Estamos a punto de perderlo todo, ya lo dijo Chomsky

Hay un plan para después de las elecciones. Su base es trabajar con los empresarios privados para el "desarrollo del aparato, productivo", aliarse con el capitalismo "honesto" para construir la "Venezuela potencia". –Dejando de lado todas las "falsificaciones"- sobre esa base va el gobierno liderado por el presidente Maduro a reunirse con la asamblea "vencedora" sea cual sea la fracción que gane, la MUD o la alianza PSUV Polo Patriótico. Si gana la alianza que apoya el gobierno, se reúne con su gente para continuar su plan original. Y si gana la derecha, piensa Maduro pactar, sobre la base de la alianza con la empresa privada, con el otro capitalismo, directamente asesorado por el imperio. Es decir, el gobierno tiene que repartir la renta con la derecha si acaso quiere conservarse en el poder, sí o sí.

Esto quiere decir que debe hacer concesiones tales como poner un gabinete económico de los empresarios. Cambiar las líneas de créditos de los fondos chinos al FMI y el BM. Ahorrar en el gasto público a la manera capitalista, liberar la economía: precios, control de cambio, privatizar tierras y empresas socialistas, congelar sueldos, eliminar prestaciones sociales y crear los fondos de pensiones, fortalecer (mucho más todavía) al sistema financiero, rebajando las tasas pasivas, subiendo las activas. Reducir el ISR y aumentar el IVA, para "atraer inversionistas", y por supuesto, activar y potenciar las Zonas Económicas Especiales, dándole un carácter mucho más liberal. Regionalizar el país. Autonomía al Banco Central. Elegir nuevo poder Moral (Defensor, Fiscal), Nuevos magistrados, y nuevos Directores del CNE.

Si Maduro no hace esto al comenzar el año, lo tendrá que hacer gradualmente hasta que estalle quien sabe qué peo social. Ahora, si Maduro y demás líderes de la revolución han pensado en esto bien saben que deben desde ahora darle un rumbo distinto a la revolución aprovechando la coyuntura de crisis y convocar al pueblo revolucionario a defender una política revolucionaria clara y contundente. Por ejemplo, utilizar los medios de información del Estado para desmontar la campaña publicitaria y movilizaciones públicas de Lorenzo Mendoza (operación Garra), llamar a debatir el tema en televisión por gente seria, expertos, sociólogos, políticos, economistas, abogados intelectuales revolucionario, etc. y al mismo tiempo confiscar las Empresas Polar y la P&G, por ejemplo; FARMA TODO, Locatel, McDonald, Excélsior Gama (como lo hizo Chávez con Éxito y Cada, por ejemplo). En fin, tomar medidas más socialistas que capitalistas, que se contrasten con las eternas soluciones capitalistas clásicas, coloniales y clasistas.

De lo contrario, más temprano que tarde, no nada más al gobierno identificado con Chávez sino a todos los pobres, chavistas o no, nos van a borrar del mapa, literalmente hablando. Si no nos matan, nos van a esclavizar. Cuando más, podría estallar una guerra civil, o un poco menos, una cruenta dictadura a la manera de Rómulo Betancourt, que guardó las apariencias democráticas, para darle gusto al imperio y a la "Europa civilizada", para facilitarles las cosas desapareciendo y exterminando a los enemigos de la democracia.

En estos días leí una entrevista que le hicieron a un sociólogo conocido y respetable, el cual vaticinaba como consecuencia posible de esta crisis, una guerra civil. Pienso que es más optimista pensar en guerra civil que en dictadura socialdemócrata. Una guerra civil la fundamenta bandos encontrados por un mínimo de distinciones sociales o políticas. Creo que este no es el caso. El chavista no da para más de cara a dirigentes tan volubles o poco claros. Mientras Chávez quiso educar, estos de ahora solo lo que quieren es arengar a las masas con las misma consignas de Chávez (del Che de Fidel, hasta de Malcon X), pero vacías de sus contenidos, solo para justificar sus "sin sentidos", una picardía, esconder los disparates.

Ahora que Chávez rinde para todo, (como se suele decir) no rinde para nada. Sí, Chávez sirve para justificar alianzas con el capitalismo y al mismo tiempo para atacar al imperio, Chávez y el chavismo pierden su peso "semántico" en una práctica política contraria a su espíritu, su fuerza, su valor y sentido políticos. Y sin eso, una guerra civil en Venezuela solo sería un pretexto gringo para invadir a este país, pero no existe en nuestra tradición una guerra civil vacía de política, después de la guerra federal, después de Zamora, que sembró en Venezuela el sentido de la lucha de clases.

Pero una buena dictadura, al estilo "democracia representativa", sí es bastante probable. Nuestra "democracia participativa" no sufriría muchos cambios. Nuestro poder popular tiene de fuerza la que ha tenido siempre el clientelismo político en la "democracia representativa". Los consejos comunales y las comunas tienen ahora el valor que le da un nombre. Un espacio con un mural de Alí Primera y un nombre bien grande "Comuna Alí Primera". Lo que su gente hace, de cómo se organiza y para qué, nada tiene que ver con el socialismo o con el resto de la sociedad. Generalmente los consejos comunales gestionan cartas de residencia y cosas así de las cuales se ocupaban anteriormente las jefaturas civiles. Pero gestionan bancos comunales, pequeñas empresas de producción que llaman erróneamente "Empresas Socialistas", solicitudes de materiales y equipos, por ejemplo, artefactos de Mi Casa Bien Equipada, Antenas de TV digital y de las otras, etc. Son organizaciones para gestionar dinero y cosas materiales, para recibir el pedacito de la renta que echa el gobierno hacia abajo. Y como toda gestoría, es una fuente de corrupción, a pesar de lo que diga el gobierno. Sirven, además, para reforzar el clientelismo político que se deriva las elecciones.

Es cierto que de acuerdo a la idiosincrasia de los pueblos y comunidades que usan estos modelos organizativos, estos juegan un papel más o menos favorable para el espíritu socialista con los cuales quiso Chávez que se impusieran dentro de la sociedad. Sin embargo, desde el comienzo, imponer desde arriba una forma popular o comunal de organizar la sociedad, fue un error. Nunca hubo la capacidad ni la voluntad de vincular franca y honestamente a las comunidades populares a las políticas de Estado, como Estado socialista. Pero, muerto Chávez esto empeoró, como empeoró el carácter clientelar de estos consejos comunales y comunas. Hoy una comuna es cualquier invasión que se ponga ese nombre y lo pinte bien grande en una pared con un retrato de Chávez o del Che (a despecho de las que sí tienen un carácter más social y hasta socialistas. Hay que buscarlas en el interior del País, y son muy pocas).

Para convertir estas instancias de poder en formas burocráticas y clientelares no es nada difícil. Y para acabar con lo poco que de ellas haya de poder popular solo son necesarios unos ajustes, un baño de "democracia representativa" y orden. Poner preso o desaparecer a unos cuantos campesinos y ya. Todo vuelve a la normalidad. Como dice el profesor Noam Chomsky, se perdió la oportunidad de hacer verdaderos cambios a la sociedad.[i]

Porque no se trataba de repartir eternamente la renta petrolera, de vivir de las dádivas del petróleo, era necesario organizar a la sociedad socialista para la producción socialista y el trabajo socialista, como un solo cuerpo social entre conectado, como una red social. Forjando en el trabajo los nuevos valores de sacrificio y solidaridad. Para imponer la lógica socialista del trabajo, el ahorro y la conservación de la naturaleza sobre la lógica capitalista del consumo y el derroche y la depredación: una conducta social e individual nueva, una práctica social revolucionaria que se impusiera sobre la cultura consumista clase media y depredadora e implacable del capitalismo.

En esta tensión, terminará venciendo la cultura clasemedia, el capitalismo. Y aquí estamos, a punto de perderlo todo.

hecto.baiz@gmail.com

 


 

[i] "Y algo similar sucedió en Venezuela, donde hubo propuestas significativas, esfuerzos, iniciativas, pero en un sistema que estaba un poco desbalanceado desde el principio no se puede. Hubo varios cambios instituidos desde arriba, bastante poco relacionados con la iniciativa popular, con algo de participación, pero no: venían desde arriba principalmente. Es poco probable que eso funcione. Hubo muchos fracasos en el camino después, pero en este momento, de nuevo, la tremenda corrupción y la incompetencia del país nunca lograron liberarse de la dependencia casi total de una exportación única, el petróleo." Noam Chomsky, entrevista Por Jorge Fontevecchia. En Perfil.com Internacional. 27.10.2015



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3692 veces.



Héctor Baíz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: