Aventis

Dolarizar, una vía alterna a nuestra economía

Estamos frente a la última etapa del Neoliberalismo, donde existe una expresión consagrada de un dilatado y extendido proceso de guerra financiera contra países latinos, los Estados dolarizados en el Sur son: Ecuador, Salvador y Panamá, Argentina estuvo muy cerca. La idea es cercenar los espacios de gestión económica del Estado y dar un certero golpe a la capacidad de decisión política en la investidura presidencial.

En la práctica, la dolarización se traduce en Neoliberalismo, en el desmontaje del Estado con respecto a la economía. El carácter de nuestro dinero- Bolívar- se viene deteriorando como unidad de cuenta, medio de cambio y de depósito de valor. En la economía venezolana existe una inmensidad de productos que utilizan como unidad de cuenta al dólar. Su precio es definido en dólares y, luego es traducido al valor local, tomando en cuenta su valor más elevado, la inflación, mientras tanto se come los activos y los trabajadores ven mermadas su estabilidad social.

Aunque algunos voceros insisten que la dolarización en Venezuela es descartada, todos reconocen el valor de la moneda extranjera en el país y su peso.

Esta consideración sobre la moneda extranjera viene generando impactos sociales fuertes por la brusca pulverización del bolívar, generando mayor presión sobre la taza  del tipo de cambio y en la desconfianza del bolívar como moneda  de reserva, ahorro y patrimonio, originando un círculo vicioso de mayor devaluación e inflación. Pérdida de confianza y el poder de compra de los salarios y descapitalización de los venezolanos.

Desde 1983, no hemos tenido una conducción de equilibrio macroeconómico y el apalancamiento bancario, cada vez que se produce la devaluación se licua la deuda de crédito personal.

La dolarización suele ser un fenómeno espontáneo a través del cual, las personas buscan protegerse de la erosión que sufre el poder de compra de la moneda nacional.

La contracción de la producción nacional, las desmesuradas emisión de dinero, son un respaldo para financiar el déficit fiscal y la caída de las reservas internacional que se han juntado para pulverizar el poder de compra del bolívar. Ya en la década 1980- 1990, con la definitiva imposición del capital financiero- especulativo sobre Latinoamérica, la dolarización representaba una consecuencia lógica ante el saqueo propinado aguas abajo por la burguesía nacional, desde los principios del Siglo XX, teniendo una implicación parasitaria.

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2893 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a208106.htmlCd0NV CAC = Y co = US