La izquierda marxista y el chavismo ético-nacionalista salvarán la revolución

Las encuestas más afines al chavismo vienen diciendo que en esta recta final hacia las elecciones del 6D, el resultado de la cuestión está bastante reñido, donde no se perfila un holgado ganador. De concretarse esta tendencia, los días postelectorales que se avecinan, van a ser testigos de un dramático proceso de desestabilización política, provocado por la MUD y el imperialismo. En consecuencia, para mantener la llamita de la revolución y cerrarle el paso al amenazante fascismo neoliberal, es de vital urgencia un encuentro político entre la izquierda marxista y el chavismo ético-nacionalista, que salve al Presidente Maduro de los embates revocatorios y los intentos de golpes de estado, asomados por la derecha para darle solución de continuidad al proyecto bolivariano. Este encuentro entre las fuerzas revolucionarias del país, debe comenzar por hacerle un llamado a la izquierda marxista a votar el 6D por el Madurísmo con todo y su perfil socialdemócrata. Los izquierdistas radicales deben entender que la contradicción fundamental en los días que corren está cantada entre las fuerzas de la revolución y las fauces del imperio. Todo aquellos que aprueben el despeñadero del Madurísmo, sin proponer salidas revolucionarias alternativas, lastimosamente está haciéndole el trabajo a la contrarrevolución. Si el imperio le declaró la guerra a Maduro es porque ve en este líder un peligro para la acumulación mundial del capital. Así de simple.

Ahora bien, el presidente Maduro debe ser el primero en auspiciar el encuentro entre las fuerzas revolucionarias y a tal efecto debe decretar las siguientes directrices:

1.-Proscribir la persecución de los marxistas por los rojos-rojitos adueñados de las instituciones del estado; especialmente en las universidades llamadas del proceso, donde se ha desatado una verdadera cacería de brujas contra el pensamiento crítico.

2.-Incentivar la formación ideopolítica del pueblo que tenga como plataforma el marxismo original. Los extravíos de los gobiernos progresistas que observamos en Latinoamérica se deben fundamentalmente a una gran carencia de la teoría revolucionarias que no los deja avanzar a etapas superiores del cambio epocal.

3.-Conformar un gabinete académicamente solvente en materias como la Economía Política, la Historia, la transición al socialismo, las ciencias de la comunicación, la geopolítica, etc que tome las medidas urgentes y necesarias para redireccionar la revolución bolivariana.

4.-Aceptar la crítica como el semáforo que le indica a la revolución los pasos para el avance y el antídoto a la tentación socialdemócrata.

5.-Afincarse en la clase trabajadora y sus sindicatos como actor político de primer orden que debe conducir las riendas del proceso revolucionario.

6.-Identificar la burguesía criolla y la imperial como el enemigo mortal del proceso bolivariano.

7.-Purgar la conciencia de las clases humildes del país que siguen viendo en el estado y el gobierno su gran enemigo, ocultando de esta manera el enemigo principal: los dueños del capital. El pueblo no puede seguir votando por sus hambreadores.

8.-Profundizar la conciencia ético-nacionalista del pueblo venezolano desnudando a los rojitos bastardos y expectorando a la quinta columna que ha horadado este hermosos proceso de cambio histórico.

 

MADURO, EL MARXISMO Y EL NACIONALISMO SALVARAN LA REVOLUCION

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1111 veces.



Humberto Trompiz Vallés

Historiador y profesor universitario jubilado, especializado en historia petrolera de Venezuela.

 htrompizvalles@gmail.com      @trompizpetroleo

Visite el perfil de Humberto Trompiz Vallés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: