Pedagogía de Economía Política

Estado y Poder Popular XIII¿Qué sería de Venezuela de haber perdido la derecha el 6D? (I)

De haber perdido la derecha las elecciones parlamentarias el 6D, a juzgar por las amenazas de voceros de la MUD ante esa posibilidad, por su negativa a firmar el acuerdo de aceptación de los resultados, por los antecedentes ante los comicios presidenciales y municipales del 2013 que provocaron 11 y 43 asesinatos respectivamente, nos preguntamos: ¿cuáles serían los hipotéticos escenarios que estaríamos viviendo en estos momentos? Hagamos, en consecuencia, un ejercicio de reflexión en dos vertientes:

1. Reacción de la derecha nacional e internacional; y

2. Actitud de las más altas autoridades del gobierno y del PSUV.

Vamos con la primera de las dos vertientes:

I. 1.1. Reacción de la derecha nacional e internacional. América Latina ha sufrido una constante agresión dirigida desde el imperio anglosajón durante más de doscientos años. Todas las estrategias y tácticas de guerra sucia han sido aplicadas en los distintos países de la región, desde golpes de Estado, asesinatos, magnicidios, desaparecidos, torturados, dictaduras brutales, atrocidades, persecución política, sabotajes económicos, guerra mediática, subversión, infiltración de paramilitares, terrorismo diplomático, intervención electoral, bloqueos y hasta invasiones militares. No ha importado quien gobierna en la Casa Blanca –, laboristas y cameralistas, demócratas o republicanos– las políticas imperiales se mantienen en marcha (Eva Golinger: "Una Agresión Permanente: El Golpe Suave en América Latina" (Parte 1).Con Venezuela no pudieron los "tanques pensantes" de la CIA y del MOSSSAD, ni las cinco más poderosas transnacionales de la desinformación durante 17 años con todo y lo anteriormente señalado. El pueblo y el gobierno resistieron y triunfaron ante las embestidas del Golpe Suave.

1.2. El "golpe suave".


Como bien lo ha escrito Eva Golinger, donde quiera, en cualquier lugar del mundo que se dé una revolución de colores, un golpe suave, o simplemente un cambio de régimen, no existe ninguna duda que detrás de la estrategia de la supuesta "no violencia" o la "promoción de la democracia" están los intereses de Washington. En el año 1983 fue creado este concepto que luego ha instalado gobiernos subordinados al poder imperial desde Suramérica al Cáucaso y al Asia. A través de la creación de una serie de "fundaciones" cuasi-privadas, como el Instituto Albert Einstein (AEI), la National Endowment for Democracy (NED), el Instituto Republicano Internacional (IRI), el Instituto Demócrata Nacional (NDI) y Freedom House, entre otras, el gobierno de Estados Unidos comenzaba a filtrar financiamiento y asesoría estratégica a partidos políticos y organizaciones sociales que promovían su agenda en países con gobiernos no alineados con los intereses estratégicos de Washington.

Alrededor de todas estas "fundaciones", siempre está la USAID que hoy en día funciona como parte del eje de seguridad y defensa de Washington. El Pentágono se encarga de las acciones tradicionales militares, el Departamento de Estado ejerce la diplomacia y la USAID penetra, infiltra y controla a las poblaciones civiles. La USAID funciona para promover a los intereses económicos y estratégicos de Estados Unidos en casi todo el planeta. Sus departamentos dedicados a transición, reconstrucción, gerencia de conflictos, desarrollo económico, gobernabilidad y democracia son los principales viaductos a través de los cuales filtran los miles de millones de dólares que desde Washington se envía a los partidos políticos, ONG, grupos juveniles y sociales que promueven sus intereses en el mundo.

En cualquier país donde ha habido un golpe de Estado, una revolución de colores o un cambio de régimen favorable a los intereses de Estados Unidos, se encuentra la USAID y su lluvia de dólares.

En los casos de Serbia (antes Yugoslavia), Ucrania, Georgia y Kirguistán, donde primero fueron enseñadas la estrategia de las "revoluciones de colores", siempre había un factor en común: recursos estratégicos: gas, petróleo, gaseoductos, oleoductos, bases militares, fronteras estratégicas – todos estos son factores presentes en estos países. Serbia tiene gas natural y petróleo; Georgia, comparte bases militares con Rusia y Estados Unidos y está en la vía de los gaseoductos más importantes del Medio Oriente hacia el mundo Occidental; Ucrania está ubicada estratégicamente entre los productores más grandes de energía en Rusia y la región del Mar Caspio, y los consumidores en Eurasia; y Kirguistán tiene una frontera estratégica con China, bases militares de Rusia y Estados Unidos y también está ubicada en la vía de estos importantes gaseoductos que Washington y sus empresas del Complejo Militar Industrial quisieran controlar.

A parte de los intereses estratégicos, dentro de esta estrategia hay un enfoque ideológico. Los movimientos detrás del golpe suave son principalmente anti-comunistas, anti-socialistas, pro-capitalistas y pro-imperialistas. Donde hay un gobierno con tendencia socialista anti-imperialista en un país con recursos estratégicos y naturales, sin duda habrá un plan de golpe suave para derrocarlo.

En todos los países donde se ha ejecutado esta estrategia, los grupos que la han dirigido emplean las mismas recetas. Involucran a estudiantes y jóvenes para dar una cara fresca a su movimiento y también para hacer el trabajo de las fuerzas de seguridad más difícil (a la hora de arrestar un niño de 14 años por una acción ilegal de calle, el Estado parece el ente represor) y realizan un proceso de marketing para diseñar un logo del movimiento y/o un color (en Serbia fue el puño cerrado en blanco con negro del OTPOR , en Ucrania, el mismo logo pero con el color naranja, en Georgia, también el mismo puño pero con rosa, en Kirguistán, rosada, y en Venezuela, en lugar del puño de OTPOR utilizan la mano blanca con fondo negro).

El "golpe suave", enmarcado dentro de lo que se conoce como "Doctrina del Shock" (Ver investigación de Naomi Klein en: https://www.youtube.com/results?search_query=la+doctrina+del+shock+documental+completo+espa%C3%B1ol

https://www.youtube.com/results?search_query=la+c%C3%A1rcel+del+consumismo), que se ha aplicado en Venezuela parcialmente, porque aún no se ha cumplido en su totalidad, culminó con éxito total y sin mucho esfuerzo a mediados de la década de 1980 en Nicaragua –recordemos la mafiosa intervención de los contra-, en Yugoeslavia en la década de 1990 –revolución de colores-, en Ucrania en 2013/14 que a la vez tiene ingredientes de desestabilización en Rusia como potencia vecina. En Honduras y Paraguay con Golpes Parlamentarios en 2009 y 2012 contra M. Zelaya y F. Lugo respectivamente, en Argentina hace tres semanas y en Venezuela como ya hemos dicho, la arremetida del imperio colectivo encabezado por Washington ya se solazan con los resultados buscados. Por supuesto que, con muchas dificultades, el imperio devastó Afganistán, Irak, Libia bajo el pretexto de llevar Libertad y Democracia, dejando destrucción, muerte y miseria, y mantiene un serio asedio contra Siria, aunque la participación de Rusia en contra del llamado Estado Islámico EI, ha logrado frenar los avances de estos grupos que, en cierto sentido, contribuyen con los desequilibrios actuales del mercado petrolero mundial.

1.3. ¿Qué pasó en Bolivia? Claro que han recibido derrotas. En el caso de Bolivia, del 2005 al 2006, la USAID reorientó más de 75% de sus inversiones en el país andino a los grupos separatistas que buscaban socavar al gobierno de Evo Morales. Para el año 2007, el presupuesto de la USAID en Bolivia llegó a casi 120 millones de dólares. El financiamiento a los partidos políticos de oposición y los movimientos separatistas era su trabajo principal. Tan cruda y evidente era la injerencia de la USAID en Bolivia que el gobierno de Evo Morales expulsó al embajador estadounidense, Philip Goldberg, del país en septiembre 2008. Las constantes conspiraciones e intentos de desestabilizar al gobierno de Evo Morales han sido bien documentados y evidenciados.

1.4. ¿Y en Ecuador?


La estrategia de subversión a través de las agencias financistas de Washington también tuvo su fruto en el Ecuador. El gobierno estadounidense veía con descontento el acercamiento de Ecuador a Venezuela, Cuba y Bolivia y su entrada en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) en 2009. La popularidad y éxito político del Presidente Rafael Correa y su reelección contundente después de la ratificación de una nueva constitución en 2009, provocaron la ira de Washington y el peso de su injerencia. En el 2010, el Departamento de Estado aumentó el presupuesto de la USAID en Ecuador a más de 38 millones de dólares. Un total de $5.640.000 en fondos fueron invertidos en el trabajo de "descentralización" en el país, con enfoque en la desintegración del gobierno central.

Uno de los principales ejecutores de los programas de la USAID en Ecuador era la misma empresa que canalizaba fondos y coordinaba el trabajo de las agencias estadounidenses con la oposición en Bolivia: Chemonics, Inc. Chemonics tuvo un papel principal en la alimentación del conflicto separatista en Bolivia del 2007-2008 con la intención de provocar la ruptura del estado y el debilitamiento del gobierno de Evo Morales. Al mismo tiempo, desde un presupuesto cercano a un millón de dólares anualmente, la NED otorgó un convenio de $125.806 al Centro para la Empresa Privada (CIPE) para promover los tratados de libre comercio, la globalización y la autonomía regional a través de la radio, televisión y prensa ecuatoriana, junto con el Instituto Ecuatoriano de Economía Política. Organizaciones en Ecuador como Participación Ciudadana, Fundamedios y Pro-justicia han dispuesto del financiamiento multimillonario de la USAID y la NED, tanto como miembros y sectores de CODEMPE, Pachakutik, la CONAIE, la Corporación Empresarial Indígena del Ecuador y la Fundación Qellkaj.

1.5. La victoria de la derecha reaccionaria en Venezuela el 6D.

Gracias a la gigantesca y concertada embestida mediática internacional en apoyo a la burguesía y oligarquía pitiyanki criolla, logró frenar una de las variantes de la agresión de estos sectores en contra del pueblo venezolano, ahorrándole así la posibilidad cierta de ríos de sangre que hubiese generado la reacción de la antidemocracia. Si en 2013 padecimos la masacre de 54 venezolanos por parte de estos avanzados de la antipolítica, no quiero imaginarme lo que estuviésemos viviendo de haber salido derrotada la derecha en las parlamentarias del 6D.

Lograron, en cierta medida, lo que persiguieron durante los tres últimos años con las guarimbas, el bachaqueo, el acaparamiento, el desabastecimiento, el contrabando, la especulación, el dólar paralelo, la inflación, las interminables, agobiantes y desesperantes colas¸ generadoras de una nueva cultura laboral: el buhonerismo especulativo. La guinda del cóctel de esta situación es que uno de los candidatos de la derecha reaccionaria en el Zulia, Juan Pablo Guanipa, tuvo el tupé (desfachatez) de ofrecer una Ley para acabar con las colas: el colmo del populismo, de la mentira y el engaño y a la vez, de la irresponsabilidad de un profesional universitario, político y hombre público. Pero nada de eso se hubiese logrado sin la manipulación, la tergiversación, la alienación, el descerebramiento de más de dos millones de venezolanos que, ante el desespero de la crisis alimentaria y de otros productos de primera necesidad con precios especulativos, creyeron que dándole su voto a sus enemigos naturales, a sus verdugos históricos, a sus expoliadores de siempre, lograrían revertir la situación. Pronto padecerán en carne propia su desengaño.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 987 veces.



César Eulogio Prieto Oberto

Profesor. Economista. Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia. Candidato a Dr. en Ciencia Política.

 cepo39@gmail.com

Visite el perfil de César Eulogio Prieto Oberto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a219171.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO