No debemos esperar

En la calle está moviéndose o hay intenciones tratando de mover la idea de salir del Presidente Maduro por diversos caminos. Idea de ese mundo que los oficialistas llaman "la derecha". Es decir AD, lo que queda de COPEI, PRIMERO JUSTICIA, VOLUNTAD POPULAR, etc. Etc. Incluye instancias externas al país .Por lo que he visto también desde la izquierda hay quien tiene su corazoncito por esta idea.

No voy a decir como Héctor Rodríguez en su entrevista con José Vicente que esas tesis no están sobre el tapete. Tampoco voy a negar la realidad como cierto diputado oficialista refiriéndose a la crisis y, análogamente preguntar, ¿Cuál renuncia? ¿Cuál referendo? ¿Cuál enmienda?

Es un hecho, el país comenta y delibera acerca de qué pensar y hacer con nuestro Presidente.

Es evidente el interés de la MUD por salir de Maduro con cualquiera de las modalidades que ellos manejan, sean constitucionales o no. Me pregunto, si la MUD anda en eso ¿Conviene al país acompañarlos? Habrá que ver qué piensa el país. Por lo menos pienso que esto no es revolucionario. Una de las razones es que estas iniciativas derechosas no vienen solas, son parte del paquete neoliberal y privatizador que impulsa una colusión nacional e internacional de intereses comerciales-financieros. ¿Tiene algún sentido para un revolucionario plegarse cándidamente a tal estrategia?

¿Nos ponemos entonces a la orden del Presidente y del PSUV para que nos digan lo que tenemos que hacer? Eso tampoco es revolucionario ya que ellos también son parte de la crisis que hay que superar.

¿Qué podemos hacer?

Sobre esto se ha discurrido bastante desde dentro y fuera del Gobierno. Quien quiera puede hurgar en los medios y encontrará propuestas de todo calibre. Por ejemplo, intervenir las cadenas de distribución, nacionalizar el comercio exterior. También hay propuestas en el ámbito de la lucha contra la corrupción, como por ejemplo las auditorías acerca del "muerto" de las divisas. Es un tema que corresponde a especialistas y a las víctimas, que somos casi todos.

Quizá lo que está más claro es que

No debemos esperar:

"… que el presidente tome las rienda de la situación y acabe con las mafias enquistada en todos los ámbitos que hay en el gobierno", como leí en un artículo de opinión. Ya pasamos por ahí y los resultados están a la vista. El Presidente Maduro y el PSUV solos no pueden con la múcura. Deben ser rodeados por gente de buena voluntad a ver si se deciden a dejarse ayudar. Rodeados por personas con conocimientos y con alto sentido de la ética.

No debemos esperar:

"… él debería considerar en reagrupar a todas las corrientes chavistas que de una u otra forma se han mantenido distantes para escucharlos y evaluar las críticas y propuestas que le han hecho a la revolución y tomar la decisión de depurar y desarticular los grupos de poder que se formaron, que son los que vienen haciéndole daño a su gestión, esto sería la reivindicación de la revolución". El Presidente y el PSUV no están en condiciones para reagrupar lo que precisamente por su dogmatismo han contribuido a dispersar. Son los factores que se han alejado o han sido alejados los cuales deben insistir –a ver qué sale- en acercarse al Gobierno y al PSUV, pero no para prosternarse a sus intereses de poder constituido y a su disciplina castradora, sino para contribuir con las rectificaciones que sean posibles. Ojalá tengamos tiempo.

Mientras tanto, vayamos construyendo alternativas de participación al margen del PSUV y del GPP. Organizándonos para lo que está por venir.

 

 

 

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 906 veces.



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Licenciado en Educación, mención Matemática y Física, Universidad del Zulia.

 oscar.fmyor@gmail.com

Visite el perfil de Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: