Cómo pedirle millones de dólares a los chinos sin violar la Constitución Bolivariana

Hace más o menos 15 años, cuando quien suscribe no era un revolucionario a cuenta propia sino militante de 24 horas y traductor de los congresos del Partido Comunista de Venezuela y la jcv, tuve la oportunidad de conocer y conversar largamente con cientos de delegados internacionales de prácticamente todos los países donde existiera un partido comunista, incluyendo por supuesto a China. Como en todo grupo humano, hay gente buena y mala. Bastante conocí sobre diferentes camaradas en época de nuestra naciente Revolución Bolivariana, la primera en ocurrir dentro de un país con grandes riquezas petroleras.

Hay quien dice que tal riqueza (petrodólares) hizo a nuestra revolución la más atractiva de América Latina ante los ojos de muchos camaradas extranjeros que hablaban de solidaridad internacional e internacionalismo proletario pero nunca se afanaron en visitar las tierras de revoluciones no petroleras como Bolivia o Nicaragua.

Recordando mi juventud militante, retomo reflexiones que empecé a madurar desde aquella época. El siglo XX parió dos grandes potencias socialistas, una la Unión Soviética la cual se fue a la quiebra por su ilimitada e incomparable solidaridad económica a favor de países no industrializados que fallaron en retribuir productivamente hacia Moscú los caros favores recibidos durante décadas de donaciones.

La otra potencia socialista fue China, para muchos su pragmatismo económico la hace todavía viviente en el siglo XXI y enrumbada al primer lugar de las economías. A diferencia de los soviéticos, los chinos no regalan, sino que hacen negocios y obtienen ganancias. Para nadie es un secreto la incorporación de importantes elementos del libre mercado en la economía china como la flexibilidad de sus leyes laborales, libertades comerciales, así como la imposición de préstamos con intereses a países en dificultades (EEUU, Venezuela, etc.).

El pragmatismo chino es un fenómeno económico y filosófico posterior al fallecimiento del líder revolucionario Mao Tse Tung y el auge ideológico del socialismo en el siglo XX. Tal pragmatismo puede resumirse en palabras de su modernizador y líder Deng Xao Ping: "No importa si el gato es blanco o negro, lo importante es que cace ratones".

En este contexto el gobierno de Venezuela debe ser prudente en sus decisiones de endeudamiento para solventar la crisis creada por los bajos precios del petróleo criollo, toda vez que el Presidente Nicolas Maduro ha anunciado una extensión de los acuerdos económicos con la República Popular China. Esta año el gigante asiático otorga 20 mil millones de dólares que serán pagados a plazo con barriles de petróleo venezolano. En la actualidad, alrededor de medio millón de barriles diarios son exportados a China.

No se conocen más detalles sobre el referido pacto chino venezolano, pero confiamos en que la intención del Gobierno Nacional es que el mismo sea ajustado al marco de la Constitución. Por ello advertimos que el artículo 311 constitucional señala: "(...) El Ejecutivo Nacional presentará a la Asamblea Nacional, para su sanción legal un marco plurianual para la formulación presupuestaria que establezca los límites máximos de gasto y endeudamiento que hayan de contemplarse en los presupuestos nacionales (...)".

Consideramos que en cumplimiento de la Carta Magna, es imprescindible que los acuerdos con China sean sujetos al debate y control de la variopinta y plural Asamblea Nacional, lo cual tiene su razón de ser en garantizar la transparencia administrativa sobre el manejo de los recursos, el examen de las decisiones, su conveniencia y el conocimiento público de los ciudadanos en este tema de relevancia nacional.

Asimismo cuando la precitada norma constitucional hace alusión a un "marco plurianual" ello significa que el Ejecutivo Nacional está obligado a presentarle al Poder Legislativo una planificación de varios años a futuro respecto a los procesos de endeudamiento y sus límites.

En tal sentido, si se hubiere obviado la aprobación del parlamento nacional así como el respectivo marco plurianual, puede causarse la apariencia de que el gobierno improvisa en materia económica, que el gabinete ministerial desconoce cuánto dinero se va a necesitar en los próximos años y que por lo tanto no planifica asuntos tan vitales como el endeudamiento con imperios extranjeros (ahora China, antes EEUU y su brazo financiero el FMI).

Como revolucionarios comprometidos con la soberanía popular e intransigentes defensores de la Constitución Bolivariana, sugerimos replantear el manejo de los acuerdos con China, más todavia cuando se trata decenas de miles de millones de dólares que se constituyen en gravamen sobre nuestro petróleo para los años y generaciones futuras.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6443 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: