La feminización del socialismo del siglo XXI

Eliminar de raíz el modelo patriarcal de organización social que ha colocado a la mitad masculina de la humanidad por encima de la mitad femenina es quizás el reto más grande  que tenemos por delante. Y lo es porque la relación de dominación patriarcal ha sido  internalizada como natural y ha sido subestimada  por los analistas de   las  condiciones y contradicciones de los distintos modos de producción.  

Las diversas formas de funcionamiento - esclavista, feudal, capitalista, socialista – asumidas desde la Grecia Antigua hasta nuestros días  por las sociedades se caracterizan por dar cabida solamente a dos posiciones: dominante y dominado. Operan con base en   estructuras jerárquicas piramidales rígidas, alimentadas por el miedo y la violencia, tanto en la familia como en el resto de la sociedad. Orientan el conocimiento y la   tecnología  al  control de  los seres humanos y la naturaleza.  Concentran la riqueza y el poder entre quienes ocupan el tope de la pirámide social y crean mecanismos religiosos, culturales y mediáticos  que justifican la dominación y la violencia, presentándolas como inevitables, deseables y hasta morales.  

Afortunadamente, la mundialización a toda costa de la hegemonía estadounidense ha  provocado reacciones contrarias en diferentes partes del mundo y ha puesto sobre el  tapete  propuestas de todo tipo para sustituir las relaciones de dominación por relaciones de solidaridad y en consecuencia, para acabar con el predominio de lo masculino sobre lo femenino.     

En Venezuela hemos avanzado bastante en la valoración y protección  de las mujeres. Entendemos cada vez más la importancia  de la vida,  de  la paz y de la felicidad colectiva.   Pero nos queda mucha tela que cortar pues la supresión de la dominación patriarcal,  más allá de lograr conquistas femeninas dentro de un mundo masculino,  implica la  adopción de un nuevo modelo de organización social donde predominen creencias, valores, actitudes, patrones de conducta y actividades  hoy consideradas “femeninas” por estar  alineadas con el  cuidado  de la especie humana y de la naturaleza, con el verdadero Buen Vivir.

Así, la erradicación mundial de la dominación patriarcal tiene que ir a la par de la  transformación revolucionaria de los modelos de organización social. Y en nuestro caso, va a depender de la lucha militante  de venezolanos y venezolanas  por “feminizar” el proyecto de Socialismo del siglo XXI.

Chávez, nuestro amoroso Comandante nos lo advirtió  “La mujer como esencia sólo puede liberarse en medio de una revolución socialista”

(3/03/2015)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 988 veces.



Mariadela Villanueva

Analista y comunicadora. Socialista y chavista. Firme creyente del poder popular

 mariadelav@gmail.com      @mariadvillanuev

Visite el perfil de Mariadela Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Villanueva

Mariadela Villanueva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a203873.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO