La Columna de Dante

¡Hay que formar líderes políticos!

En las últimas cuatro columnas presenté cuatro de las "10 buenas leyes" que venimos proponiendo para el próximo período parlamentario: "Nueva Ley del Puerto Libre, Turismo e Industrias no Contaminantes", "Ley de Insularidad", "Margarita Tecnológica" y "Polo Industrial Pesquero". Son temáticas que me alegra hoy sean tema de debate y adhesión en toda Nueva Esparta.

En cada recorrido, asamblea o contacto directo uno va enriqueciendo su capital social y visualiza mejor las ansiedades, necesidades y sueños de la gente. Por ello quiero aprovechar este espacio para responder a una pregunta recurrente de militantes y dirigentes jóvenes y de la generación intermedia, que es justamente la gran mina de talento humano a formar para que asuman las muchas vacantes de liderazgo político existentes en muestra sociedad.

La duda es: ¿Un líder nace o se hace? La respuesta es: un líder, político o de cualquier otro orden, se forma a partir de ciertas condiciones genético-personales mínimas y una educación y entrenamiento persistente y constante.

Esto no se logra en un día. Hay que complementar teoría y práctica. Aula y calle. Orientación y ejecución. Planeamiento y desarrollo efectivo. Vocación de conducción y sentido solidario muy grande de responsabilidad social.

Los momentos pre-electorales, como ocurre en el presente, son ideales para captar, motivar y educar recursos humanos para que en dos años sean un refuerzo vital para los cuadros existentes.

El liderazgo es el conjunto de habilidades gerenciales y políticas que un individuo tiene para influir en la forma de ser de las personas o en un grupo determinado, haciendo que este equipo trabaje con entusiasmo, en el logro de metas y objetivos comunes. También se entiende como la capacidad de tomar la iniciativa, gestionar, convocar, promover, incentivar, motivar y evaluar un proyecto, de forma eficaz y eficiente.

Los líderes más exitosos son aquellos que poseen una identidad clara, asentada en valores y en conceptos; y en nuestro caso en el idealismo bolivariano construido por el Gigante y fielmente ejecutado por nuestro Presidente.

Agrego dos condimentos fuertes: además hay que desarrollar un gran dominio de la comunicación oral; un lenguaje adaptado a los medios de comunicación, y ese elemento innato llamado carisma.

Los invito a arrancar este camino bello de construir liderazgos políticos. Escríbanme. Súmense. Es reconfortante ser políticamente útil a la comunidad.

Un fuerte abrazo


Dante Rivas



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1545 veces.



Dante Rivas


Visite el perfil de Dante Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Dante Rivas

Dante Rivas

Más artículos de este autor