No me la canten ni me la bailen más o creo que la invasión es mamadera de gallo

No cabe duda que Venezuela tiene el pueblo más parrandero del mundo y a veces se nos pasa la dosis.

Acaba de finalizar semana santa en medio de severas dificultades económicas y sin embargo nuestros compatriotas gastaron varios miles de bolívares viajando masivamente y muestra de ello fueron inmensas colas en avenidas y terminales colapsados de millones de pasajeros.

Esa parranda perpetua de nuestro pueblo que tanto se queja de la situación del país pero no deja la rumba, se traslada a cada puente vacacional y fin de semana largo donde la patria laboralmente se paraliza como si estuviera por llegar una "amenaza inusual y extraordinario".

Ahora que un decreto de EEUU le aplica a Venezuela sanciones económicas y genera el peligro de una agresión militar, muchos venezolanos reaccionan con su incorregible tradición parrandera, cantando, bailando y vacilando.

Quien escribe no es un contrarrevolucionario ni un neo-socialista de los que ahora aparecieron, sino un estudioso del marxismo desde hace más de 20 años y partidario fiel de Hugo Chávez. Hoy me cuesta entender la praxis de una Revolución Rumbera, más fiestera de 2 años para acá. Desde que se sustituyó la música de Ali Primera por la de Hany Kauan muchas cosas dejaron de parecerme serias.

Entonces, mientras en Irak preparaban bunkers para combatir al Imperio, en Afganistán organizaban guerrillas caza gringos, en Libia se atrincheraban en desiertos con fusil en mano, en Siria arman al pueblo para el combate, en Líbano se defienden con Hizbolah, en Cuba perfeccionan los Comités de Defensa de La Revolución; acá en Venezuela esperamos a los yanquis gringos imperialistas invasores marines y boinas verdes con un tremendo sarao publicitario entre bailes de cumaco, tambores, maraca quiebra cintura y cantos tradicionales de Ocumare y Choroni.

Frente a esta cara mega rumba publicitaria, este nuevo Hollywood socialista, aparece el remix musical de "We are the world" en versión bolivariana, con el Lionel Richie chavista y la Taylor Swift antiimperialista, caramba, les advierto que en el exterior podrían no tomarnos muy en serio.

En tiempos de pantallerismo y lentejuelas rojas, de fashion revolucionario, divos y divas mediaticos, pan y circo, yo humilde obrero a cuenta propia y revolucionario de a pie, pregunto: ¿será que para defender la patria sustituiremos las armas por brindis de guarapita y las guerra asimétrica por los bailes de maraca? Exijo respuesta!

Como siempre, la ética revolucionaria me obliga a adoptar posiciones incómodas y criticar a mi gobierno revolucionario porque me niego a justificar lo injustificable. En este contexto, no me queda más opción ante tanta guasa, rumba y guachafa de fashionistas y arroceros, que quejarme: No me la canten ni me la bailen más o creo que la invasión es mamadera de gallo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4563 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: