Has algo por la patria y evita que la indolencia te salpique

En sentido general, los venezolanos buscan satisfacer las necesidades; unos con propensión al poder y otros al logro. Las de poder, en la participación política. Mientras, que al logro, se encuentra minimizadas, porque no se cultivan. Ya que Venezuela es un país muy joven y los logros se alcanzan, significativamente en edad adulta;en la construcción de objetos conceptuales y de objetos físicos. No obstante, por muchos Siglos, se han magnificados los logros como una habilidad o destrezas. Tales como ser: artistas, deportistas, actores, políticos y otros. Lo cual se puede inferir, que primero pasa un artista por el ojo de un alfiler, que un intelectual o inventor, al reino de los Cielos.

En Venezuela y en la Constitución, el concepto de Democracia está bien conceptualizado; impactadas por la participación.Un concepto anclado en sentido general, al mismo nivel de los científicos, social y otros. Mientras, que la representación, es un concepto específico, que se utiliza, en caso, que el beneficiado no puede valerse por sí mismo y no puede participar; accede a que se le represente. Inclusive, a nivel especifico más general, al menos que un grupo de personas, sientan que no pueden ejercer la función participativa a cabalidad.La representación en sentido general, no puede existir, al menos que sea dirigida por una Clase Dominante, que sea de otro planeta.

Son muchos los Siglos de vida de los Seres Humanos y los expertos en política de diversas índoles, que han transitado por la tierra y otros que todavía intentan seguir impactando. Pretenden seguir defendiendo posiciones obsoletas e injustas, aplicando conceptos específicos e interpretándolo en sentido general. Y tratando de estigmatizar al más débil; como ignorantes. La primera pregunta que se hace: ¿No son suficientes los Siglos vividos, para que los Seres Humanos sean felices? La repuesta es que sí. Y no se ha logrado, porque el liderazgo esta fundamentados en falsos valores.

Una Sociedad tiene que estar fundamentadas en principios y valores en sentido general. Y los integrantes cultivarlos desde los específicos, a los más específicos y en sentido general; es decir en forma inductiva. Al menos que exista una Clase Dominante, que Dios les haya otorgado el legado de la verdad y no lo quieren compartir con más nadie. O debido a la prepotencia, que lleva a un nivel paranoico, que con solo decir que Dios le dio el poder; todo el planeta tiene que aceptarlo como verdad. Y esto ocurre, al contar con un lobby, que todos los días lo alimentan, con expectativas incongruentes y creen, transformarlas en pronósticos ciertos.

Un país joven, es un país con grandes efervescencias emocionales. Aprovechadas por políticos ambiciosos, que los agrupan creándole expectativas y conformando una masa, que solo necesita direccionarla para transformarla en una fuerza social, capaz de lograr conmociones, violando las reglas del juego político, plasmada en la Constitución. Es posible, que darle poder a la juventud, se logra acelerar la maduración política. Pero si no cuentan con una dirección acertada, se puede correr el riesgo, que la medicina, sea peor que la enfermedad.

Una Sociedad donde un contrabandista, bachaquero, intermediario o buhonero, manejan cantidades exorbitantes de dinero. Que impulsan inconscientemente, la inflación a niveles comprometedores, que pone al país en jaque. Donde el profesional académico, reciben sueldos que los sumergen en la decepción y en las imposibilidades, de invertir en investigación, o en la producción. Una Sociedad que no participa en el desarrollo del país, por la ambición de poder de unos y por la falta de reconocimientos de otros. Y los acomodados, que solo se mueven, cuando los intereses se encuentran en riesgos; sin considerar, que pueden ser salpicados.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 981 veces.



Basilio Lezama


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: