Rémoras culturales que nos agobian

Lo ideal sería que, en la formación de todo Estado o Republica para estructurar una sociedad, se comenzara por conformarla desde el punto de vista sociológico, psicológico, educativo y cultural, además de los otros tantos factores que inciden para complementar su conducta individual, colectiva como producto de la complejidad del pensamientos, sentimientos y acciones en la sociedad.

Sí la cultura forma parte de todo el quehacer humano y es también patrimonio que sucesivamente van dejando las generaciones por sus creaciones en el arte, la consciencia, la construcción de todas las disciplinas del saber humano como origen natural y de su creatividad, la diversidad cultural nos ubica en las ideología política, religiosa, su influencia en el comportamiento de la sociedad de lo individual a lo colectivo, la enseñanza para la educación, la formación y disciplina de la inteligencia como medio para alcanzar una unidad psicológica, que nos permita actuar en sociedad acoplados a las normas sociales y legales de los deberes y los derechos, sin que nuestros semejantes en especial las autoridades nos estén indicando que debemos hacer, por cuanto conociendo las leyes y las normas de convivencia humana, debiéramos ser ejemplo sin que todo se convierta en graves e innecesarios conflictos, que se originan por la diversidad del pensamiento y las ideas no asimiladas y que al extremar nuestras posiciones las hacemos aún más agudas en perjuicio de la misma sociedad.

Siempre he sido reiterativo en hablar de nuestras rémoras culturales neocoloniales, como incidencia negativa en todas las actividades políticas, sociales, económicas para la eficiencia en la operatividad, producción, desarrollo o progreso de una sociedad, que a pesar de los avances de la ciencia y tecnología, del todo no han sido extirpadas por el transcurrir del tiempo, siempre se han ido quedando genealógicamente en las costumbres de generación en generación, razones por las cuales arrastramos viejos vicios coloniales, que la evolución cultural del pensamiento, del conocimiento, la enseñanza-aprendizaje en la instrucción y educación no han logrado extirpar, porque a pesar de las lecciones, de la teoría, de las metodologías y pedagogías empleadas, estas han venido siendo inoculadas por viejas rémoras culturales que frenan la independencia del conocimiento y de la misma cultura, para la adaptación a la idiosincrasia de cada Estado o Sociedad. Ubicándonos en la cultura autóctona, esta no ha podido ser instrumento de evolución para desarrollar nuestra inteligencia y utilizarla en beneficio de nuestro propio país, pues, hemos sido víctimas de la cultura de la globalización, cultura programada para el dominio del interés del desarrollo del materialismo industrial al margen del desarrollo intelectual y espiritual, que podrían haber hecho un equilibrio propicio para la comprensión humana, pero los intereses económicos, ideológico-políticos, religiosos, con fines de favorecer a élites privilegiadas, han dividido la ultura en aras de un pensamiento global al servicio de quienes puedan establecer el dominio humano, después de arrogarse para sí los derechos y los deberes, dejando a los demás a la deriva, sin el conocimiento cultural de las leyes, la economía y la política como un todo para el disfrute humano sin discriminaciones de ninguna naturaleza.

A 204 años del grito independentista, por parte de nuestros héroes encabezados por Simón Bolívar, décadas antes de ese grito hombres y mujeres fueron sacrificados por verdugos colonialistas, que usurparon suelos de nuestra América originaria; sin embargo el Precursor Miranda, el Maestro Simón Rodríguez, lograron sembrar las semillas fértiles que animaron a Simón Bolívar y sus seguidores a emprender la gesta que durante más de 15 años de guerra por la geografía patria y cuatro países más, que fueron independizados del yugo esclavizador español por la espada apuntadora de batallas y batallas ganadas en los distintos campos de las repúblicas libertadas por Bolívar y sus soldados combatientes, que triunfaron para la definitiva libertad de nuestros países.

LA GEOPOLÍTICA COLONIAL E IMPERIAL PERTURBARON LA INDEPENDENCIA Y CON ELLO LAS RÉMORAS CULTURALES PERMANECIERON.

La revolución autóctona de nuestra independencia al desgastar en el tiempo a sus liderazgos triunfadores, que temprano entregaron sus vidas, dejando por construir las estructuras de las repúblicas, lo que permitió las brecha para que el colonialismo e imperialismo pudieran ir imponiendo factores de poder económico transnacional en alianza con los altos intereses nacionales, que se les hizo fácil pactar acuerdos que frenaron el libre desarrollo y la implantación de una cultura nacional, de esa manera la Independencia Geopolítica se encontró en el camino con los obstáculos foráneos que se convirtieron en factores de influencia y decisión en enlaces claves con Europa y Estados Unidos, razones por las que fuimos absorbidos y frenados en materia de independencia económica y política.

Bolívar y los restantes héroes de nuestra América alcanzaron para ganar la guerra en los campos de batalla, pero paralelamente era necesaria una generación de relevo, que hubiera continuado con la doctrina de construcción de repúblicas independientes, que no dejaran espacios a quienes eran los invasores o conquistadores por la acción de la fuerza y quienes impusieron el patrón cultural de su preferencia, pero con las limitaciones para que estas culturas originarias pasaran a ser sus esclavos y además ayudarles a extraer las riquezas naturales existentes en nuestra geografía, al no haber existido las generaciones de relevo debidamente preparadas para asumir la construcción geopolítica de la nueva América liberada, todo se fue desvaneciendo hasta nuestros días.

Todos los esfuerzos que en el transcurrir histórico de nuestra independencia han surgido en momentos circunstanciales, no han podido consolidarse, siempre han sido desmoronados por los poderes neocoloniales en alianza con los nacionales ganados para la causa foránea a quienes han servido y usufructuado sus privilegios económicos y sociales, amén que se han asociado para la exportación de nuestros recursos naturales, los primeros cien años de los recursos fructíferos de las labores agropecuarias y los otros cien años de las riquezas petroleras, lo que abrió las fortalezas al capital nacional y foráneo para entronizarse en el poder, y cuando han incursionado liderazgos nacionales con sentimientos extraídos de la esencia independentista de inmediato ha sido apartados del camino, ante las debilidades del poder conquistado, flaqueando en el fiel cumplimiento de las leyes, caso actual, que por primera vez se extrae de la cultura popular una Carta Magna y leyes apegadas a la Doctrina Autóctona del Libertador, y por flaquezas o debilidades la impunidad se impone y derriba todo los intentos de construir una República soberana al margen de las imposiciones extranjeras.

Es la geopolítica de la anarquía, la que al final se impone, en 17 años de ‘’Revolución Bolivariana’’ una oportunidad histórica como ninguna otra, porque era la forma de refundar una República bajo los preceptos o postulados originarios de nuestro Libertador, y al desaprovechar la euforia y el apoyo mayoritario del pueblo y dejar que los que habían gobernado durante casi 200 años, volvieran por sus fueros, producto de no haberse acometido con entereza y firmeza los mandatos constitucionales, haber dado pausas a los adversarios, estos las aprovecharon para imponer sus maneras anarquizadas de poder, en mengua de las fortalezas que tuvo la Revolución Bolivariana.

LA CONSTITUCIÓN DE LA CRBV APROVECHADA POR QUIENES LA ADVERSAN.

Las recientes elecciones del 6 D, cuyos resultados ya conocidos, comentados, analizados por el mismo gobierno, por revolucionarios críticos ajustados a equilibrios de la crítica justa o por quienes con menos mesura o radicalismos han culpado directamente al liderazgo presidencial y sus más cercanos colaboradores, lo resultados matemáticos extraídos de las urnas después que la mayoría del pueblo se expresó con el voto, le fueron muy adversos a la Revolución Bolivariana con apenas 55 diputados(as), contra 112 acumulados por la oposición: 88 para 4 partidos 2 de extrema derecha, y 2 de la social democracia, y 24 diputados dados por agrupaciones partidistas dispersos en esa colcha de retazos, que forma la MUD; Quienes ganaron no creen ni votaron por la actual Carta Magna, si la aprovecharon desde el punto de vista democrático para sacarle provecho en esta oportunidad de pescadores de río revuelto.

En 20 procesos electorales realizados en 17 años, en casi todos presagiaron fraudes o trampas, de 19 ganaron uno y de los 20 ganan la segunda vez, ésta por mayoría absoluta, pero ya desde hace meses anunciaban fraude, tanto que fue la matriz que recorrió el mundo, y hasta en sus franelas tenían la palabra fraude, uno conversaba con la gente de la oposición y afirmaban que ellos no ganarían porque se imponía la dictadura con la trampa, es decir nunca respetaron los resultados ni la mayoría del pueblo, son sabidas las graves consecuencias sufridas por el país ante los disturbios y violencia desatada porque la dirigencia de oposición nunca reconoció ni respetó resultados adversos; es decir ganamos 18 elecciones por fraude según las sentencias de esa dirigencia, que aunque nunca lograron presentar las pruebas, la matriz de opinión a través de la mediática comunicacional se posesionó por el mundo y en la mente del segmento cautivo de venezolanos a favor de la MUD.

Menos mal que ganaron, aunque su descortesía y orgullo les mantienen en hermetismo, lo que fueron sus mentiras, perderían su pedestal de orgullo si llegaran a aceptar sus errores, así que ahora tienen el poder Legislativo, y ya mostraron a través de sus principales dirigentes el tramojo de lo que serán capaces de hacer, la CRBV está en la mira, reformas y derogaciones de leyes, también han sido anunciadas, borrar a futuro toda ideología Bolivariana y de izquierda, cuando alguien de peso en la MUD declaró públicamente que el monumento que guarda los restos del Comandante de la Revolución Hugo Chávez, serían borrados de Caracas, están mostrando su fanatismo extremo e irrespeto al pueblo venezolano que apoyó que fuera el Cuartel de la Montaña, como fue la voluntad de Chávez, porque el pueblo había pedido llevarlo al Panteón Nacional, eso fue voz populi en Carcas.

Toda esa cultura política arraigada como rémoras de pasados funestos aún está presente, lamentablemente en 57 años de gobiernos democráticos 40 del bipartidismo Social-Demócrata y Social cristiano, y 17 años de democracia bolivariana, participativa y protagónica, la ciencia política no ha logrado ser un instrumento válido en nuestra República y también en otras latitudes, porque lo que sigue prevaleciendo es el politiqueo, como degradación de la ciencia política. Según la CRBV, 4 modelos de Estado, 9 principios, 5 poderes, Carta Magna novedosa y estudiada hasta en países europeos, es odiada por la corriente ganadora el pasado 6D, el reciente electo diputado de la tercera edad y secretario general de AD, en sus declaraciones iniciales después del triunfo, despotricó y ubicó a la CRBV como un instrumento inconsistente, lúdico según sus expresiones en gestos y movimientos, y si este llega a ser el Presidente del Parlamento como lo anunció antes del triunfo, imaginemos lo que será capaz de plantear, tratará de imponer la aplanadora adeca de los 40 años del puntofijismo.

Mientras el país, siga viviendo los embates de una dirigencia que sigue la cultura política que por costumbre devenida de otras latitudes, distintas a nuestra cultura autóctona, fueron corrientes impuestas desde el liberalismo y el conservadurismo, herencia por cierto de los desacomodos de las monarquías europeas, pero que en la América Latina marcaron pauta para las luchas post-coloniales, de manera tal que lejos estamos de una verdadera cultura política para la estructuración de un Estado capaz de superar las rémoras de pasados que todavía están presentes en la mente de quienes para desventaja de nuestros países gobiernan con el consenso de Europa y Washington, lo que una vez más nos aleja de la ilusión de la independencia y soberanía apegados a la Doctrina Bolivariana, pues cuando tuvimos la luna en las manos, ahora la teneos en la punta de los dedos a punto de irse para volver no se sabe cuando.

¿ES INCIERTO EL FUTURO DE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA?

Aunque hay todavía fortalezas por contar con el Poder Ejecutivo y la estructura de tres poderes más, por disposición constitucional se acerca la fecha de un Referendo Revocatorio contra el Presidente de la república, diríamos que de acuerdo a la actuación en estos 4 meses que restan al Presidente de la república para rectificar y dar al traste con las omisiones y errores cometidos y reconocidos a fin de devolver la confianza al pueblo, que sufragó ante la incapacidad de haberse establecido una normativa legal que hubiera dado al traste contra la guerra económica, y unida a esta otras lastras como la burocracia, la corrupción, la desatención en la Administración Pública de algunos trámites que requieren constantes movimientos, y la función pública está también cargada de viejos vicios, que no se lograron superar en los 17años de Revolución, porque sí no se logra por lo menos derrotar el dólar paralelo o los vicios del ‘’Control de Cambio’’ y sus políticas desequilibradas en lo monetario, finanzas, lo fiscal, lo cambiario, las transacciones comerciales, la producción e importaciones ajustadas a la realidad y necesidades del país. La escasez, la inflación y su gran distorsión en precios que se tragan el salario de los trabajadores en corto tiempo, los precios suben cada 2 semanas y el dólar paralelo pasó de los 1000 bolívares un exabrupto nunca visto, el estado tiene los mecanismos legales para frenar semejantes desbarajustes, si no se logra esto, la euforia del pueblo triunfador votará en el Referendo contra el Presidente y entonces sí se nos acabó de ir la luna.

Siempre lo hemos dicho la Revolución dejó intacta la estructura del estado tradicional, no se refundó la República, los logros de la Revolución durante 14 años fueron opacados por la guerra económica en más de tres años, entonces todo lo bueno se desmoronó y un problema puntual archivó las misiones y todos los beneficios otorgados al pueblo, pues no valieron los aumentos de salarios, la reforma a la ley del Seguro para extender las pensiones a quienes no habían cotizado nunca y que por cierto se beneficiaron choferes, pescadores, obreros, agricultores, amas de casa , buhoneros, discapacitados y otros sectores, pues el pasado domingo 6 de diciembre todo se derrumbó, ni la misión vivienda fue reconocida por muchos de los beneficiados.

Falló la política comunicacional, el discurso político, se cayó en el terreno mediocre de la oposición y ellos sacaron provecho a las provocaciones del verbo discursivo del ataque, la calumnia, la mentira, las descalificaciones, contaron con el 90% del poder mediático, el segmento cautivo de la oposición, salvo las excepciones de la regla sintonizaban a los medios públicos, tampoco leían la prensa afín al gobierno, de manera que el trabajo comunicacional era reiterativo hacia los revolucionarios duros, cuando la propaganda debía de llegar a los sectores de la oposición y cuando el Presidente pedía Cadena Nacional, los sectores opositores cambiaban a canales de cable, por cierto en panaderías, centros comerciales, clínicas y hasta en algunos organismos públicos mantenías a Venevisión, Globovisión, Televen, CNN u otros canales, menos a los canales públicos, no sé si se harían estudios o mediciones de sintonía y preferencias para determinarlo, pero esto era público y notorio.

De acuerdo a lo que pasó el aciago domingo para la Revolución Bolivariana, y lo que se sigue diciendo en la calle, el futuro es incierto, después que desaprovechamos 18 triunfos, por mayoría, sobre todos los primeros y los presidenciales cuando la euforia del pueblo votó por la refundación de la República y lo reafirmo con la creación y aprobación de la Constitución de la república Bolivariana de Venezuela, y existió un liderazgo sólido, natural, con respaldo y no se reformó el Estado Burocrático, se dejaron las estructuras intactas o creció más la burocracia y la corrupción, que como sabemos fue herencia por semilla sembrada a comienzos de la Cuarta república, y que creció con la revolución, como era de esperarse, subieron los precios del petróleo en momentos de oportunidad, pero las rémoras culturales de la corrupción, la desidia, la ineficiencia, el compadrazgo, el nepotismo, la soberbia o prepotencia o la enfermedad del poder, como virus muy viejo y sin vacuna o medicamento para erradicarlo, derrumban a una evolución con tremenda Carta Magna, con teoría, con algunos liderazgos positivos, pero también el politiqueo, la viveza criolla, los enchufados aprovechadores de los recursos públicos, la presión o coersión de gerencias, direcciones o jefaturas contra modestos funcionarios a quienes exigían dejar sus funciones específicas para ir a cumplir tareas partidistas, sin que estos tuvieran esa vocación, al estilo de los viejos partidos AD y COPEY, y atrás no se quedan quienes habiendo ganado gobernaciones, alcaldías, o curules se comportaran con prepotencia, esto referido a quienes desde la oposición han tenido altos cargos y aun tienen.

Bueno esta es parte de la triste historia política, económica, social, cultural de nuestro país, en los últimos cien años hemos desaprovechado de sembrar el petróleo, y todos los intentos han fracasado por los diluye la corrupción, así han fracasado las reformas agrarias, las grandes inversiones en el campo, despilfarradas y usurpadas por mafias de vividores, como fracasaron los centrales azucareros, las unidades agropecuarias, es la cultura de la corrupción, esto es voz populi en la calle, lo dicen profesionales, trabajadores, trabajadoras, choferes, amas de casa, periodistas, abogados, politólogos, sociólogos, economistas, lo cierto es que en todos los estamentos públicos y privados se conoce de estas degradaciones republicanas, y no porque sean las instituciones, sino somos los seres humanos.

La degradación y distorsión de nuestro sistema económico en los últimos 5 años fue de caos, gran número de personas sacó sus uñas, se multiplicó el comercio informal, la distribución manejada desde arriba para escasear productos y entregarlos a los especuladores, así compraban los que tienen dinero pagaban lo que fuera por los alimentos, los pendejos a hacer las colas y aun así muchos de estos pendejitos se iban en grupos y compraban para revender, todo se volvió un comercio especulativo, repuestos, cauchos, baterías, ropa, zapatos, medicinas, carros de producción oficial que fueron aprovechados por gente con recursos para comprarlos y revenderlos, todo un comercio especulativo, convertido en mafias desde el gobierno y desde la empresa privada, así que estamos en la economía del caos, o la anarquía, como dice el dicho popular, quien menos puja bota una lombriz.

La fortaleza de la Revolución son los 5.6 millones de votos duros, pero que pueden dispersarse según las rectificaciones, según las estrategias políticas, económicas, culturales, comunicacionales, que se vayan dando, perdimos una batalla no la guerra se dice, pero a mi juicio hemos perdido varias batallas, no electorales pero si de estrategias internas, al irle soltando lentamente las riendas al adversario, este se desbocó como un caballo cerrero. Ya hemos escrito bastante sobre esta temática, desde mucho antes de comenzar la guerra económica, machacamos sobre algunos de estos elementos y con este cierro un ciclo, estaremos atentos para opinar en el tiempo y el espacio, tal vez tocaremos otra temática, de interés nacional e internacional.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1367 veces.



Teodoro Guerrero Salas


Visite el perfil de Teodoro Guerrero Salas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas