La Casa de los Espíritus de Isabel Allende

Recordando al comandante Chávez cuando se refería a al golpe estado contra de salvador allende en chile, el comandante siempre señalaba que la debilidad de la revolución de allende es que era pacifica pero estaba desarmada, y por lo tanto la diferencia a nuestra revolución es que también era pacifica pero esta estaba armada, y tenía mucha razón, pero los acontecimientos que sufrieron los chilenos y que estamos sufriendo los venezolanos, son exactamente iguales y así lo señala ISABEL ALLENDE en su libro la casa de los espíritus que al leer yo algunos fragmento el asombro es inmenso al encontrar las increíbles similitudes de la guerra económica que se llevó acabo por parte del imperio y la oligarquía chilena en aquel momento y que los mismos actores es decir el imperio y la oligarquía pero venezolana lo hacen en nuestro país, repasemos algunos fragmentos sorprendentes y hagamos comparaciones y les aseguro no encontraremos diferencia.

"La organización era una necesidad, porque 'el camino al Socialismo' muy pronto se convirtió en un campo de batalla (...) la derecha realizaba una serie de acciones estratégicas destinadas a hacer trizas la economía y desprestigiar al Gobierno.

Había comenzado el desabastecimiento, que llegó a ser una pesadilla colectiva. Las mujeres se levantaban al amanecer para pararse en las interminables colas donde podían adquirir un escuálido pollo, media docena de pañales o papel higiénico.

Se produjo la angustia de la escasez, el país estaba sacudido por oleadas de rumores contradictorios que alertaban a la población sobre los productos que iban a faltar y la gente compraba lo que hubiera, sin medida, para prevenir el futuro.

La policía trató de impedirlo, pero era como una peste que se metía por todos lados y por mucho que revisaran los carros y detuvieran a los que portaban bultos sospechosos no lo podían evitar. Hasta los niños traficaban en los patios de las escuelas.

Se paraban en las colas sin saber lo que se estaba vendiendo, sólo para no dejar pasar la oportunidad de comprar algo, aunque no lo necesitaran. Surgieron profesionales de las colas, que por una suma razonable guardaban el puesto a otros, los vendedores de golosinas que aprovechaban el tumulto para colocar sus chucherías y los que alquilaban mantas para las largas colas nocturnas. Se desató el mercado negro.

Isabel Allende, La Casa de los Espíritus.

Estos fragmentos para reflexionar y tomar conciencia de lo que realmente vivimos ¡HASTA LA VICITORIA SIEMPRE CAMARADAS!

keymedina81@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2738 veces.



Key Jesús Medina Alcalá

Locutor y productor nacional independiente. TSU administración de turismo

 Keymedina81@gmail.com      @medinake

Visite el perfil de Key Medina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Key Medina

Key Medina

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a202234.htmlCd0NV CAC = Y co = US