En debate constituyente: ¿Dijo usted que aspira ser candidato a la Asamblea Nacional?

 

No creemos que la situación económica, social y política por la que esta atravesando Venezuela se preste para andar con tintas medias en cuanto a propuestas y compromisos se refiere, y menos aun, si decimos ubicarnos en el campo de la revolución bolivariana, la razón material de esta consideración no estriba en el punto de vista subjetivo de una individualidad, sino desde el parecer y criterio de todo un conjunto. Esfuerzo que hacemos por tratar de acercarnos cada vez más al sentir de nuestra gente.

Hemos venido enunciando que nos encontramos en momentos de deficiones y que dichas definiciones entre otras cosas deben pasar por activar y movilizar a la base social del proceso revolucionario. Y no son pretensiones quiméricas las nuestras. Pareciese que algunos olvidan muy rápido o les interesa olvidar. Nosotros hacemos un esfuerzo por mantener fuerte nuestra memoria y evocamos al pueblo en las calles del 89, 92, 2002, 2004, 4 de octubre de 2012 o mas reciente a los 5 millones que prestaron el juramento ante los restos del compañero Hugo Chávez. En el marco de esas definiciones nos preguntamos ¿A dónde se apunta cuando se le despacha de lo mas olímpico a la clase trabajadora al decirle que no esta preparada para asumir ciertas riendas?

Pero fíjese usted amigo lector, a la par que no se nos dice o se nos señala de falta de preparación, ahora resulta que “votamos” en el consejo de seguridad para que pueblos en el mundo sean bombardeados, ¿será que nuestro miembro en dicho consejo es un obrero? Además que se le sigue entregando dólares a la burguesía, no se investiga el desfalco a la nación, se pacta con empresarios la venta en dólares de carros en mercado nacional, se desdeña “El Golpe de Timón”, aumentan los despidos masivos de trabajadores, se desconoce a los sindicatos críticos y autónomos, cada vez hay menos mercales funcionando, la escasez persiste y se agrava, y un sin fin de situaciones mas que van en detrimento de el pueblo en su conjunto. Y ahora entramos en coyuntura electoral.

Nosotros hacemos política para la gente y es con la gente que queremos hacer la política. En ese sentido no vemos por quien mas apostar (sino por quienes han encarnado en los últimos 26 años a la revolución bolivariana, teniendo mas claro que nunca que las revoluciones las hacen los pueblos) en la dura batalla que se avecina por la Asamblea Nacional. Y para nosotros no representa un simple ejercicio de ganar o perder. Porque todo eso tiene un contenido y de esos grandes ingredientes nos preguntamos retóricamente, para que queremos llevar compañeros a ocupar escaños en dicha instancia de poder constituido.

Se dice coloquialmente que con el desayuno se sabe como será el almuerzo, y el coloquio es una acepción de la cultura y la cultura popular tiene amigos a montón. Notamos como candidatos de todos los colores y partidos llevan en desarrollo una campaña cargada de eufemismos y de clientelismo, sin propuestas concretas que identifiquen la difícil situación por la que estamos pasando, sin hacer un debate abierto, sincero, escuchándose entre iguales con la gente. En eso podemos decir que el punto no es si tiene sentido o no que una precandidata diga que hay que “sembrar acetaminofen” sino que ello refleja el carácter de una campaña que a falta de política que puedan traducirse en posibilidades reales para superar la crisis, dan paso a lo anterior o cosas parecidas.

De tal manera que nos preguntamos ¿tiene sentido votar por un candidato que eluda debatir sobre el desfalco a la nación y como enfrentar a la corrupción? ¿Votaríamos por un candidato que no asuma públicamente que su compromiso es con su grupo de electores y no con jefes o entramados burocráticos? ¿Votaríamos por un candidato que jamás haya rendido cuentas de ningún tipo siendo que ha ocupado diversos cargos en la administración pública? ¿Votaríamos por un candidato que no se comprometa públicamente por apoyar una auditoria pública y ciudadana al tema relacionado con la asignación de dólares así como en aquellas empresas donde así lo soliciten sus trabajadores? ¿Votaríamos por un candidato que se niegue a comprometerse a desarrollar en conjunto una agenda de trabajos y proyectos con su grupo de electores?

Desde Marea Socialista hemos venido dando el debate sobre quienes o como deben ser nuestros candidatos. Que a todo lo anterior podemos agregar que deben ser compañeros con un alto perfil de honestidad y cero privilegios. Agregando que cada crisis es una ocasión para avanzar y los cuadros que entienden y son capaces de asumir todos los retos son precisamente aquellos compañeros formados en las luchas obreras, populares, campesinas, como aquellos compañeros intelectuales orgánicos. Son esos compañeros ganados al compás de los debates políticos, entereza que da para mirar de frente a nuestra gente y proponer con firmeza la construcción democrática de todo lo que en conjunto podamos defender.    

 

 

Leer: Marea Socialista, los candidatos y candidatas que necesitamos para la Asamblea nacional: http://www.aporrea.org/poderpopular/n268709.html

 

 

Gustavo Martínez Rubio 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2454 veces.



Gustavo Martínez Rubio


Visite el perfil de Gustavo Martínez Rubio para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a208933.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO