Didáctica electoral: cómo se eligen los diputados

En Venezuela se eligen 167 diputados, de los cuales, por mandato constitucional, 72 corresponden al reparto de 3 diputados por cada una de las 24 entidades federales en que está dividida la República, esto es, 23 estados y el Distrito Capital (24 x 3 = 72). Con esta asignación todas las regiones quedan participando debidamente en el parlamento, independientemente del tamaño de su población.

Ahora bien, con la finalidad de que la participación de la ciudadanía sea proporcional a la cantidad de habitantes de la entidades federales, se elige además una cantidad de diputados que se calcula en relación a la población de cada una de estas. Para ello se toma un índice denominado "base poblacional" que el artículo 186 de la Constitución fija en el 1.1% de la población, es decir, 339.083 personas, ya que la población de Venezuela se estima en 30.825.792, ello quiere decír que en principio, cada diputado representa 339.083 habitantes del estado.

Los diputados determinados por el tamaño de la población de la entidad federal (distinto a los 3 " fijos" que cada una tiene) se calcula de la siguiente manera:

(Población de la entidad federal / 339.083) = diputados "poblacionales" que elegirá la entidad

Por lo tanto:

Diputados a elegir en la entidad = 3 "fijos" + los diputados poblacionales que correspondan.

Diputados por lista:

De acuerdo con la Ley Electoral, si esta cantidad de diputados a elegir por la entidad federal es igual o mayor a 10 diputados, entonces elegirá 3 diputados por lista y los demas en forma nominal. Las únicas entidades en esta elección de 2015 que, por el tamaño de su población, tendran listas para elegir 3 diputados son: Zulia, Miranda, Distrito Capital y Carabobo, todas las demás entidades elegirán 2 diputados.

La elección de los diputados por lista se hace con base al principio de representación proporcional, a través del Método D'Hont. El nombre corresponde a un estadístico belga cuyó método se divulgó en 1878, y que fue adoptado en Venezuela desde las elecciones de 1958, tal y como lo han hecho numerosos paises del mundo. No se trata de una metodología nueva ni inventada por el CNE.

El Método D'Hont se basa en que cada diputado se elige en una "ronda" de competición entre listas, realizándose tantas rondas como diputados hay que elegir, por lo que en nuestro caso se harán 3 rondas para elegir los diputados de Zulia, Miranda, Distrito Capital y Carabobo, en tanto las demás entidades tendrán dos rondas. En el lenguaje técnico esas rondas se denominan "iteraciones" y consisten sencillamente en que para la primera iteración se escoge el candidato que encabece aquella lista que tenga más votos, para la segunda iteración los votos de esa lista "ganadora" se divide entre 2, mientras las demás listas quedan iguales, se comparan los resultados y queda el candidato que encabece o siga en la lista que tenga más votos. Si para esta segunda iteración queda el candidato que encabeza otra lista diferente a la primera, entonces los votos realizados a esta se dividen entre 2 (Si quedara el candidato de la misma lista, los votos totales se dividiran entre 3). Para la tercera iteración se escogerá el candidato de la lista que tenga más votos una vez que se han dividido entre dos los votos de las listas que ganaron primero (o entre 3 la lista mayoritaria que ganó los primeros 2 diputados).

Pongamos el siguiente ejemplo:

Votos totales: 100

Lista A: 20 votos

Lista B: 50 votos

Lista C: 30 votos

Primera Iteración: Queda el candidato que encabeza la lista B por tener más votos. Los votos de esa lista de se dividen entre 2 para la segunda iteracion (50/2 = 25), quedando los votos así:

Lista A: 20 votos

Lista B: 25 votos (luego de la división de 50/2)

Lista C: 30 votos

Segunda Iteración:

¿Quién tiene más votos en la segunda iteración?: La lista C, por lo tanto el segundo diputado será el candidato que encabece la lista C. Luego, los votos de esa lista C se divide entre 2 (si hubiera quedado un candidato de la lista B, para la tercera iteración tendría que dividirse entre 3). Las listas quedan así en la tercera iteración:

Lista A: 20 votos

Lista B: 25 votos

Lista C: 15 votos (luego de la división de 30/2)

Tercera Iteración:

¿Quién tiene la mayor votación en la tercera iteración? Esta vez la lista B nuevamente (recuerde que el primer diputado elegido fue de esta lista), por lo que el diputado electo será el segundo de esta lista (el primero salió en la primera iteración).

Como puede observarse, para que una. lista, es decír, un partido, obtenga los 2 diputados que se eligen por lista en la mayoría de los estados (Solo Zulia, Miranda, Distrito Capital y Miranda eligen 3), tendría que duplicar la votación de la otra lista.

Es totalmente engañoso decir que si un partido aventaja a otro en un 30%, va a sacar los 2 ó 3 diputados del estado.

Diputados Nominales:

Se eligen por circunscripción electoral, municipios y parroquias que se unen conforme a los principios de continuidad y contigüidad, teniendo como sustento la base poblacional (339.083 habitantes). Diciéndolo de un modo sencillo, si un territorio "X" (municipio o parroquia) tiene 339.083 habitantes elige un diputado, por lo que se llama "uninominal"; si un territorio "Y" tiene 2 veces la base poblacional de 339.083, elegirá 2 diputados, por lo que se llama "plurinominal".

En cualquiera de los casos opera el principio de la personalización, por lo que ganará el candidato con mayor votación si es uninominal y los que tengan mayor votación si es plurinominal.

Además de los diputados electos por lista (52) y nominalmente (112), se eligen tres diputados indígenas en circunscripciones especiales.

Occidente: Zulia, Mérida y Trujillo

Sur: Amazonas y Apure

Oriente: Bolívar, Delta Amacuro, Monagas, Anzoátegui y Sucre.

Si reflexionamos sobre el sistema antes descrito, no se observa mayor complejidad, sin embargo, sus detalles se prestan para que se pueda aprovechar la ignorancia del pueblo en general para crear expectativas que generen violencia postelectoral.

Dado que nuestro objeto consiste en bloquear los elementos comunicacionales de guerra psicológica elaborados en los laboratorios extranjeros, menciono a continuación cuales serán las principales armas a ser desplegadas en el medio venezolano:

  1. Los votos de una entidad (o las nacionales) son mayores a la cantidad de diputados obtenidos. Intencionalmente se hace a un lado que los diputados nominales se eligen por circunscripción, y que los votos de una no son transferibles a otra, como tampoco se pueden sumar los votos lista con los nominales.

  2. Se denuncia haciendo comparaciones entre los estados con menos habitantes (Amazonas o Cojedes) con los de más habitantes (Zulia o Carabobo), diciendo que en los últimos los diputados son más costosos (en términos de número de habitantes) para favorecer al partido que domina en los estados minoritarios. Necesariamente, en términos democráticos, cada estado debe elegir sus diputados con base a su población.

  3. El voto nacional (sumando nominales y lista) no representa la cantidad de diputados obtenidos. Lo cual es un absurdo, toda vez que la elección es por circunscripción. Afirmar que "X" partido tiene un 30% de ventaja nacional, no significa jamás que obtendrá 30% más de diputados.

  4. El triunfo de un partido se debe a la manipulación de las circunscripciones electorales. Los municipios y/ o las parroquias se unen por los principios de continuidad y contigüidad, no es un capricho o la intencionalidad de un manipulador, como lo sugiere el arma psicológica, además de que se trata de una decisión institucional colegiada basada en elementos técnicos.

  5. El partido X, a pesar de obtener una ventaja enorme de votos (Ej. 50%) solo sacó uno de los dos diputados. Por supuesto, con el Método D'Hondt, para sacar los 2 diputados el partido "X" tendría que duplicar la votación de su más cercano competidor.

Compatriotas fieles, la fuerza es la unión, pedagogicemos la politica y politicemos la pedagogía, a nadie favorece que la gente deconozca como opera el sistema electoral, "un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción", la afirmación bolivariana no es solo una expresión poética maravillosa sino también una realidad de la praxis política que el Comandante en sus últimos días reformuló: "un pueblo sabio es instrumento brillante de su propia liberación".

¡Maisanta, que somos bastantes!

Psicólogo Miguel Villegas Febres Ph.D



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4698 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas