¿Será prudente revisar los resultados del 6D?

En ocasiones anteriores hemos señalado que los resultados del 6d deben ser revisados, analizados y estudiados con: humildad, claridad, sin prejuicios, con intensión real de aprender de ellos y de encontrar causas más que causantes. Si nos guían las escusas, la búsqueda de culpables, el yo no soy es culpa de otro no se podrá sacar nada bueno del análisis, será sesgado.

Algo que parece prudente sería la realización de asambleas con los integrantes de las comunidades para recibir la información de las posibles causas de esa avalancha de votos para la oposición, pero no de la manera que se acostumbra por algunos dirigentes, sino muchos, que consideran que el pueblo no debe hablar sino escuchar, que solo los directivos están en capacidad de decir algo, porque esa conducta de no escuchar y dar respuesta tiene mucho que ver con el resultado, para lo cual una manera de dejar que el pueblo se exprese es la de mesas de trabajo de no muchos integrantes de cada mesa, pero si muchas mesas, que cada una aporte sus ideas; por otro lado existen analistas muy serios y mucha calidad que por separado y no en cambote, pueden ir generando interpretaciones de los eventos y posibles causas, tal es el casa de Luis Brito García, Alberto Aranguibel, Pérez Pirela, Malaver, Díaz Rangel, Schemel, J V Rangel, Steling, M Silva, entre otros muchos que sin presión de las reuniones múltiples, porque su visión y capacidad crítica permite que hagan análisis y revisiones más metódicas y profundas que la mayoría.

Los resultados de esas ideas, esas propuestas y puntos de vista deben ser procesados y revisados por personas con balance mental, sin prejuicios sin predisposición, sin descalificar la fuente ni el contenido, pero también se debe procurar dar respuesta satisfactoria a las quejas y necesidades que se reflejen en esas intervenciones y de esa sistematización d la información. No se puede organizar y solicitar la participación de las comunidades para obtener información de primera mano y luego hacer caso omiso de lo allí se diga aporque no estoy de acuerdo con lo dicho, porque no es lo esperaba que se dijera, o como hacen muchos directivos: "yo soy el que sabe y el que tiene la verdad y los demás deben hacer lo que yo les diga" o esteremos condenados al fracaso.

Si no se toman en serio las iniciativas de evaluación y corrección de las causas de la derrota, estas derrotas se seguirán en cascadas una tras otra, este año habrá elecciones de gobernadores y consejos legislativos, y el año entrante las habrá de alcaldes y concejales, y si el consejero de los directivos políticos sigue siendo el que hasta ahora lo ha hecho, la oposición tomará por las votaciones esos espacios políticos.

Errores que se deben analizar serían muchos, pero solo como referencia está la falta de asumir responsabilidad de la realidad económica social del país, así encontramos que cuando se busca comida o productos de limpieza el gobierno no tiene responsabilidad ni culpa, es la guerra económica la culpable, mientras el pueblo culpa al gobierno de no hacer nada para castigar culpables, y sigue ocurriendo.

Se va a un hospital y no se encuentran servicios como el laboratorio o rayos X por culpa de la guerra económica, va a una farmacia y no consigue medicamentos por culpa de la guerra económica, ESA NO DEBE SER LA RESPUESTA AL PUEBLO, aunque tenga mucho que ver. ¿Y LA RESPONSABILIDAD DEL GOBIERNO QUÉ?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1401 veces.



Sigfredo Leal Levy


Visite el perfil de Sigfredo Leal Levy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas