Venezuela y Colombia dos países hermanos

El momento es propicio para invitar a leer tres libros, que en mi criterio ayudarían bastante a las personas de ambos países, a entender el problema fronterizo producto de la violencia colombiana, que se ha venido generando en el siglo XIX, caracterizado por la debilidad del Estado, la centralidad de los partidos y la hegemonía de las elites colombiana. El primer libro se titula La cuestión Colombo-venezolana con el concurso de Miguel Ángel Pirela, Eva Golinger, Iraida Vargas, Luis Britto García, Mario Sanoja, Sergio Rodríguez Gelfenstein y prólogo de Piedad Córdoba Ruiz. El segundo titulado, La mala hora en Colombia de Forrest Hylton joven investigador americano que comparte sus preocupaciones investigativas entre la Colombia de Álvaro Uribe. El tercer libro de Luis Britto García titulado La Paz en Colombia.

Copio a Piedad. "Para contribuir al esclarecimiento de las relaciones actuales de dos países paridos en la misma gesta libertaria e hijos del mismo padre, llega en buena hora la idea de publicar un libro que resume en varios autores las inquietudes que surgen. El ParaEstado, Paramilitarismo, Guerrilla, Narcotráfico, Plan Colombia, Bases militares, Interversionismo, Fronteras y Soberanía, son algunas palabras que ocupan titulares y que describen una problemática común entre Colombia y Venezuela"

Mario Sanoja dice: El doloroso y sangriento proceso de guerra civil que atormenta al pueblo de Colombia hace 60 años, conocida bajo el eufemismo de conflicto interno, es reflejo de la situación de profunda injusticia social que ha vivido el pueblo colombiano desde los lejanos tiempos de la colonia española hasta el presente.(…) La independencia de Colombia se logró luego que el Libertador Simón Bolívar derrotará a las tropas del imperio español en la batalla de Boyacá en 1819, con la colaboración de venezolanos, neogranadinos, quiteños, peruanos y argentinos, engendrando la fuerza política que habría de culminar con la creación de la Gran Colombia.

Desde ese momento comenzaron a germinar en Colombia las semillas de rivalidad política entre liberales y conservadores, la cual se expresó posteriormente en sangrientas contiendas civiles que asolaron al país entre 1840 y 1903. En 1849, el General José Hilario López, liberal, introdujo un programa de reformas sociales destinadas, entre otras, a abolir la esclavitud y la propiedad comunal de la tierra que detentaban todavía los resguardos indígenas, a favor de una forma de propiedad individual de las tierras indígenas.

Lejos de contribuir a una mayor justicia social, aquellas reformas desposeyeron a los campesinos y confiscaron a las comunidades indígenas las tierras que les habían sido dadas en propiedad por la Corona española, aumentando el grado de explotación de los pobres por los ricos y propiciaron una redistribución y concentración de la propiedad agraria que sólo favorecería y daba más poder a la todopoderosa oligarquía latifundista que ya era dueña de Colombia.

Los conflictos entre las clases sociales y entre el mismo sector oligarca se agudizaron en Colombia durante las reformas liberales entre 1930 y 1946, con la oposición de la clase terrateniente, se legalizó el derecho a la tierra para los campesinos desposeídos creándose el Instituto de la Reforma Agraria. La hegemonía liberal continuó hasta 1946 cuando el partido se dividió en dos candidaturas, Gabriel Turbay y Jorge Eliecer Gaitán, triunfando el candidato conservador Mario Ospina Pérez.

Luego de dicho triunfo los conservadores provocaron la represión política contra los liberales en una escalada que causó en 1948, el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán en Bogotá, éste fue el líder popular de Colombia y líder del ala izquierda del liberalismo, quien propiciaba un gobierno de democracia y justicia social para los colombianos. Laureano Gómez fanático dirigente conservador de la oligarquía colombiana inició abusos violentos contralas masas populares colombianas, lo cual motivó el golpe de Estado del General Rojas Pinilla, un líder populista quien no fue capaz de cumplir su promesa de corregir los excesos de la oligarquía colombiana. Derrocado se instauró en 1957 un gobierno de frente nacional apoyado por los conservadores y liberales, cuya gran contribución fue, al igual que nuestro Pacto de Punto Fijo en Venezuela, propiciar la alternancia en el poder de los partidos liberales y conservadores.

A partir de aquel momento, nuevos actores sociales entran en la escena política colombiana. Los campesinos desposeídos, que ya se habían organizado en guerrillas para poder garantizar su vida, de una manera muy elemental, se transformaron en 1970, en una organización política con un ejército de mentalidad progresista, con cuadros políticos animados por ideas nacionalistas y marxista, que han llegado hoy en día a controlar buena parte del territorio colombiano.

La oligarquía rural colombiana, por su parte, desarrolló un negocio, la producción de cocaína y mariguana que se distribuyen a través del narcotráfico, cuyas ganancias son lavadas vía la inversión agropecuaria, la construcción y las finanzas, propiciando una extraordinaria acumulación de capitales. Para defender su narco-riqueza de las guerrillas, la oligarquía rural creó los cuerpos paramilitares, conocidas como Convivir, y se alió con el gobierno de Estados Unidos. De esa unión infame, nacieron el Plan Colombia y el Plan Patriota. En medio de estos actores políticos enfrentados en esta guerra civil, están millones de colombianos campesinos desplazados, empobrecidos, desposeídos y asesinados. Tratando de preservar sus vidas y huyendo de esa guerra han emigrados hacia Venezuela y el resto del mundo.

Esto es un brevísimo resumen, para invitarlo a continuar estudiando este drama social que ha ocasionado millones de víctimas. Debo recordarles a todas las personas que debemos conocer nuestro pasado para entender el presente. Insisto que la solución a todos nuestros problemas fronterizos debe resolverse con acuerdos pacíficos y con la honestidad a toda prueba. Venezuela ha dado el mejor ejemplo ha ofrecido acogida a 5.400.000 millones de colombianos, más los indocumentados.







 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2798 veces.



German Saltrón Negretti

Defensor de los Derechos Humanos.

 germansaltronpersonal@gmail.com

Visite el perfil de German Saltrón Negretti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



German Saltrón Negretti

German Saltrón Negretti

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a213236.htmlCd0NV CAC = Y co = US