La revolución está en el poder constituyente, la contrarrevolución puede estarlo en el constituido

Tal y como lo señala nuestra Constitución: “Con el fin supremo de refundar la República…en ejercicio de su poder originario…..La soberanía reside INTRANSFERIBLEMENTE EN EL PUEBLO….Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos”. He aquí el fundamento, la base, el punto de partida, la columna vertebral del PODER POPULAR, UNICO PODER DE DONDE DEBE SALIR LA REVOLUCIÓN. Cuando el poder constituido, controla, somete, financia y dispone del Poder Constituyente, se está frenando, desviando, impidiendo y coartado el proceso revolucionario. El poder constituido burocratiza el proceso para poder controlarlo. VOLVAMOS A LA REVOLUCIÓN CONSTITUYENTISTA.

El hombre y la mujer nueva”, idea que el Che posiblemente toma del escritor norteamericano Thomas Merton, es el mismo “hombre del siglo XXI”: EL SOCIALISTA, uno de cuyos ejemplos fue el propio Guevara. Ninguna revolución puede ser calco ni copia de otra, pues cada una tiene sus peculiaridades. El interés por la historia como centro de profundas contradicciones del sistema capitalista, ayudó a Marx e inspiró a los Comandantes Guevara y Chávez, a entender la realidad, aspirando a transformarla. En la historia están contenidas, las contradicciones que mueven a la sociedad. Entendamos, que teoría es la unidad dialéctica entre realidad y pensamiento.

El empirismo y el pragmatismo son “útiles” para quienes hacen de la política una vía para el lucro personal, pero no para el revolucionario. Construir un “cuadro” político, un líder revolucionario lleva tiempo. Si la apariencia coincidiera con la realidad no harían falta las ciencias, y el mismísimo sistema capitalista quedaría al desnudo y veríamos diáfanamente toda su perversidad. El capital debe ocultar su esencia y exponer su apariencia. Desentrañar sus contradicciones, conocer sus nexos, desmantelar sus antagonismos dialécticos es labor revolucionaria.

Uno de los errores más graves que han cometido casi todos los revolucionarios socialistas es el descuidar, o dejar en segundo plano de importancia, el problema del desarrollo de la conciencia” (Ludovico Silva). Frente al desabastecimiento, que siempre lo ha habido, pero se ha ocultado tras permanentes importaciones a costo de la renta petrolera, el gobierno más deseoso de ganar elecciones que hacer revolución, no duda en seguir haciendo, lo que todos los gobiernos han hecho: darle dólares a la burguesía para que se siga importando lo que se necesita y lo que no se necesita. Evidencias sobran de como revoluciones “socialistas” afincadas en los cambios materiales, han retornado al capitalismo, por no haber elevado la conciencia revolucionaria de la clase trabajadora. Al referirse a este error de los líderes “revolucionarios”, Ludovico habla de un “capitalismo ideológico”, “que consiste en la acumulación, por parte de la clase dirigente y dominante (burocracia) del derecho a manejar las ideas revolucionarias”. La emancipación de cada individuo, constituye la liberación de todos, de aquí la imperiosa necesidad, “de llevar la revolución al plano de la conciencia” (LS) La conciencia devela, exorciza y destruye lo viejo para construir lo nuevo.

El Maestro Ludo como suele recordarlo su esposa Beatriz, nos sigue enseñando: “la conciencia no se desarrolla espontáneamente al simple contacto con el desarrollo material; la conciencia es una órbita autónoma”. Cuando nuestro Comandante en el ocaso de su vida le dice a Maduro: “Nicolás te encomiendo las Comunas como te encomendaría mi vida”, estaba consciente de que en el marco de nuestro proceso Constituyente, las Comunas pueden ser la cuna del Poder Popular. Al igual que Marx y El Che, Chávez comprendió diáfanamente, que sin la conciencia social, no hay verdaderos cambios en las relaciones de producción. Conciencia de la realidad inmediata y de todos los nexos que hay dentro de un sistema como el capitalismo. ”El hombre realmente alcanza su plena condición humana, cuando produce sin la compulsión de las necesidades físicas de venderse como mercancía”. El Che.

No podemos colocar la carreta delante de los caballos; primero está la política, que se encargará de organizar la economía. Politizar todos los espacios ciudadanos, es darle prioridad a la participación social, es la acción permanente del poder constituyentista, el pueblo ejerciendo el “sujeto histórico”, la revolución en su apogeo. En esas células primigenias, llamadas Comunas, la plática, el debate, la discusión, la crítica, la autocrítica, y la construcción de lo nuevo, deben tener su residencia, asiento y morada. Es el camino hacia el socialismo. “Imperfecto”, pero perfectible.

Hay que desmantelar este Estado altamente burocratizado. Desde la topofilia y la toparquía, el poder constituyente organizado en Comunas, dará el ejemplo que le tiene asignado la historia. Refundar la República es tarea constituyentista del Poder Popular. Para este propósito revolucionario, el pueblo debe conocer su realidad para poder transformarla, debe construir una contracultura, para enfrentar la cultura colonialista y neocolonialista dominante. La cultura generalmente está cargada de dominación, y es manejada deliberadamente, como elemento distractivo, y conductual que onubla la conciencia. Continuar con la política asistencialista y populista sin permitir y menos impulsar el desarrollo político, es esterilizar la conciencia social de los explotados. Sócrates prefirió la cicuta al ostracismo o al silencio. Aristóteles llamó imbéciles a los que no participaban en los asuntos públicos. Gramsci los detestaba.

¿Quién puede dudar, de la preocupación mostrada por el Comandante Chávez por el conocimiento?, ejemplo que es poco emulado por quienes dicen ser “sus hijos” El billete suple al libro y la improvisación a la teoría. Por cierto, “que casualidad”, el “camarada” Shannon enviado por “el camarada” Obama a “dialogar” dos veces con nuestro Presidente y una vez con El Diputado Cabello en Haití, viajó a Honduras y Guatemala, donde los pueblos están pidiendo el cargo y la cabeza de sus presidentes. (Nos leeremos el próximo sábado).

JESUS M VIVAS P HISTORIADOR PROFESOR UNIVERSITARIO.

jesusm_vivas@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1893 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: