¡Estoy viendo el despeñadero, cuidado!

Nota previa: Me animé de escribir este artículo en vista de la situación que estamos viviendo en el país y la postura del bando chavista, llámese: gobierno chavista más pueblo chavista.

Si fuera a definirme lo haría con el concepto de un chavista preocupado que ha denunciado distintas cosas que se suceden en el país y que no he encontrado canales para canalizar mi preocupación, y además, molesto por la mano suave o mejor dicho, muy suave del gobierno venezolano ante el ataque feroz e implacable que realizan los enemigos de la patria. Por otro lado, molesto también en vista de que los últimos cinco(5) artículos que he enviado al portal Aporrea no me los han publicado. Me detuve a revisar el por qué mis artículos pasaron por debajo de la mesa, varias razones llegaron a mi mente, dije “debe ser que estoy publicando un artículo contra el gobierno” para convencerme más tarde que otras veces publiqué en el mismo Aporrea artículos más candentes y sin embargo me lo publicaron y así estuve buscando la razón o razones del por qué últimamente no me publicaban, creo que la encontré. Mis artículos estaban escritos con el Hígado y no con la racionalidad que se requiere. Espero que este si sea publicado, aún cuando haga críticas al proceso revolucionario.

Artículo:

Creo sinceramente que el gobierno está peleando una pelea equivocada contra los adversarios, la situación actual es comparable a algo así como si hubiesen dos equipos que juegan beisbol, uno respeta las reglas y el otro no. El equipo que respeta las reglas tendrá múltiples dificultades, en vista de que al otro equipo se le puede ocurrir que tienen que sacarle hasta diez outs para que termine su turno al bate, o que, cuando van a cubrir, tengan treinta peloteros en el campo, 15 en el cuadro y quince el los jardines. ¿Sería usted capaz de jugar con un equipo que viola las reglas del beisbol como el descrito?.

Esa sería una buena pregunta que debería hacerse el gobierno, porque en verdad la lucha o pelea es contra unos adversarios como los descritos. El gobierno y los chavistas usan las reglas del juego y hasta se exceden en su cumplimiento, fíjese, para todo se esgrime la constitución y las leyes, los derechos humanos, lo cual muestra que el gobierno es un fiel cumplidor de la constitución, es decir, es un gobierno democrático, pero, el adversario, ha usado y usa distintos mecanismos, herramientas, técnicas y estrategias que hacen difícil derrotarlos.

A mi juicio, estos vándalos cada día obtienen triunfos pequeños, pero al final son triunfos. Es como el famoso futbol americano que avanza yarda a yarda, el que más avance gana el juego, así están estos locos desenfrenados de la oposición que poco a poco “empujan” al pueblo e incluso al pueblo chavista al despeñadero.

¿No lo creen?, yo tampoco lo creí, pero lo que está pasando a nivel del llamado “pueblo llano”, está causando verdaderos estragos en la población, traigo algunos ejemplos, que nadie me lo ha dicho. Soy testigo presencial, veamos: A la fecha, todos los comerciantes a lo largo de la avenida Sucre de Catia -no dudo que ocurra en muchos sitio del país- sobre todo las carnicerías y charcuterías han elevado los precios en un –lea bien- cuatrocientos(400%) por ciento, la carne para guisar está a 350 Bs, la pechuga de pollo está a 450 Bs. Si usted se “arrecha” como vi a varias personas hacerlo y yo mismo, te dicen que “vaya a comprar a otro lado a ver si consigues mejores precios” y he visto hasta gente que compra también, decirle al que se está quejando “bueno, vaya a quejarse con Maduro”.

Lo peor es, que las carnicerías y charcuterías y demás negocios, sin mencionar a los buhoneros, tienen un lista de precios como lo exige la ley, la misma tiene los precios regulados, y cuando usted le señala la lista, te dicen que eso ya no aplica. Es decir, están haciendo lo que les da la bendita gana, se están burlando del pueblo en primera instancia y en segunda instancia, del gobierno y del estado.

La gente por mi sector anda como si se fuera a acabar el mundo(clase media baja), usted lleva una bolsa y te la ven muchos ojos, llevas un carrito y te preguntan “dónde vas a comprar comida”, encuentras a muchas gente en una cola en el Unicasa, en el Micro Macro, Día a Día o donde los chinos y cuando les pregunta “qué están vendiendo/…” , las respuestas son: “…que no saben, pero están esperando…”, qué quiere decir esto, la respuesta no puede ser otra que: “esas personas tienen incertidumbre, desesperanza, miedo y temor…”. El problema es que eso se va contagiando o contaminando y al final puede ocurrir una epidemia, la cual creo que ya está presente.


¿Por qué está sucediendo este?, desde mi punto de vista la respuesta es sencilla, El enemigo lamentablemente sabe que este pueblo aún piensa con la panza -como afirma una camarada amiga- y si les quito los alimentos los domino, y por ende le creo un enorme problema al gobierno. La guerra psicológica que se genera a partir de las panzas vacías es mortal y por supuesto llega hasta el “ciudadano llano”, que algunos también llamas “Ciudadano a pie”. Hay escases, es cierto, producto de la guerra, pero, La sensación de escases es aún más terrible y hace más daño.

Además, el aporte que las grandes cadenas de supermercado están haciendo para que se genere un clima insoportable, contribuye a elevar la desesperanza y los miedos de la población. Veamos, cuando llega un producto de primera necesidad al mercado, sea Unicasa, Día a Día, Micro macro o el que usted conozca en la ciudad capital y en el interior del país, resulta que bloquean el acceso a cualquier ciudadano para que ingrese al establecimiento y lo obligan a realizar una cola, así no vaya a comprar el producto motivo de la cola. ¡Claro!, esto contribuye a aumentar la rabia del pueblo. En realidad es una vejación por todo el medio de la calle.

La escases de los alimentos, la sensación de escases, la elevación súbita y cochina de los precios de la comida y los accesorios para la vida, la restricción en el acceso a la compra de otros alimentos cuando llega uno muy demandado, unido esto con la obligación a realizar la cola así usted no compre el artículo de la cola, la burla del dueño del negocio, de sus empleados y hasta de gente que se suman a la especulación, el pésimo o ningún funcionamiento de los sistemas telefónicos de denuncia(0800/sabotaje y 0800/reclama) entre otras causas, están creando unas condiciones que avanzan hacia un límite peligroso.

Hay otras situaciones críticas que no voy a analizar en este momento, pero si mencionaré alguna que tiene relación con la denuncia analizada: No funciona lo de los cuadrantes de la policía, es sumamente preocupante lo que sucede cuando usted les llama, haga la prueba usted mismo.

En vista de lo planteado con la guerra económica, desde mi punto de vista hay que buscar una fórmula maravillosa para neutralizarla. Veo, percibo y soy testigo que a la guerra se están sumando gente del “pueblo llano”, comerciantes de pequeñas escala que también están especulando, amén de los buhoneros, para quienes y según escuché, les aplicarían medidas especiales si seguían especulando con la venta de alimentos y bienes críticos y de gran demanda por la población.

¿Cuál cree usted que podría ser la fórmula mágica?, no sé cuál será su respuesta, pero seguramente estará dentro de algunas de esta:

• Negocio que especule, debe ser expropiado de inmediato, sin que sus dueños reciban ningún tipo de compensación, e incluso, deben ser también retenidas sus cuentas bancarias, sus bienes, el de sus familiares cercanos y de toda aquellas personas investigadas en la especulación. Dicho negocio pasará a ser propiedad del gobierno, tal y como se está haciendo con los vehículos retenidos en la actividad del contrabando(Que me parece muy buena medida del gobierno).

• Así mismo, deberá ser detenido y pasado a la orden de los tribunales como un delincuente que atentó contra el pueblo. Es conocida la resolución de nuestro Libertador en cuanto a los corruptos y las personas que malversaban el erario público, para nuestro Libertador no había otra sanción más que la pena de muerte, ¡claro!, no se puede aplicar, lo que quiero mostrar es la gravedad del delito para nuestro Libertador.

• Creo que ya basta de la sanción conocida como “Las multas”. Estos degenerados no le paran a esta sanción, se burlan de la misma y de quienes la aplican, ¡claro!, eso lo recuperan en una semana de trabajo con nuevas especulaciones.

• Para los ciudadanos buhoneros, que aún siguen “echando vainas” y que una gran mayoría son extranjeros, el asunto no sólo debe ser el decomiso de la mercancía y la venta de la misma a precios regulados. La cosa debe ir más allá, deben ser privados de libertad.

• A la gente lo que más le duele es que le priven de libertad, ¡hay que hacer algo! y ¡ahora!, como dijo nuestro gran Simón Rodríguez “… o inventamos o erramos…”, bueno, esa es la cuestión, hay que inventar y ver que sucede, pero, no así como el ensayo y error que propone la teoría de la evolución, en este caso, lo que estoy diciendo está sustentado porque en mi estudio informal, las respuestas de la gente, sobre todo de los revolucionarios, fueron las comentadas.

• Dar una nueva función a la policía Nacional Bolivariana, ponerse a la orden del pueblo(porque no lo están) . Cualquier ciudadano al detectar especulación, acaparamiento, estafa por precios indebidos y asuntos relacionados con la guerra económica, estará facultado para convertirse en un combatiente eficaz y solicitar el apoyo de dicho cuerpo armado, abordándolos en sus comandos, o, al circular o transitar por la calles, a pie o en sus vehículos. La comunidad denunciará a los funcionarios policiales que no acaten la orden o el llamado de algún ciudadano en materia de la guerra económica y la policía deberá crear sistemas de comunicación perfectamente auditables y que dejen trazas, para la verificación en esta materia

• Es mi opinión y además me apoyo en Marx, cuando expresó (parafraseándolo) ”…todo sistema tiene que ser revisado en el tiempo, ningún sistema político y social es estático y debe ser revisado para realizar los ajustes necesarios…”, que dicha revisión debería ser realizada a la brevedad, esto podría sugerir: crear, modificar o eliminar leyes y mecanismos para que de una manera democrática podamos combatir esta implacable guerra que nos puede llevar a destinos inciertos.

Finalizo con la siguiente afirmación: “El pueblo quiere ver, necesita ver, sanciones certeras, efectivas y contundentes contra los criminales de la patria, Los Grandes, Los Medianos y Los Pequeños”. En tiempos críticos hay que tomar decisiones críticas, nuestro Libertador una vez expresó “…la necesidad no conoce de leyes…”, este es un momento de necesidades. Los enemigos de la patria, los de adentro y los de afuera, se aprovechan de tanta bondad y humanismo del gobierno venezolano.

Si la guerra va a cien años como predijo el comandante Chávez, entonces preparémonos para esos cien años. Que no nos agarren otra vez como unos pajaritos en la grama, “pájaro en grama es presa fácil”.

Un saludo y alerta. Si no me publican este artículo por Aporrea, buscaré otros medios por donde publicar, de lo contrario le agradezco su publicación.

mariodiazr1@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3768 veces.



Mario Diaz


Visite el perfil de Mario Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: