Incapacidad Policial...hay que resolverla

Yo también estoy muy preocupado por la trayectoria que está tomando nuestra patria, donde cada día los problemas se duplican. En mi caso solo escribo en materia de sociedad, es en esta área que me siento cómodo escribiendo, en vista de que vivo las experiencias, nadie me las cuenta.

El día 07 de enero del 2015 escribí un artículo por el portal Aporrea, titulado: "!Estoy viendo el despeñadero, cuidado!", el cual resumo e invito a leer en vista de que la situación país analizada en dicho artículo aún está vigente y es aún más grave..

La Patria está siendo "manoseada" como lo cantó y canta en inmenso Alí Primera, además, La Patria está fracturada, violada, agredida, mancillada, traicionada y vejada a lo ancho y largo de su extensión. Es por esto que debemos enfocar temas neurálgicos y en lo posible proponer soluciones.

En este artículo me enfocaré en algo que ya he escrito en otros portales y en mi libro digital cuyo título es: "Las Patas Flojas del Chavismo" publicado en Amazon. A saber, me referiré a la Policía Nacional Bolivariana.

Se supone que en toda sociedad la policía está hecha, diseñada y constituida como un elemento de la sociedad que participa activamente en materia de orden de acuerdo a las normativas vigentes para dicha sociedad. De una manera práctica y sin entrar en los aspectos filosóficos que más bien confunden y hasta desinforman, y a mi leal saber y entender concibo a la policía como aquella fuerza que de una u otra manera me restituye mis derechos como ciudadano en caso de que éstos sean violados, así mismo, la concibo como ese elemento de la sociedad que vigila el ambiente en el cual participa activamente esa sociedad o comunidad, con la capacidad de detectar las anormalidades que vayan contra el orden público, la buena convivencia de los ciudadanos, y el apoyo a los ciudadanos cuando éstos lo requieran.

Concibo a la policía como un cuerpo con mucha mística, y con vocación de servicio, formados como individuos que entiendan que los ciudadanos deben ser objetos de cuido y respeto, que cuando un ciudadano requiera de sus servicios, éste debería ser visto como el jefe, a quien hay que apoyar.

El policía debe entender de la dinámica social, los problemas que pueden presentarse entre miembros de una misma comunidad, y además entender que su rol es mediar y tratar de solucionarlos en sitio.

Concibo a la policía como un cuerpo que está en la calle, patrullando, conociendo a sus pobladores, entendiendo qué tipo o perfil tiene dicha comunidad, si es una comunidad apática, emprendedora, amistosa o peligrosa entre otras características.

Concibo a la policía como humanitaria, pero no pendeja, el policía debe ser como lo referencia la biblia cuando Jesús les habló a sus discípulos: "Sean mansos como palomas, pero, astutos como serpientes", el policía debe ser "un psicólogo" en potencia, debe tener empatía o la capacidad de colocarse en los zapatos del otro, claro, siempre con el marco de la ley por delante.

El policía debe tener la capacidad y habilidad de socorrer a unos ancianitos que necesitan pasar una calle, hasta enfrentarse con una banda delictiva. En definitiva el policía debe ser "Un Ciudadano Ejemplar". Su lenguaje debe ser claro, no contaminado con los distintos estilos repugnantes que usted escucha en el país, su porte debe ser marcial, que el mismo no atropelle, pero comunique seguridad al ciudadano. Debe escuchar para luego actuar, salvo aquellos casos donde no sea posible cumplir con este procedimiento.

Mi pregunta ahora, ¿es nuestra policía así?, para mi está alejada de todo lo que he escrito, comenzamos porque la policía no realiza PATRULLAJE, lo cual es necesario en la Venezuela de hoy día, con el patrullaje se resuelven muchos problemas, por qué un ciudadano tiene que denunciar a unos infractores que estén irrespetando la paz de otros ciudadanos por intermedio de fiestas escandalosas que se extienden hasta la calle, ¿no les parece que mediante el patrullaje la policía tendría la oportunidad de detectar esta infracción?. El policía armado con la ley resolvería el problema en sitio, y con esto, se evitaría entrar en procesos burocráticos, ineficaces e ineficientes y muchas veces cargados de vicios, al acudir a otras instancias que nada resuelven.

Dónde está el humanismo de nuestra policía si siempre están en sus comandos, la gente está en la calle, no es sus comandos, los problemas se suceden en las calles, no en sus comandos.

Aún más, soy del pensar que la policía debería ser también comisionada al combate contra los especuladores que tanto daño hacen hoy día contra el pueblo. Si la policía estuviese en la calle, el ciudadano tendría con mayor certeza un apoyo contra los especuladores, por ejemplo, en mi artículo anterior publicado en este portal Aporrea, describí cuando los pasajeros de Guarenas Guatire fuimos estafados por los "ruleteros" de las camionetas, ¿qué hubiese ocurrido si tuviésemos un comando policial cerca, o una patrulla, o unos policías de a pié, y que estos policías estén preparados en distintas materias para la atención y defensa de los ciudadanos?, seguramente nuestros derechos no fuesen violados.

Para finalizar soy de la idea de emprender un nuevo proyecto de reestructuración, adecuación, nueva formación del policía que contemple lo que se ha especificado en este artículo, revisión de procedimientos, objetivos, y metas. Esto último habla de la eficaz herramienta, técnica o metodología conocida como Reingeniería de Procesos. Es urgente tener una policía "que exista". Así mismo, deben revisarse ciertos criterios que impiden el eficaz desempeño de una policía, como lo es "…el patrullaje atenta contra el pueblo…", criterio este que he escuchado en boca de encumbrados personajes y funcionarios públicos.

Ruego a Dios que se les abran los sentidos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1178 veces.



Mario Díaz


Visite el perfil de Mario Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social