Consejo al Estado

Luis Britto García, uno de los convocados a participar en el Consejo de Estado (el órgano superior de consulta del Gobierno y la Administración Pública de la República Bolivariana de Venezuela) (1), resume en su artículo del domingo 15 de marzo "Venezuela amenaza (da)" sus precauciones y recomendaciones, en nueve puntos. El más sustantivo de todos es el número 3 y se refiere a los caminos del Imperio para cumplir su promesa de someter definitivamente a Venezuela. Dice Britto, "El Imperio recurrirá a ocho vías complementarias para aniquilar a Venezuela.

La primera, la profundización de la guerra económica con un bloqueo progresivo a fin de forzar un resultado adverso al bolivarianismo en las elecciones para el Poder Legislativo.

La segunda, utilizar dicha esperada mayoría en un golpe de Estado parlamentario a la paraguaya.

La tercera, la intensificación del terrorismo por paramilitares y mercenarios para simular un escenario de "guerra civil".

La cuarta, para coronar dicho montaje intentar un magnicidio o un atentado de falsa bandera.

La quinta, intervención militar de otro país de la región.

La sexta, agresión directa con tropas y equipos imperiales, desde las bases que ya ocupan en América Latina y el Caribe.

La séptima, la campaña mediática para ocultar y deformar ante el país y el mundo la naturaleza de las agresiones anteriores.

La octava, agresión diplomática para arrancar de las instancias internacionales veredictos condenatorios para el país.

A excepción de de la quinta y la sexta "vías" que son de carácter directo, que se plantean confrontación militar directa, todas las demás llevan con sigo el componente subjetivo, psicológico, espiritual. Yo diría que más bien, todas las vía planteadas por Britto García son válidas en tanto que condición necesaria para poder accionar una intervención militar directa. Un pueblo vencido anímicamente, en su espíritu es presa fácil hasta del ataque más torpe por parte del enemigo.

Debemos cuidarnos de que seamos forzados, de la simulación, de una falsa bandera, campaña mediática para ocultar y deformar, de agresiones "diplomáticas", nos dice el artículo. Y es justamente por eso que el trabajo de defensa debe ser claro en estos aspectos subjetivos, y en todos los demás "objetivos" que debemos vencer.

Pensemos en uno solo: el miedo. Debemos derrotar nuestro propio miedo ¿a qué?: a quedarnos sin algunos artículos básicos de consumo cotidiano. Otro objetivo, vencer el complejo pequeñoburgués de que todo lo podemos resolver de manera individual, sin el concierto de todos. Otro objetivo, detectar al enemigo en todas sus formas para saber atacarlo mortalmente en cada una de ellas.

Sí logramos tener claro que el enemigo es el imperio, una forma superior del capitalismo, sabremos eliminar del terreno a todas sus estados inferiores, a sus furúnculos y gérmenes: a la idea equivocada de que existe una capitalismo bueno o un capitalista bueno, a las prácticas del disimulo y la mentira, propias del imperialista, al consumismo y al mercantilismo.

Más adelante, en el punto 4 Luis Britto nos dice:

"¿Cómo salvarnos? Combatamos la guerra económica que desmoraliza a la población"...

La guerra económica que desmoraliza a la población. Volvemos a lo mismo: desmoralización de la población. La llamada "guerra económica" desmoraliza a la población desde su misma calificación de guerra económica. Si hubiera sido enfrentada como guerra política, como lucha de clases, de una buena vez, quizá en este momento nos podríamos haber saltado casi que el punto cuatro completo. No obstante Britto nos indica cómo se debería actuar en las circunstancias actuales:

..."(primero) con la asunción por el Estado del control de las importaciones básicas,"...

Quiere decir que paremos de continuar regalando dólares a los importadores privados porque se los roban y luego los venden en el mercado negro.paralelo.

... "(segundo) con implacables sanciones contra empresas de maletín y cómplices en fraudes cambiarios," ... "acaparadores, especuladores, bachaqueros y contrabandistas"... ,

En este punto hay que decir que las empresas cómplices en fraudes cambiarios, son casi todas, si no todas las que participan en subastas, las empresas que sostienen en este momento al mercado paralelo del dolar. No hay que ser economista graduado en la Harvard Business School, para entender esto

... "y (tercero) con la promulgación de leyes para tipificar delitos financieros, traición a la patria e infracciones a la seguridad"...

En medio de tanta confusión y urgencia todas estas medidas se deben realizar en uno solo movimiento, de una sola vez. No hay un orden cronológico o algo parecido en esto. Toda crisis es una oportunidad para la rectificación de errores, para volver a moralizar al Estado y a la población activándola sobre bases de acciones concretas y contundentes.

Y concluye el punto 4 ..."Ganemos las elecciones parlamentarias con candidatos de reputación inmaculada, no incursos en delitos ni corruptelas"...

Cómo se puede moralizar a la población, Por ejemplo: no se están construyendo viviendas porque no hay dólares, bien, sobre ese hecho hay que hablar con la verdad por delante, con honestidad y rectificar, aplicar las sanciones señaladas por el profesor Britto García, imponer un solo tipo de cambio y comenzar hacer confiscaciones, expropiaciones a los empresarios más obtusos y rebeldes que se cogieron esos dólares, hacerles ver que esto es una revolución todavía y que todo se puede rectificar.

Entonces ..."El pueblo venezolano no puede esperar a que caigan las bombas para preparar su defensa. Organizaciones populares, movimientos sociales, sindicatos, partidos, comunas, cooperativas, deben desde ya coordinar con el gobierno y el ejército regular respuestas, estrategias de supervivencia y coordinación para preparar la guerra del pueblo"...

Movilizar al pueblo organizado sobre la base de responsabilidades concretas: necesitaremos más control, más administración, más disciplina en el cumplimiento de las tareas destinadas a suplir todo al paro económico, es decir, al capitalismo y a las maneras capitalistas, al cual somos sometidos en la actualidad; a los flojos, a los empresarios de maletín y ladrones de la sociadad, a los ladrones que se supone vamos a sancionar con la severidad de la conciencia socialista en una Ley Habilitante Antiemperialista.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1047 veces.



Héctor Baiz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: