Borrando las fronteras

Las fronteras son creaciones humanas que suelen ser modificadas y pueden y serán erradicadas. Centenares de cementerios se han hecho, para enterrar a los muertos que luchan por sus fronteras. Bonaparte señalaba que lo mejor no es "morir por nuestra patria, sino que el enemigo muera por la de él". Más lecciones hay de las guerras: "las preparan los viejos para que mueran los jóvenes". "En tiempos de paz, los jóvenes entierran a los viejos, y en tiempos de guerra, los viejos entierran a los jóvenes". El capitalismo instiga guerras, para poner a pelear a pobres contra los pobres. Al imperialismo darwiniano le conviene las guerras. El odio del fascismo, produjo cincuenta millones de muertos.

Los pobres de aquí y los pobres de allá son los mismos explotados. Los ricos de allá y los ricos de aquí son los mismos explotadores. El complejo problema fronterizo que hoy tenemos las dos Repúblicas, demuestran una vez más, que nuestro común libertador Simón Bolívar, tenía razón, cuando luchó por liberarnos y unirnos. "La Colombeia" de Francisco de Miranda aún nos recuerda la necesidad de la unidad continental. "La patria es humanidad" decía Martí, y para Simón Bolívar, "la patria es América". La unidad por la que luchó y dio la vida el Comandante Chávez, Es verdad Ali: "La patria es el hombre" y la seguía cantando: "El Orinoco y el Magdalena se abrazarán". Son lecciones que no podemos olvidar. Después de la muerte del Libertador, la oligarquía Neo Granadina se apropió del nombre de Colombia, de Miranda y Bolívar, y así llamaron a su país. Separados somos frágiles frente al poder del capital foráneo o interno. Explotados de América uníos, uníos para derrotar al enemigo común: El imperialismo y sus lacayos internos.

Si no luchamos por construir "el hombre y la mujer nueva" de allá y de acá con propósitos comunes, más temprano que tarde el problema recrudecerá. ¿Qué podría pasar por ejemplo si allá la derecha "uribista" fascista y asesina, volviera al poder, o que aquí su par venezolano ganara las elecciones o hubiesen gobiernos militares? ¿Qué pasaría si en los estados fronterizos de allá y acá ganan las elecciones la ultraderecha fascista y guerrerista? ¿Qué están esperando los militares gringos acantonados en las siete bases militares que tienen en Colombia para actuar? Por estos reales peligros, es que hay que trabajar incansablemente por construir un nuevo tejido social entre los dos pueblos. La unidad de abajo hacia arriba es la clave vital para la unidad bolivariana. La integración por arriba no basta, es fundamental la integración por abajo; pueblo con pueblo, construyendo el socialismo.

El capitalismo ha construido un ser humano deshumanizado, pragmático, individualista, consumista, chovinista, tenemos que liquidar este destructivo perfil. La construcción de la subjetividad, que nos devuelve nuestra verdadera condición humana, una nueva cultura o contra cultura que coloque lo humano, lo sensible, lo colectivo, lo hermoso por delante del capital, es lo que el sacerdote colombiano Camilo Torres señaló como: "El camino es largo pero es el camino". El recordado Che lo reafirmó: "Ser revolucionario es el escalón más alta de la condición humana".

¿Cuántos colombianos vinieron a Venezuela a luchar por nuestra guerra independentista, incluso hasta dar la vida? ¿Cuántos venezolanos regaron con su sangre los campos colombianos? ¿Quiénes y por qué y para qué nos dividieron? El fondo del problema es el sistema capitalista, no nos confundamos con lo coyuntural, por más dura y cruel que sea. Detrás de esa bestia sedienta de sangre que dirige a los paracos, está el imperialismo norteamericano y el sionismo israelí. Son chovinismos y aberraciones reaccionarias, con propósitos económicos y políticos. Venezuela es uno de los países más ricos del continente y les molesta superlativamente que seamos soberanos y libres.

La presencia de más de cinco millones de colombianos en Venezuela, que disfrutan los mismos derechos que los venezolanos, y otros millones en los Estados Unidos y Europa, con un 30% de su población fuera de su país, más de dos millones de analfabetos. Cúcuta tiene el 28% de desempleo. Asesinadas miles y miles de personas en el campo y en la ciudad, algunos de ellos, descuartizados vivos. Parlamentarios, militares y políticos presos por estar implicados en la para política. Miles de desplazados por miedo a la violencia. El latifundio ha cambiado el cultivo de alimentos por los cultivos de amapola y drogas. En las negociaciones de Paz en la Habana, la Farc-EP, reclama que devuelvan la tierra a los campesinos que son sus verdaderos dueños. No olvidar que Colombia anualmente recibe 3 mil millones de dólares de los Estados Unidos, es decir es una neo colonia. Un dólar americano equivale a TRES MIL CIEN PESOS COLOMBIANOS. "El bachaqueo" o contrabando, es de productos en su mayoría subsidiados. Las pérdidas nuestras, son superiores a las reservas económicas de la nación; más del 20% del PIB, que es de 35O mil millones de dólares. ¿Qué país aguanta este desangramiento?

Incomoda la hipocresía del Presidente Santos, al salir como un "yo no fui", evadiendo responsabilidades y presentándose como quien ignora toda esta realidad. Él es parte de la oligarquía colombiana causantes de la pobreza en su país, es el mismo de los "falsos positivos". Pronto vienen elecciones en Colombia y el partido del Presidente Santos está dividido. Presidente Santos, si tanto se preocupa por su pueblo, ¿qué le ofrece a los cinco millones de colombianos que viven en Venezuela, para que vuelvan a su país?

Estoy de acuerdo con los OLP aplicadas por nuestro Presidente Maduro en las zonas fronterizas, siempre respetando los principios Constitucionales. No se puede seguir permitiendo el bachaqueo en ninguna parte de nuestro territorio nacional, ni a venezolanos ni a extranjeros, eso lesiona severamente nuestra economía. La burguesía colombiana, acorralada por el TLC con los Estados Unidos, que afecta su producción, toleraba el bachaqueo de sus nacionales, temerosa de estallidos sociales en esas regiones deprimidas. Estos subsidios venezolanos, postergaban explosiones sociales en Colombia. La crisis puso al descubierto la pobreza colombiana.

Los dos gobiernos tendrán que llegar a serios acuerdos que bajen suficientemente las tensiones y despejen los caminos para diálogos que permita vivir respetuosamente entre vecinos. Pero la verdadera labor revolucionaria es la de crear condiciones, que permitan a todos los pueblos del continente, empezando por los dos nuestros, de construir la verdadera unidad continental revolucionaria de "la patria grande". Hagamos realidad el sueño integracionista de nuestros libertadores, construyamos el socialismo y seamos los sepultureros del capitalismo. Que no solo dialoguen los dos gobiernos, mayores diálogos necesitamos entre los dos pueblos hasta construir la camaradería bolivariana. Nuestro socialismo será continental.

Los parapolíticos fascistas y asesinos comandados por el apátrida Uribe, han penetrado la sociedad mexicana y la tienen en profunda crisis. Evitemos que estos bárbaros y crueles asesinos uribistas, sigan penetrando nuestra política. Lamentamos que nuestro gobierno no tenga una política comunicacional verdaderamente revolucionaria, que eduque políticamente a nuestro pueblo, y no siga en su eterna quejadera maniqueista. Siempre queremos aparecer como víctimas. Presidente Maduro, el pueblo pide una OLP CONTRA LA CORRUPCIÓN Y EL BUROCRATISMO. (NOS LEEREMOS EL PROXIMO SABADO).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1274 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: