Replica / Néstor Francia: Copy-Paste que confunde la publicidad con los análisis objetivos... ¿chamba?

Señor Néstor (no soy camarada tuyo, solo decirlo sería algo así como meterme a alcahuete): tu replica está hecha desde una oficina que al parecer carece de lógica y CONTEXTUALIZACIÓN, veamos.

Basas tus argumentos en la eficacia de la Sorpresa, pero los lectores deberían preguntarse si un país asediado, con golpe de estado, secuestro de la empresa estatal de petróleo, la aparición de terroristas foquistas (guarimbas) y pare de contar, puede ser tomado por SORPRESA por un avión, con el agravante de que aparte de la voluntad política de mantener el hilo constitucional, hay tecnologías para detectarlo.

En tu artículo, que lejos de polemizar y evaluar es tendencioso, insustancial y evasivo (http://www.aporrea.org/actualidad/a203056.html), pretendes desarticular mi advertencia y elucubras descontextualizadamente sobre varios hechos históricos:

Uno fue el 1 de enero de 1958, cuando al despuntar del día un avión “F86 VAMPIRO” estremeció a una Caracas que apenas despertaba al año nuevo

Te refieres a los albores del triunfo del 23 de enero de ese año, cuando en Venezuela cae Pérez Jiménez, justo cuando ya estaba prácticamente DERRROTADO; Pérez Jiménez no tenía capacidad operativa de respuesta en la fuerza armada venezolana, y para ese momento (enero del 58), ni siquiera le cumplirían una orden de masacre dada desde sus entornos de poder (Pedro Estrada preparaba su maletica)... el dictador estaba ya derrotado, así que ese avión fue un festejo y una señal de la fuerza armada... no manipules.

La segunda cita ni siquiera debería comentarla, pero en fin:

la rebelión militar del 27 de noviembre de 1992, el segundo alzamiento de militares patriotas de ese año. Una de las características de aquel evento fue el sobrevuelo sobre Caracas de varios caza bombarderos, los cuales aparentemente tampoco tenían planificado algún ataque con explosivos. Pero las naves sobrevolaron libremente los cielos caraqueños durante largos minutos, sin que hubiera una respuesta inmediata de las fuerzas leales al Gobierno, seguramente paralizadas por la sorpresa.

Tu mismo me das la razón cuando dices que las fuerzas leales al gobierno quedaron paralizadas por la sorpresa: ¿acaso no  había sido derrotada la rebelión de Chávez pocos meses antes?, claro que sí Néstor, pero tu no te habías dado cuenta  porque todavía estabas cómodamente en tus oficinas de la publicidad en la que trabajabas y filosofando sobre el Fin de la Historia entre burbujas y eructos: ¿había acaso  algún movimiento guerrillero o vanguardia que desestabilizaba el país? No ¿verdad? Eso hizo que QUIENES APOYAMOS ESTE SEGUNDO ALZAMIENTO, LOS TOMARAMOS POR SORPRESA...

Pero además, la misma insurrección de Chávez tomó por sorpresa tanto al gobierno como a sectores del movimiento popular...porque  otros de la izquierda estaban precavidos, pero lo traicionaron ¿estabas tú entre ellos?... de modo que si no hay un estado de alerta o alarma expectante ante algo que pueda suceder, el factor sorpresa es decisivo: y este no es el caso ACTUAL de Venezuela, que lleva varios años bajo el asedio implacable de las potencias hegemónicas y sus títeres que pretenden derrocar el gobierno constitucional.

No estamos frente a una situación disociada, aislada, que pude ser considerada una sorpresa...en mí artículo (que tu tratas de descontextualizar) escribí:

¿No se supone además que estamos en una alerta preventiva motivada por el recrudecimiento de las actividades desestabilizadoras?

Así que aquí no hay sorpresa que valga con un avión Tucán, vestido de caperucita (blanca) y dando más vueltas que un autobús de San Ruperto entre objetivo y objetivo...

 Otra de tus citas:

Un ataque aéreo sorpresa muy recordado se escenificó en la invasión de Bahía de Cochinos (Playa Girón), Cuba, en 1961, en un intento dirigido por Estados Unidos para acabar con la joven Revolución Cubana.

La primera pregunta que puedo hacerte es si Cuba poseía los sistemas de radares y misiles que luego le entregó la Unión Soviética posteriormente...NO los tenía...entonces: ¿Qué armamento tenía CUBA?; aquí de lo que si puede hablarse es de la fortaleza ideológica y la capacidad de desprendimiento de los combatientes cubanos que lograron frustrar la invasión aun a punta de machete.   Años después, Cuba se armó con la tecnología suficiente como para que yo afirmara lo que está en uno de mis pies de página; Y NO VOLVIERON A INTENTARLO; no se si sabes lo que les pasó a los aviones que intentaron violar el espacio aéreo cubano en años posteriores...a lo mejor la página Web de donde hiciste el copy-paste no llegó hasta esos episodios.

Pero esta última de tus citas se acerca más a tu oficio, porque es cercano a Hollywood y al mundo de la fantasía de la sociedad estadounidense que ha logrado adoquinar las mentes de sus ciudadanos:

Sin duda los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra las torres gemelas, aunque no involucraron naves militares, fueron ataques aéreos sorpresa

Por favor Néstor, no seas pueril, no eres ningún cándido (la manipulación cuando escribes lo demuestra), ese ataque fue preparado desde las mismas oficinas del pentágono y no se si leíste un poco más de lo que sucedió inmediatamente después (el copy –paste no te alcanzó), justificó varias invasiones imperiales de Estados Unidos, así que les cayó del cielo.  Ese ataque que citas fue PLANIFICADO POR EL MISMO GOBIERNO ESTADOUNIDENSE, así que sería una tontería pensar que ellos lo iban a detectar para frustrarlo y que fue un ATAQUE SORPRESA.

Esta otra, citada a destiempo, vuelve nuevamente sobre el mismo elemento de la ignorancia:

Seguramente el ataque aéreo sorpresa más emblemático desde que existe la aviación militar fue el que desarrollaron los japoneses, durante la Segunda Guerra Mundial, contra la base naval norteamericana de Pearl Harbor,

Néstor, en el momento en que se realizó ese ataque, el RADAR (desarrollado en Inglaterra) estaba en pañales, de modo que no podían detectar la gigantesca flota japonesa, ni el número de aviones que enumeras como tarea escolar, además, esa semana hubo un intenso intercambio diplomático entre Japón y el gobierno de Estados Unidos, de modo que no fue precisamente un ataque sorpresa, sino TRAICIONERO, ARTERO y alejado de toda ética militar...porque para ese momento, Estados Unidos no estaba en Guerra con Japón...(Pearl Harbor fue la oportunidad de oro para que USA entrara en el conflicto bélico con TODO EL APOYO DE LA SOCIEDAD ESTADOUNIDENSE). Los defensores no estaban preparados PORQUE NO ESTABAN EN GUERRA CON JAPÓN.

Pero en Cambio en Venezuela: ¿No dijo el presidente Maduro que estamos en una Guerra Económica?...no se supone que esa guerra tiene su representación política y con toda probabilidad un componente  terrorista... ¿y lo de Saleh?... ¿no es como para tener los oídos  y ojos afinados ante cualquier movimiento? ¿Cuál sorpresa?... ¿No nos habían dicho hace pocos meses que fue frustrada una conspiración en la Fuerza Armada? guerra avisada no mata soldado... aquí no hay SORPRESA.

Finalmente, tu inquisidora mente no tiene otra alternativa que descalificar y mentir, además de manipular groseramente.

Dices que quería desmeritar la situación política actual del país; eso es falso, uno de mis razonamientos fue este:

No dudamos de la seriedad de lo acontecido y de que TODAVÍA hayan sectores de la fuerza armada conspirando para iniciar una revuelta, confundir a la población, e incidir en la activación de planes terroristas de desestabilización de mayor envergadura, para crear una crisis que haga creer que Venezuela está sin control...eso no lo ponemos en duda.

De modo que tengo plena conciencia de la situación política, y lo puedo afirmar con convicción, porque durante los años en que te dedicaste a hacer banal publicidad y a pregonar el “Fin de la Historia”, otros compañeros nos encontrábamos alimentando el sueño de transformación de nuestros pueblos, y eso nos hizo afinar nuestra sensibilidad analítica y la capacidad de respuesta.

Cuando invadieron Grenada, lo supimos antes en Nicaragua, justo cuando se desarrollaba el movimiento militar previo desde las bases en Estados Unidos y en VIEQUES... por ello, fuimos citado a alerta combativa todos los milicianos; y nos colocamos el uniforme verde oliva y nos encasquetamos los fusiles AK 47 y los arnés... nos reunieron en la Plaza de la Revolución, y después de un discurso encendido del Comandante Tomás Borges, nos dirigimos a ocupar posiciones… todavía no sabemos si los estadounidenses tenían ganas de entrarle a Nicaragua, pero lo que si te puedo decir, es que LOS ESTÁBAMOS ESPERANDO, así que no habría sorpresa ante escenario de agresiones tan prolongado, eso si es tener consciencia de ESTAR EN GUERRA, dos días después nos enteramos de que habían invadido Grenada... No nos sorprendimos.

Yo no aprendí en una academia militar, ni fui a un polígono a obtener medallas de tiro (esos si podrían hacer un análisis chimbo); yo estuve en escenarios de guerra muy concretos que me hicieron reflexionar profundamente sobre la fragilidad del poder cuando no se tiene una fortaleza ideológica que lo sustente (tú no eres precisamente esa fortaleza) y lo que sucede cuando las fuerzas vivas de lo posible no se mueven por convicción.

Y finalmente: ¿cómo puedes decir públicamente “dilecto amigo” al referirte a mi?, porque ya en la oportunidad en que hice una llamada cordial a tu casa para exponerte fraternalmente lo que me pareció una irregularidad,  me respondiste con un Felonía públicamente, actuando además como un pobre ACUSETA... (http://www.aporrea.org/actualidad/a176573.html).

Entonces ten sindéresis y deja la diplomacia hueca.

Cada derrota es una identidad perdida (a medias), lo importante es no perderla completamente, como algunos que pregonan nuevas identidades después que al ser derrotados una vez, asumieron la identidad del contrario y luego se pregonan nuevamente impolutos defensores de los valores que abominaron; o aquellos que lograron el milagro de la doble identidad y son la mentira, que después de cortar la cabeza a la verdad, andan por el mundo usándola en sustitución de su rostro...como un antifaz.

salud!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4094 veces.



Diego Silva Silva

Compositor- Guitarrista- Investigador-Articulista-Conferencista. Licenciado en Educación. Ha recibido, entre otros reconocimientos (en las áreas de la música sinfónica, de cámara, electroacústica): Seis Premios Nacionales de Composición, Siete Premios Municipales de Música; el Premio Latinoamericano de Composición Casa de las Américas; ha presentado sus obras en Moscú, EEUU, Cuba, Nicaragua, Francia, Inglaterra, España, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Uruguay, Siria y Canadá; Investigador de la música del pasado colonial de Venezuela (restauró un extenso legajo de Canciones Patrióticas Sinfónico Coral caraqueñas desconocidas); ha estudiado las diferentes manifestaciones de la gran diversidad que representan las músicas de América y el mundo no occidental; fue asesor del departamento de investigaciones culturales del Ministerio de Cultura de Nicaragua (1983-1987); fue Vice-presidente de la Sociedad Venezolana para la Música Contemporánea y Presidente de la Comisión Artística de la Orquesta Filarmónica Nacional. Ha dirigido la Orquesta Sinfónica Venezuela, la Municipal de Caracas, de los Llanos, de Falcón, de Aragua, la Filarmónica y otras agrupaciones orquestales incidentales. Ha sido guitarrista acompañante de: Gloria Martín, Alí Primera, Lilia Vera, Cecilia Todd, Los hermanos Godoy, Isabel Parra entre otras y otros. En los años 70 fue miembro Fundador de la Camerata Renacentista de Caracas en donde se desenpeñó como laudista, vihuelista, violinista y percusionista.


Visite el perfil de Diego Silva Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: