El agua fuerte de Chávez

Arriesgo una lectura sumergida en los sentidos del agua. Hablo del 4 de octubre de 2012 en el último encuentro de Hugo Chávez con su multitud, en que concurren formidables energías de sentido. El primero es el mito del Cordonazo de San Francisco, que invoca el cordón franciscano, místico y sacrificial, que coincidió con la llegada del candidato a la tarima. Para que todo fuese más emblemático, ese 4 de octubre el cordonazo fue el más recio en muchos años.

El agua vinculó con la bendición franciscana. Era agua que venía del cielo bendita por Dios mismo. Había gente refugiada del aguacero bajo cobertizos, pero apenas se anunció que el Comandante se estaba mojando, exclamó en olor de comunión: «¡Si Chávez se moja yo también me mojo!». Y nos mojamos todos, con el agua a la rodilla, sorbiendo a Chávez mientras caminaba y danzaba en la tribuna, eufórico en el clímax de una campaña heroica, en medio de la enfermedad diabólica que nos lo mantenía cautivo. Aquella lluvia torrentosa lo purificaba del mal. Pero no solo a él sino a la gente brava congregada por él a lo largo de una travesía épica, enfrentada al mayor imperio de la historia, esa potencia obcecada, cruel, despiadada, brutal, en fase que luce terminal, que no nos ha dado tregua en financiar a sus cipayos pérfidos y perdedores. Esa multitud electrizada por Chávez durante veinte años en que el heroísmo impregnó a la nación, inspirada por las grandes bravuras de 500 años de resistencia y martirios épicos, Guaicaipuro, Gual y España, Bolívar, Ribas, Sucre, Miranda, Zamora, Maisanta, miles, hasta este novísimo héroe que se inmolaba en escena. Porque Chávez sabía que venía de una terapia debilitante y que mojarse hasta los tuétanos era agravar su estado en el mero filo de la muerte, que nos lo quitó cinco meses y un día después.

El agua es bautismo y esa vez nos sumergimos con él en ese medio cristalino, celestial, que creó una red líquida entre Chávez y su multitud, que aún dura y que por ese ardor simbólico se volvió ecuación que nos transfigura en Chávez en ese adiós hermoso y doloroso que todavía conjura este desvalijamiento sórdido que una vez más nos inflige esta parodia de burguesía chambona, usurera, sádica, mediocre y grotesca que no comprende nada.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6414 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a202396.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO