¡Maduro aprieta, Venezuela se respeta!

Hermoso que el huracán bolivariano se haya desparramado en el día de ayer por los cuatro puntos cardinales de la ciudad de Caracas, la cuna del Waraira Repano y de Simón Bolívar. Necesaria era la movilización por parte de nuestro pueblo, en contra del paramilitarismo y como ratificación de la hermandad con los colombianos.

Muchos se preguntarán el cierto alejamiento de este humilde articulista en la escritura. Esto ha obedecido en virtud de múltiples compromisos, uno de ellos, una gentil invitación dispensada por Dahir Rahl y Jordán Rodríguez en su excelente programa "El Desayuno" el pasado día miércoles 26 de agosto de 2015. Allí estuvimos comentando un poco sobre el tema fronterizo, recordando algunos incidentes dados en ese conflicto que no es nuevo, hablamos un poco sobre los estados de excepción previstos en el Título IX, Capítulo II referido "De los Estados de Excepción" y de la Ley Orgánica Sobre Estados de Excepción (Gaceta Oficial Nro 37.261 del Miércoles 15 de agosto de 2001) , entendiendo que la activación de este foco policéntrico de desestabilización y conflictividad social está enmarcada dentro de la estrategia de tenaza contra nuestro proceso revolucionario y el Gobierno que lidera Nicolás Maduro Moros.

Reiteró lo que expresé al iniciar mi intervención en ese programa, agradeciendo de antemano la profesionalidad, el respeto y la deferencia de ambos periodistas en dicho programa. El pueblo colombiano y el pueblo venezolano no son más que un mismo pueblo ubicado en dos Naciones distintas, los llaneros de Colombia y los llaneros venezolanos tienen elementos muy parecidos, y que en algunos casos se confunden, porque no olvidemos que desde 1819 y hasta 1830 fuimos una sola República, y libertados por un mismo líder: Simón Bolívar, Padre de la Patria Grande.

Y como el mismo José Martí lo expresó en alguna oportunidad: "Cuando la Patria está en peligro, está permitido todo excepto no defenderla". Que haya gente que democráticamente no le guste el proyecto bolivariano, es válido y hasta necesario para la política venezolana, pero que haya venezolanos que en nuestro territorio justifiquen la agresión a su propia Patria, es sencillamente ser miserable, esto producto de las miserias humanas que genera el sistema capitalista en nuestra sociedad.
Hay un elemento sí, que no nos dio tiempo tratar en toda su magnitud, y es el asesinato y desmembramiento de seres humanos. Fundamentalmente, el de Liana Aixa Hergueta González, que independientemente de no ser afecta ideológicamente a la Revolución Bolivariana, la forma de cómo fue asesinada no se justificaba de ninguna manera. No sólo que el crimen tal y como fue cometido es verdaderamente abominable y repudiable, sino que revela algo que muy poco se ha dicho de esto: Un elemento que lo agrava es que fue en contra de una mujer, fue un feminicidio tan grave, que particularmente este servidor no ha observado a los movimientos feministas manifestándose con la vehemencia del caso, ante un hecho ocurrido con una compañera de género.

Como tampoco nada se ha dicho sobre dos feminicidios más ocurridos en los estados Anzoátegui y Trujillo, donde se refleja la práctica paramilitar y misógina en contra de dos mujeres, que además de ultrajadas sexualmente, fueron descuartizadas; o de la planificación e intentos de asesinato de la joven Daniella Cabello, hija del Presidente de la Asamblea Nacional y Primer Vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), diputado Diosdado Cabello. Se busca atacar a uno de los sectores más reconocidos por la Revolución Bolivariana, y a un sector que representa el dar vida y la ternura de nuestra sociedad, por lo que esos crímenes impactan sobremanera, y por eso mi sugerencia a que los movimientos feministas deben estar mucho más activas con este tema.

Ese programa completo, lo envié a aporrea.org y otros portales, pero también lo pueden ver a través del siguiente link: https://www.youtube.com/watch?v=fhg4RVeiGOI
El otro motivo que me obligó a estar un tanto alejado de las teclas fue mi asistencia junto a mis compañeros del Consejo Nacional Bolivariano de los Derechos Humanos (CONABDH) en la Consulta Pública del Plan Nacional de Derechos Humanos 2015-2019 en nuestro país. Estuvimos más de 157 organizaciones defensoras y promotoras de Derechos Humanos del país, incluso las de derecha, en dicha actividad y dimos un tan interesante debate el cual espero referirme en próximos artículos, pero como Vicepresidente del CONABDH, quiero agradecer al Vicepresidente Ejecutivo de la República, Jorge Arreaza Montserrat, al Secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Derechos Humanos, Larry Devoe, por la organización de tan extraordinaria actividad, excelente en organización, en atenciones, en esfuerzo, en la calidad en el debate, en el respeto a las ideas contrarias, y esto debemos hacerlo extensivo al resto de nuestra sociedad.

Y bueno, ayer asistimos a la gigantesca movilización popular en contra del paramilitarismo, en solidaridad y hermandad con Colombia. Muy importantes fueron los discursos, las palabras que se señalaron en el día de ayer, pero sobre todo, el espíritu del pueblo venezolano que sigue mostrándonos altos niveles de compromiso, de amor y lealtad al legado del comandante eterno y supremo, Hugo Chávez Frías. Y como lo expresaba ayer, tenía tiempo que no veía una movilización tan grande, de tantos chavistas y revolucionarios y revolucionarias.

Pudiéramos pensar, para algunos que estuvimos en dicha actividad, que lo señalado por el Presidente Maduro en el día de ayer en su alocución, uno pudiera esperar mucho más. Me explico: El Presidente Nicolás Maduro tomó tres grandes decisiones ayer: 1.- La conformación por parte de la UNASUR de una Comisión de la Verdad para investigar todas las situaciones que se vienen suscitando en la frontera colombo- venezolana; 2.- La organización de los ciudadanos colombianos y las ciudadanas colombianas que viven en nuestro país para que apoyen las medidas que está tomando y a realizar una campaña de amor, de unión y liberación entre los pueblos de Colombia y Venezuela, un movimiento de colombianas y colombianos residentes en Venezuela, en defensa de la paz y la Patria de Bolívar; y 3.- Extiende el cierre de la frontera con Colombia a partir de la cinco de la mañana de este sábado (hoy) en los municipios Lobatera, Ayacucho, García de Hevia y Panamericano, del estado Táchira, lo que no necesariamente implica la extensión del estado de emergencia económica que ya fue decretado por el Presidente Nicolás Maduro.

Una cosa es tomar una medida de cierre de frontera, alegando motivos de seguridad nacional, y otra la adopción de cualquiera de las modalidades de estado de excepción previstos en los artículos 337, 338 y 339 del texto constitucional y de la Ley Orgánica sobre Estados de Excepción que ya les he señalado. Sin embargo, y sé que es así, si es necesario extender el ámbito territorial del decreto de estado de emergencia económica o cualquier otra de las modalidades de estado de excepción a otros municipios del estado Táchira, incluso a otros estados del país, pues nada lo impide. Fundamentos constitucionales, legales y jurisprudenciales lo permiten.
Creo que el Presidente de la República Nicolás Maduro y la dirección colegiada, el Alto Mando Político y Militar de la Revolución vienen evaluando y midiendo palmo a palmo la situación con el Gobierno colombiano, y va tomando las medidas que haya que tomar poco poco, sin caer en provocaciones ni en desespero.
Y creo, sin ánimo de buscar ni escalar en el conflicto, pero en su momento el Presidente Hugo Chávez por poco menos que eso, movilizó diez batallones a la frontera con Colombia, para salvaguardar nuestra soberanía. El Presidente Nicolás Maduro, como Comandante en Jefe de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, debería ordenar la movilización nacional hacia ese lado de la frontera occidental de nuestro país, incluso porque el mismo ha denunciado enfrentamiento armado entre unidades paramilitares con nuestro Ejército.


Estamos obligados a elevar el nivel de conciencia de nuestro pueblo, dar la batalla de las ideas, identificar y nombrar a los enemigos de este proceso claramente, sin ambages ni miedos. Como medida complementaria, debería decretar el Presidente Nicolás Maduro llevar las relaciones políticas y comerciales con Colombia a su mínima expresión hasta que no se den condiciones mínimas de respeto y de que cesen los ataques contra nuestro país. Reiteramos que esto no es en contra de nuestros hermanos colombianos, sino contra el Estado Terrorista y Paramilitar de Colombia, del que ellos son sus primeras víctimas.


Se presenta sin duda, pese al complejo momento que vivimos en Venezuela, una oportunidad extraordinaria para radicalizar nuestra Revolución, que pienso no debemos dejar pasar ni desaprovechar.

Gallo bueno salió el Presidente Nicolás Maduro. Sin duda vienen la adopción de medidas mucho más duras, pero necesarias para salvaguardar la integridad y soberanía nacional. Ojalá, y en el momento en que nuestro Presidente Obrero lo estime más conveniente, extienda el cierre de la frontera, e incluso decretar estado de excepción en cualquiera de sus modalidades, en el estado Zulia, el mismo pueblo se lo está pidiendo a gritos.

Ya para culminar, en este difícil momento que hoy nos embarga, debemos verlo como oportunidad, porque tampoco no todo es malo, y no queda de otra sino jugar cuadro cerrado con el Presidente Obrero, Nicolás Maduro Moros.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Maduro Aprieta, Venezuela se Respeta!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1435 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a213107.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO