…Lecciones de política

Quisiera conocer cómo viven nuestros dirigentes la crisis. Esa es otra de las virtudes de las elecciones, que "suspenden" las crisis y los dirigentes se ocupan de alimentarlas de lo que ellas comen: dinero, promesas y amenazas. Mientras tanto (mientras hay crisis), nuestros dirigentes abandonan a la base, a sus ejércitos, y comienzan a conquistar electores. Son dos dimensiones distintas. En la del "gran capitán" (cuando el líder se debe a la base) se sacrifican los privilegios por un elevado sentido de responsabilidad; las prerrogativas del jefe por los deberes del jefe, para moralizar a sus huestes.

1 En la dimensión de la emergencia electoral (Amaranta Roja dice que seguimos votando porque estamos alienados) todo se confunde. De alguna manera las elecciones hacen que los dirigentes se alienen de las crisis porque, en época de elecciones todo lo que se haga por vencer a la "oposición" es apremiante. Porque "ya habrá tiempo para eso", primero hay ganar unas elecciones. Y mientras hay elecciones hay dinero que administrar, y todo se convierte en una oportunidad para ganarlas, así tengamos que abandonar nuestros principios "mientras tanto".

"Si no hay para todos no hay para nadie", dice el Gran Capitán, "Demos lo que hay a la mayor cantidad de gentes, y cuando se acabe, hagamos promesas, o, asustemos a las gentes con la posible victoria del enemigo", dice nuestro candidato. El sacrificio de la moral de la base constituye la deslealtad de sus (nuestros) dirigentes. Los sacrificios físicos y materiales del gran capitán construye la lealtad de la (nuestra) base.

2 Una de las cualidades de las elecciones es la de salvar al sistema capitalismo con una especie de farsa de lucha política. Los comicios hacen de las luchas sociales lo que la "sala de los gritos" hace con la fuerza de la indignación (la violencia del humillado y ofendido) de algunos pacientes neuróticos inteligentes, a saber: sublimar suavemente sus efectos, cambiar su naturaleza. Lo que conduciría a un recurso claro y adecuado al caso (digamos más bien que definitivo, "substancial") a un cambio radical y violento, capaz de infartar al sistema, los votos lo convierte en un juego infantil, en la parodia de la lucha, en una representación de la lucha.

En el fondo de las elecciones está el reformismo que funciona como en el corazón de los viejos las llamadas "ramificaciones periféricas", las cuales emergen de la necesidad de conservar un cuerpo agotado; drenan la fuerza infartante de la sangre contenida hacia ellas, evitando el colapso mortal. Sin embargo, el colapso capitalista es inevitable. Y su muerte, sobre la base de esta terapéutica está destinada a señalar la hora de la muerte de toda la humanidad. ¿Será posible que, por salvar rateros se pierda la oportunidad de oro de sostener la esperanza humana de la vida?

3 No cabe duda que Chávez está presente, como una fuerza espiritual casi que irrevertible –a la cual teme el imperio y la derecha criolla idiota- en la voluntad y fe de muchos venezolanos (colombianos, ecuatorianos, peruanos), en la obra de muchos chavistas de distintas nacionalidades, que cada vez resulta más clara, más consciente y más difícil de ser manipulada, inclusive, por el "alto gobierno". Pero, proteger, salvar a tanto pícaro: a los picaros agentes de Cisneros que dirigen Teves, a los pícaros de Fedeindustria, a proteger malos hijos corruptos, hace que buenos hijos honrados se pierdan en el drenaje de los deshechos capitalistas, por donde se va todo aquello que no tiene precio, que no se puede vender, que no vale una locha.

4

Dice Marx que la historia se repite: una vez como tragedia de la vida, de la humanidad, y otra como una representación, un sainete, una farsa de esa tragedia humana. Esto quiere decir que en el tiempo, la historia regresa a la humanidad a su destino trágico del sacrificio humano, de tanto en tanto en el tiempo, para que recuerde el hombre su naturaleza efímera, es decir, para que sus actos se eleven moralmente tanto como es posible perdurar en la memoria, en el ejemplo. Pero, en el entretanto capitalista, burgués, reformista, se repite como una copia, una representación vacua del sacrificio, una farsa (en el mundo del arte esto se conoce como Kisch, arte kisch, insustancial, vacío de significación, falsificación de algo importante, una estética pretenciosa, cursi y de mal gusto, pero para los artistas que hacen conocimiento, que hacen verdadero arte en su soledad). Por eso, quienes no aprenden de la Historia se ven obligados a intentar repetirla como una comedia, como una farsa, un sainete ridículo. Pero a veces no tienen ni esa oportunidad.

Una idea tomada de:

"Lecciones de la historia

Por: Luis Britto García | Lunes, 09/11/2015 11:34 PM |

1

Alejandro Magno conduce a sus macedonios por impracticables desiertos del Asia Menor. Mueren de sed, un guerrero consigue llenar un casco de agua y lo ofrece a Alejandro. Éste contempla a sus hombres exhaustos que lo contemplan, y derrama el agua. Una ovación confirma que lo seguirán hasta la victoria o la muerte. El sacrificio de la dirigencia construye la lealtad de la base.

2

El 25 de abril de 1815 ancla entre Coche y Cubagua el colosal "San Pedro de Alcántara", navío almirante con 64 cañones de la flota de 65 velas del Pacificador Pablo Morillo. Dicen que lleva 1.200.000 pesos oro del Tesoro de la Flota, pero al estibarlo se rompió una caja y solo salieron clavos. Ese día estalla el navío, llevándose al fondo del mar 1.500 fusiles, centenares de hombres, pesadas cajas de clavos y el misterio de quiénes se repartieron el Tesoro antes de partir de Cádiz. Morillo inicia su Pacificación sin fondos, e impone pesados tributos que redoblarán la resistencia de los patriotas. Por salvar rateros se pierden Imperios.

3

Termina la Segunda Guerra Mundial. En China combaten el Partido Comunista de Mao Tse Tung y el Kuo Ming Tang del generalísimo Chiang Kai Shek, apoyado por Estados Unidos y las potencias occidentales. El Kuo Ming Tang se hunde porque los acaparadores esconden los bienes, especulan, hacen fortunas de la noche en horas. Kung, hijo predilecto del generalísimo Chiang, ocupa con la tropa inmensos almacenes de acaparadores. Pero ay, los depósitos pertenecen a otro corrupto hijo del generalísimo, que no puede ser castigado. Esto facilita que los comunistas tomen el poder en 1949. Proteger malos hijos corruptos hace que buenos hijos honrados pierdan el poder."

hecto.baiz@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1044 veces.



Héctor Baíz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: