El Golpe Continúa

Lo referido en el día de ayer por el Director de la Agencia de Inteligencia Hinterlaces en el programa dominical "José Vicente Hoy no es nada novedoso. De alguna manera, y en varios de los artículos que he escrito, hemos señalado los riesgos y amenazas que hoy se ciernen sobre la Revolución Bolivariana.

Es bueno poner en contexto algunas cosas. Oscar Schemel y su Agencia de Inteligencia Hinterlaces, en sus estudios no sólo analizan la realidad social a través de las estadísticas, sino también la tendencia psicosocial producto de las subjetividades, a través de sus estudios cuantitativos y cualitativos, que lo veo con un profundo sentido crítico.

Las encuestas de Oscar Schemel no son aquellos fríos números que uno contempla, sino que las mismas pueden contribuir de manera importante para el diseño de estrategias, pero repito, las veo con sentido crítico y no avalo todas sus opiniones, aunque no podemos dejar de reconocer que en muchas de sus apreciaciones se aproximan a la realidad.

Sin duda, y no hay que hacer una encuesta para determinar esto, el desabastecimiento superó a la criminalidad como el principal problema que afectan a los venezolanos y a las venezolanas.

Otros tópicos que toco en la referida entrevista fueron los siguientes:

  • 8 de cada 10 venezolanos y venezolanas privilegian los temas económicos sobre los políticos.

  • 7 de cada 10 venezolanos y venezolanas piensan que el país va por mal camino. ( Esta es una percepción que hay en nuestro pueblo que no necesariamente esto implica rechazo a la gestión de Nicolás Maduro, a propósito del piquete de ayer que le dió este punto Globovisión).

  • Ha habido un incremento en los niveles de incertidumbre, desesperanza, angustia y ansiedad.

A la par de la guerra económica , los enemigos de la Revolución y sus medios de difusión masivos han desatado toda una GUERRA PSICOSOCIAL contra nuestro pueblo que entre otros resultados, logra que nuestra población, incluyendo a simpatizantes y amigos del chavismo, reaccionen neuróticamente, cuestionando nuestro proceso revolucionario e incluso adversándolo.

Es harto conocido, y muchos hemos escrito a este respecto, que las guerras políticas y de dominación en nuestra actualidad son guerras psicosociales, Guerras Asimétricas o de IV Generación, basadas en actividades subversivas encubiertas a través de técnicas avanzadas de lucha psicosocial.

Nuestro país como nunca antes es objeto de una feroz guerra psicosocial que trata de producir acumulaciones de angustia, crear todo un clima de incertidumbre, desasosiego, desprotección y vulnerabilidad que genere respuestas neuróticas. Esto, porque la estrategia de los factores más reaccionarios de la derecha y la oposición venezolana en general es insurreccional.

La oposición venezolana subestima lo comunicacional y mediático en lo atinente a lo discursivo y lo simbólico. Estos elementos, eran valorados y ubicados en su importancia estratégica por el Comandante Hugo Chávez y de ahí la preeminencia que éste le daba a los elementos y símbolos discursivos y a lo comunicacional.

Producto de toda esta situación, ha habido un incremento del sector "Ni-Ni" en nuestra población, y la oposición se ubica en un 18%, porcentaje éste que puede subir en momentos de verdadera crispación y polarización política.

En estos momentos, el chavismo, de cara no sólo a la coyuntura electoral en este año 2015, sino a todo lo que debemos afrontar en este año convulso y complejo, deberá afrontar amenazas tales como: El Voto castigo y la desmovilización, que se traducen en que a la hora del zarpazo, nadie acuda a la defensa del Gobierno y la Revolución Bolivariana, o en el caso de las elecciones, que el sector chavista que se encuentra descontento no vote, facilitándole el camino a la derecha, que si bien no acuden en masa a sus movilizaciones, si lo hacen a la hora de votar y esto no debemos subestimarlo.

Sin embargo, si ubicamos en un contexto real la situación, afortunadamente la oposición actual en Venezuela tiene el gran defecto de que se acostumbro a hacer política en Globovisión. Y sus grandes problemas son: Además de no tener discurso, presencia en las calles ni elementos simbólicos con los que se enganche a nuestro pueblo, también tienen el problema de que no reconocen, niegan, y lo que es peor para ellos, desprecian los cambios de estos 16 años de Revolución Bolivariana iniciada por Chávez y continuada por Nicolás Maduro.

Pero además de ello, es evidente y está más que demostrado que esta oposición venezolana no se gobierna ni manda sola. Tenemos una oposición infiltrada hasta los "teque-teque" como lo expresa el argot popular, por agentes de inteligencia foráneos.

El hecho de que no veamos una fuerza considerable de las bases opositoras en las calles, ni gran cantidad de oficiales de la FANB prestos a la conspiración contra la Revolución Bolivariana, el hecho de que esto no sea visible, no quiere decir que no sea visible que el Golpe contnúa. Sin duda se les asesto un fuerte golpe al atentado golpista de este 12 de febrero de 2015, pero eso no quiere decir que hayan cesado, los mismos continúan, y para muestra un botón. No me complace citar el pasquín 6to poder de Leocenis García, pero a los fines de alertar y prevenir, me permito transcribir la columna "Revelaciones del Rey David" publicada en ese pasquín en la página 28 de la semana comprendida del 20 al 27 de febrero que señala lo siguiente: "Febrero sigue en su etapa intensa y reveladora. Habrá un todos contra todos en un país en ruinas, colapsado y sin salida. Las fuerzas internas del gobierno entrarán en implosión. El madurismo en proceso de extinción, se enfrentará cara a cara con el chavismo.

Militares del 4F, en cónclaves. Desde Miraflores asumirán el reto de llevar al país a un rumbo socialista. La frase el legado de Chávez retumbará en varios puntos del país. Habrá focos de violencia desatada ante el poder, y en los cuarteles se dirá: oído atento.

En las cárceles los motines se encenderán de nuevo. Militares, Guardia Nacional y colectivos serán noticia. Venezuela entrará en su capítulo más intenso en una revolución sin Chávez y de un heredero con bastón quebrado.

La mano, la mecha, la bomba, la implosión y el estruendo en el cielo serán las señales. Gobierno vs gobierno. La silla se vestirá de verde oliva mientras el pueblo observará impresionado el crujir intenso de un telón que se quebrará y caerá tras la última escena de una obra llamada "El Heredero".

Febrero noticioso e intenso. Venezuela en el ojo del huracán, se acerca a su destino por su karma. Se calentarán las calles y se encenderá el país para que, entre las cenizas, renazca el gallo rojo con cresta verde cantando en Miraflores".

Llama poderosamente la atención como los semanarios el día viernes, han dado preeminencia al tema militar. ¿Será que los gringos y la derecha venezolana preparan a un Pinochet? ¿Quien será ese "gallo rojo con cresta verde? ¿Saldrá del mismo chavismo? ¿Será de derecha? Lo cierto es que mensajes como éste es parte de esa guerra psicosocial que estamos viviendo.

Pero hay elementos mucho más peligrosos en estos momentos, que todos los aquí señalados, y es que nos estamos dejando quitar los repertorios y códigos de nuestra Revolución que estableció nuestro Comandante Hugo Chávez. Sin duda, en el Alto Gobierno no hay conciencia de la gravedad que representa esta situación. Reposicionar conceptos como Socialismo, Revolución, por encima de la "Transición" que busca posicionar la derecha. Debemos tener conciencia de la gravedad de esta situación, puesto que a nuestro pueblo no le molesta hacer cola producto del desabastecimiento inducido de la derecha, sino la incertidumbre para la obtención de sus alimentos, bienes y servicios.

Es por ello, que nuestra Revolución Bolivariana necesita establecer políticas comunicacionales eficaces que contrarresten estos ataques de guerra psicosocial, sin duda, en este momento, las armas no son los fusiles , sino los mensajes y los rumores que son difundidos a través de los diferentes medios de comunicación (prensa, radio, tv, internet) y las redes sociales digitales.

Nuestro Gobierno debe reducir los niveles de descontento popular, estableciendo políticas que contribuyan a la regularización del abastecimiento en alimentos, medicinas y demás bienes y servicios a nuestro pueblo.

Trabajar la mente y el corazón de nuestro pueblo, recuperando su esperanza a través de una adecuada política comunicacional.

Reconfigurar la realidad nacional, impulsando la necesidad de construir un bloque histórico que contribuya a ampliar los consensos y las alianzas con sectores de la sociedad venezolana.

Dotarnos de adecuados elementos de información, contrainformación y modelos de análisis para poder estar en condiciones de explicar a nuestro pueblo la realidad de lo que acontece en nuestro entorno.

Trascender el discurso de mera agitación, por un discurso político-ideológico propositivo.

El peligro en la actual coyuntura, es que a través de esta campaña de neurotización y desquiciamiento de nuestra sociedad, es que la derecha, más que trabajar para ganar elecciones, buscan borrar los códigos del chavismo y quebrar la conexión amorosa entre Chávez y el pueblo, la cual, a dos años de su partida física, se mantiene. Una persona con altos niveles de angustia e incertidumbre, prácticamente se le "resetea" el disco duro cerebral, y que se le puedan ser sembradas las nuevas ideas y los nuevos códigos que pretende la derecha.

Sin embargo, pese a esta situación, el chavismo continúa siendo la única fuerza social, simbólica y política que existe en la sociedad venezolana. Así que estemos atentos, prevenidos, fúsil al hombro, rodilla en tierra y bayoneta calada para defender el proceso revolucionario.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1323 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a203238.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO