Inercia o Neuralgia de la política económica (I)

¿Cuál es el cuadro nacional, la situación de diagnóstico general de Venezuela?. Si nos atenemos a la apreciación de Ezequiel Aranguren quien se aproxima a una situación real del país cuando dice: "hemos llegado en la Patria de Bolívar, que dicho sea de paso, no es la primera vez, pero si, la más pronunciada, al menos así lo indica no sólo lo que vivimos a diario sino los numeritos a pesar de que el Banco Central siga peligrosamente callando. El PIB cayó en 2014 en 4% y para este año se espera una caída de 7,5%. Las reservas internacionales andan por los 15mil MM$ (nos comemos las vísceras). La inflación en 2013 alcanzó 56%, en 2014 68% y este año pasará fácil los 3 dígitos (entre 120 y 175%). La tasa de pobreza en 1999 se encontraba en 49%, en 2009 bajó a 33,5% en 2013 subió a 38.2% y para 2015 César Gallo la calcula en 55%. La industria nacional trabaja a un 50 y hasta 70% de su capacidad instalada. El 70% de alimentos y medicinas se importan. La depreciación monetaria se calcula en 60%. Según Manuel Sutherland): "hay fuga de cerebros de las universidades, de PDVSA, y empresas privadas. El sueño de la sustitución de importaciones quedó en el olvido, ni en el campo ni en la industria se ha reducido la extrema dependencia de las importaciones y para colmo el fondo Chino financia el consumo". En suma, los números hablan por sí solos, hemos sido tan grandiosos que logramos contraer la economía a la par que la inflación se dispare a niveles inconcebibles para vivir en estancamiento con inflación, léase, ESTANFLACIÓN" (1).

De acuerdo con Aranguren, la situación crítica más pronunciada de lo que vivimos se expresa en la cotidianidad, con las colas y el desabastecimiento, con consumo y la hiperinflación, en medio de una devaluación hiperespeculativa y el empobrecimiento social, el retroceso social y económico, la caída del producto industrial y de las reservas internacionales, el desplazamiento del modelo de sustitución de importaciones y el colapso del rentísmo petrolero, el arreciamiento de las importaciones colocando en extrema dependencia económica y financiera, al mismo tiempo con la caída de los precios del petróleo y la incertidumbre social que lleva hacia la emigración de profesionales y técnicos del país.

Por otra parte; a tratar de conocer las causas de estos fenómenos propios de la crisis que vie Venezuela según Aranguren señala que se le atribuye a los mismos "rasgos la continuación entre la IV y V República del modelo extrativista (vivir de la renta petrolera); del modelo importador (economía de puertos) ahora profundizada hasta los teque-teques; anclaje cambiario (mantener tercamente diversos tipos de cambio que sólo han servido para traspasar dólar barato a la acumulación de unos pocos; sostener un precio de la gasolina derrochando miles de millones de dólares que no han favorecido precisamente a los sectores populares pero si a la hermana República; el mantener un Estado profundamente centralista con una burocracia inmensa que vive de las entrañas de los pendejos; el debilitar el aparato productivo privado y mantener empresas públicas que reportan pérdidas millonarias; el no reconocer y ocultar la verdadera intensidad de la crisis lo que impide presentar al País un proyecto anti-crisis, nos mantienen ATRAPADOS SIN SALIDA"(2).

No hay duda que la revolución bolivariana no ha podido construir un nuevo modelo económico, el socialismo, apenas ha sembrado "injertos de experimentos socio-productivos" de economía social, y las razones obedecen a la sistemática agresión política y económica además social que la oposición venezolana resiste a la subversión del capitalismo, paros petroleros, guarimbas, golpes de estado, guerras monetarias, especulaciones de precios, y un sin sinfín de arsenales de guerra no solo económica sino también política y social, inclusive paramilitarismo y narcotráfico, además de agresiones de otros países inmiscuyéndose en los asuntos internos venezolanos con el tema de los derechos humanos, los problemas limítrofes y amenazas externas de los Estados Unidos designando a Venezuela como país de "amenaza inusual". En pocas palabras no han dejado respiro para sentar las bases y sin embargo en este ciclo de la transición es así puesto que a toda revolución económica le antecede una revolución política, bien nos lo indicaba Chávez "Por eso la revolución política es previa a la económica. Siempre tiene que ser así: primero revolución política, liberación política y luego viene la revolución económica. Hay que mantener la liberación política, y de allí la batalla política que es permanente, la batalla cultural, la batalla social". (3).

Se necesita la batalla política e ideológica por la conciencia social en particular de los trabajadores y las trabajadoras, necesitamos liberar la conciencia del pueblo, enseñarle la herramientas gerenciales para la gestión de las empresas sociales, disciplinarlo en la contabilidad y el control democrático, que asimile la aplicación de las técnicas de presupuesto participativo, el control de la producción, la internalización de los valores socialista en el trabajo, la práctica del trabajo socialista, una nueva ética del trabajo socialista, elevarle su conciencia política de la responsabilidad que tiene antes si, aniquilar "el modelo extrativista (vivir de la renta petrolera); del modelo importador (economía de puertos)", necesitamos hacer productiva la economía.

Mientras eso se construye respondiendo a los desafíos que Giordani cifraba en cuanto a la transformación productiva ligada al modelo de acumulación, estaría definida por cinco aspectos: 1. La modificación de la base productiva del país, buscando una mayor democratización del poder

económico. 2. El cambio en el rol del Estado, para lograr que el proceso acumulativo se oriente a la satisfacción de las necesidades básicas de la mayoría de la población y a la defensa de la soberanía. 3. La incorporación de mecanismos de autogestión productiva a nivel colectivo. 4. La utilización de una planificación democrática como mecanismo regulador de las relaciones productivas. 5. La ubicación autónoma del país frente a la internacionalización del sistema capitalista.

Este es el punto; transformar el modelo de acumulación y reproducción del capitalismo, modificando la base económica, y eso pasa por potenciar la capacidad publica de las empresas sociales y socialistas, elevando la eficiencia y la eficacia, hacerlas productivas, dado que para hacerlo posible tenemos que revertir algunos ejemplos de ineficiencia, "Totalmente, porque en el proceso revolucionario que se inició en el 1999, en Venezuela se expropiaron unas empresas vitales para el desarrollo económico y social del país, como PDVSA, LA ELECTRICIDAD DE CARACAS Y FILIALES, AGRICOLAS TANAUSU entre otras, mientras que también se crearon otras nuevas como PAÑALES GUAYUCO, FABRICA DE RINES RIALCA y unas 3000 cooperativas que aparecieron después de un proceso socio formativo que duro unos dos años aproximadamente. Lamentablemente estas empresas casi en su totalidad, y que deberían ser el arma para enfrentar la crisis económica a la que está sometida Venezuela se encuentran quebradas y/o saqueadas. El gobierno venezolano no supo crear una política seria y confiable de supervisión y control que inclusive ejerciera acciones penales contra aquellos que dilapidan el erario público" (4).

Este es el punto más débil del gobierno, la cadena de la gestión de las empresas sociales, socialistas o públicas a la par del problema de los valores, de la ética del trabajo, las políticas de supervisión y control administrativo, la rendición pública de cuentas, la sanción a la corrupción, el castigo a la irresponsabilidad administrativa de inmediato. Solo así podríamos elevar los objetivos económicos y sociales de las empresas socialistas. Pero ese caballero, Martínez se plantea una pregunta muy pertinente, está relacionado con las políticas económicas, ¿Se haya Venezuela indefensa ante la crisis económica?. Lo abordaremos en lo sucesivo.

Fuentes:

1.-Aranguren, Ezequiel "Atrapados sin salida", Aporrea, 19/07/2015

2.-Idem.

3.-Chavez F., H. "Golpe de timón", I Consejo de Ministros del nuevo ciclo de la Revolución Bolivariana, Caracas, Octubre del 2012.

4.-Martínez, Iván (a). "Regalando la materia prima", Aporrea, 22/07/2015



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1276 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a211171.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO