba, que el gobierno revolucionario iba a perpetrar un fraude si se realizaban las elecciones. Además de ello, en su campaña nunca presento una oferta al electorado y, tampoco dio a conocer sus candidatos, tan es así, que aun en los actuales momentos ningún elector de la derecha conoce sus diputados. La única oferta que hizo fue, eliminar las colas y reaparecer los alimentos, que ellos mismos tenían acaparados. Esta falsa oferta, fue apoyada por la pobre capacidad de discernir del pueblo elector, cuando en los días finales de la campaña, esta derecha asomó la improbable posibilidad de destituir al Poder Público del Estado venezolano, si ganaban la mayoría calificada en la Asamblea Nacional.

Ese confundido sector de la población, debe tomar en cuenta, el empeño de la derecha al solicitar impunidad plena por los delitos cometidos por ellos en todos los nefastos eventos perpetrados contra la revolución bolivariana y, que los reconoce de manera evidente, en la articulación de la ley de amnesia criminal que propone, muestra con ello, una autentica confesión de parte, porque pide amnistía específicamente por todos los delitos que la derecha a perpetrado contra el pueblo desde enero de 1999 hasta el día cuando esta ley sea aprobada la nefasta ley de amnistía criminal. El lector puede comprobar la veracidad de lo que decimos, solo con leer el texto de la ley propuesta por la derecha en la AN. Por cierto, que no hemos oído una solicitud de perdón por parte de esa derecha golpista y delictual, asumiendo que una ley de amnistía debe estar precedida por un reconocimiento de la culpa.

Es notorio que no podemos seguir pensando con los rudimentos capitalistas, se hace pertinente, que nuestra población deba experimentar un cambio total, reconozcamos que el capitalismo nos acosa con todas sus armas y es nuestro deber aislarlo y neutralizar su poder. Es el pueblo venezolano quien debe utilizar toda su fuerza, para contener el acoso hasta eliminar definitivamente esa amenaza, y entendiendo que el capitalismo actúa con procedimientos antinaturales, este peligro debe enfrentarse con procedimientos naturales o sea éticos, justos, solidarios, equitativos, complementarios, respetuosos y fraternales, donde la satisfacción de las necesidades del pueblo, no sea el lucro vulgar, ofensivo y denigrante de una minoría hegemónica que se asume como la dueña del planeta y sus haberes. Ya decíamos que la solución debe ser sencilla, el pueblo debe aprender a internalizar el peligro, y en consecuencia debe alejarse de él. Por ello, el pueblo venezolano debe poner en práctica todas las leyes relacionadas con el poder popular, que ha aprobado la revolución bolivariana, para producir, todo lo que consume. Porque la providencia ha dotado a nuestra patria de todo lo necesario para no de depender de otros, quienes producen, masivamente y controlan los mercados y, que además, amparan esa artificial hegemonía con normas y/o procedimientos arbitrarios creados por ellos mismos para su provecho y para producir afectaciones a los pueblos expoliados, muy necesarios estos pueblos, -incluido el nuestro-, para la vida de ese nefasto club de depredadores. Por ello es aconsejable, o mejor dicho, sumamente pertinente boicotear su venta especulativa, y apoyar al gobierno revolucionario del Presidente Nicolás Maduro, sumándose a plenitud y con mucha decisión, al cumplimiento del decreto de emergencia para derrotar la guerra económica total que nos perpetra la derecha. También debemos apuntalar con fuerza la aplicación de las leyes punitivas, a los perpetradores del robo y distracción de los recursos del pueblo, que nos dan los mercachifles y corruptos públicos y privados que se ensañan contra el pueblo.

Por otro lado, debemos conocer y demostrar que el problema suscitado por la aplicación de la falsa información del dólar terrorista "today", que lo muestra como si fuera el valor oficial de la divisa, trampa cazabobo creada por la derecha para desestabilizar la economía venezolana, es sencillamente una farsa que solo es efectiva, si el pueblo la admite como una verdad. Por ello, es deber del pueblo, denunciar y no aceptar ningún precio calculado al precio de esa divisa impuesto por la derecha terrorista. Es pertinente internalizar, que esta situación irreal no debe inducirnos a hacernos cómplices de la derecha, por ello debemos negarla en todo momento. No podemos seguir analizando o actuando a la hora de tomar cualquier decisión del diario devenir, con los parámetros economicistas del capitalismo o el imperialismo, que en su lógica nos hacen asumir como ciertas y muy legítimas, procedimientos delictuales que al momento de aplicarlos contra nosotros, producen en la percepción de algunos, una opinión adversa a nuestro Gobierno revolucionario. Somos bolivarianos y socialistas, y nuestra revolución coloca al pueblo como eje de su acción política, económica y social.

El legado de Chávez no es un compendio de frases huecas, es una mejor forma de ser ciudadano, responsable con la Patria y las futuras generaciones, es identidad con lo humano, es solidaridad, es complementariedad y sobretodo justicia social.

¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA Y SOBERANA!

¡CHÁVEZ VIVE!

¡LA PATRIA SIGUE!

¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1228 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a224068.htmlCd0NV CAC = Y co = US