¿A que no me conoces?

¿A QUE NO ME CONOCES?

Me llamo socialdemocracia, soy mundialmente conocida. Soy de origen europeo, tenía que serlo, Europa es el obligo del mundo, lo demás es "monte y culebra". Mi nacimiento data de mediados del siglo decimonónico. La revolución industrial inglesa, la Revolución Francesa, y La Comuna de París, aligeraron mi nacimiento y crecimiento. Mi madre es Europa, mi padre es el capitalismo, todo mi esfuerzo está y estarán al servicio de este modelo de sociedad. No me importa lo que la plebe opine de mí, soy el alter ego del capitalismo. Los socialistas utópicos (Marx polemizó con ellos), no podían detener ni explicar la etiología de la crisis política, social y económica a la que inevitablemente está sometido mi padre, por estar en medio de profundas contradicciones antagónicas insolubles creadas por él; la peor, capital vs trabajo. El sistema se auto reproduce.

Aprendí desde niña a disfrazarme con superlativa audacia. Apelé y apelo a sofismas, silogismos, saber mentir, saber desplazarme en distintos espacios políticos, elaborando estratagemas, ofertar con éxito paradigmas que la humanidad, en particular los trabajadores explotados hagan suyos, y defiendan el modelo que los oprime. El mercado debe ser el centro neurálgico de la sociedad, y la plusvalía (explotación), legal contrato de trabajo. Saber engañar requiere de mucha astucia, conocimiento y desvergüenza. No me detendré porque me llamen pérfida, astuta, culebra, inmoral o perversa, a cualquier precio debo cumplir con el propósito para el que fui creada: destruir intentos revolucionarios, para salvar al capital. La ultraderecha la tengo a distancia, pero mantengo comunicación con ella. Con el imperio permanentes contactos, de allá vienen los reales y los planes. La soberanía me irrita, prefiero la dependencia. Hago trabajo de zapa.

Se suele decir que Bernstein y Kautsky me apadrinaron, pero en verdad desde mis inicios, padrinos encontré por doquier. En muchos partidos "socialistas", he encontrado un extraordinario territorio para desplegarme a mis anchas. Viví dentro del eurocomunismo. Sé disfrazarme para cada circunstancia, sé la palabra o el gesto de cada momento, pero al igual que la criptonita para Superman, tengo un enemigo, que me hace daño y a quien odio: Karl Marx. Él, tempranamente en Gotha (Crítica al Programa de Gotha. 1875) me descubrió y denunció. Yo lo he estudiado para saber deformarlo (revisionismo). Deformar la teoría marxista da más éxito que enfrentarla. Desde adentro lo hago mejor.

Muchos enemigos he encontrado, apartado y liquidado en el camino. Debí salir físicamente de una polaco-alemana, llamada Rosa, que me estaba denunciando y creando problemas, en el seno de mi partido. La expulsamos del PSDA, y fundo los Espartaquistas y luego el Partido Comunista. En Abril de 1917, Lenin elimina mi partido y lo transforma en el Partido Comunista de Rusia. La II Internacional fue de diatribas que terminé controlando. Los conflictos entre Lenin, Stalin y Trotsky me ayudaron. El fascismo se encargó de eliminar a muchos de mis rivales, logrando "que dejara de pensar" el comunista Antonio Gramsci. Su pensamiento logré tergiversarlo, hasta que algunos crean que es un socialdemócrata como nosotros. El grupo de Frankfurt fue de mi atención. Lukács me trajo problemas, pero logré neutralizarlo poniendo en disputa a sus seguidores. Saqué beneficios del positivismo y el darwinismo, metido dentro de la teoría marxista, que habían "tocado" a Engels y Lenin. El conductismo y el psicoanálisis sirven a mis propósitos. Me mimetizo de demócrata, sensata, mediadora y justa. Banalizo al enemigo y soy ambidiestra para neutralizar o ganar terreno. Las ilusiones de la plebe me alimentan. Vienen difíciles tiempos para mi padre el capital. Preparemos su defensa.

Pero vinieron los años sesenta, donde el debate, puso a prueba mis sofismas. Las debilidades de mi padre, posibilitaron focos revolucionarios en distintas partes del mundo. Todos he podido controlarlos, Vietnam, China, Argelia, Egipto, URSS, México, Angola, Sud África, son revoluciones fallidas. Me falta Cuba, que está en mi mira y debe ser mi próxima víctima. Al Chávez, me lo eche al pico. Dilma, Bachelet, Tabaré, Cristina, Sánchez Ceréne, Ortega y Maduro, están siendo monitoreados y penetrados. A todos les encanta el reformismo, la gobernabilidad, el populismo, el asistencialismo y la paz social. El socialismo de "mercado" les atrae. El marxismo lo ven de soslayo, no creen en él. Las asimetrías sociales nos favorecen; las promesas dan votos.

Difundo la idea de un socialismo amplio, democrático, plural, humano, pacífico, tolerante, parlamentario, sin lucha de clases, reformista, defensor del Estado Burgués, un capitalismo popular, con movimiento obrero economicistas. Los socialdemócratas debemos culpar a Chávez de los errores de Maduro, para borrar el legado de Chávez en el imaginario del pueblo venezolano, así tendremos menos resistencia popular. Me he valido de temas nuevos como las luchas por el medio ambiente, las luchas de igualdad de género, de sexo diversidad, la lucha por la paz y convivencia de clases, y hasta ya tengo instalado exitosamente las ideas del "Progreso",(civilización) "desarrollo industrial", Estado social de derecho (claro derecho burgués), populismo, asistencialismo, el keynesianismo, y la sustitución de importaciones. La cultura (en particular la derivada del rentismo petrolero, marcada por el rol del Estado) es un terreno muy fértil para nuestro propósito de confusión y dominio. Los partidos que auspiciemos y controlemos, deben ser verticales y poli clasistas, allí "cabemos todos". Con este manejo de nuevos actores, hago aparecer al marxismo como viejo, obsoleto y liquidado. Amo "El fin de la historia", soy posmoderna. La lógica del mercado nos ayudará. La propiedad es insuperable.

Admito que aliados no tengo en mayoría, pero la minoría que me acompañan son el poder político, económico, militar y religioso dentro y fuera del país. Me encanta "la globalización". Mi carnadura teórica ha venido siendo enriquecida. He logrado controlar y hacer fracasar todos los intentos revolucionarios socialistas en el mundo. Hemos estudiado con profundidad no sólo a Marx, sino todos los marxistas, pues debemos conocer cómo se mueve el enemigo. Defendemos La Economía Política porque es nuestro terreno, al Estado Burgués y toda su institucionalidad donde encaja el poder constituido, que solemos controlar, para domesticar al constituyente, haciendo valer y respetar el derecho burgués. El parlamentarismo es fundamental. En Europa, Grecia se va por el barranco, pero salvamos a la banca alemana. Pablito Iglesias ya lo contactamos. Francia, Alemania, España, Portugal e Inglaterra, son de los nuestros, sus deudas son peores que la griega, pero debemos salvar a los bancos. He logrado que algunos "revolucionarios", crean que la ideología no es "falsa conciencia", que la alienación y la enajenación son estupideces marxistas. Validamos a Carmona Estanga, pero no al comunismo.

Promovemos la idea de que el problema no es el sistema, sino gerencial y no revolucionario, hombres y no sistema. El control de medios de comunicación es fundamental. El manejo semiótico, semántico y los metalenguajes, junto con la triangulación, el saber mentir, el incoar contenidos que interesen al capital y anestesien la conciencia social, buscar alianzas con políticos que estén en nuestro radio de acción. Debemos hablar de revolución ciudadana y no de revolución socialista, de multitud y no de clase social, de trabajo y no de explotación, de derechos y no de confrontación, de parlamentarismo y no de toma del poder, de pueblo y no de poder popular, de pluralidad y no de clases sociales, de pelucones y no de burguesía, de progreso y no de revolución, de comercio y no de división internacional del trabajo, de país y no de "la patria grande", de mercado y no de comunas, de Estados Unidos y no de Imperialismo, de reformas y no de socialismo, de religiosidad y no de ateísmo, de populismo y asistencialismo, de hermandad y no de antagonismos de clases, de compañeros y no de camaradas, de unión y no de confrontación, de pobres y no de empobrecidos, de subdesarrollo y no de saqueo colonial y neocolonial, de medio ambiente y no de ambiente completo, de clase media y no de media clase, de empresarios y no de parásitos especuladores, de economía y no de enclave neocolonial, de opinión pública y no de "opinión de clase", de estado de bienestar y no de Poder Popular.

Aprendamos a manejar muy bien el miedo. Es una condición animal que aún nos queda de nuestra evolución biológica, así, podemos controlar las cabezas, los votos, las emociones, el mercado, las decisiones, las pasiones, en fin podemos estupidizar en masa. Venimos del ala de derecha del marxismo. IMPULSAMOS LA MISIÓN CIVILIZADORA DEL CAPITAL. ¿Ahora sí me conoces?.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1430 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: