Se va, pero nos viene otro

Estamos dejando atrás un 2014 lleno de conflictos que presagian un 2015 complicado y difícil tanto para los capos del capitalismo quienes, a pesar de la crisis sistémica, insisten en implantar un orden mundial único bajo el comando del gobierno de los EEUU, como para los pueblos que desde su diversidad y experiencia exploran alternativas justas de convivencia comunitaria y con la naturaleza.

Estamos dejando atrás un año signado por la violencia bélica, tecnológica, mediática y cultural utilizada como instrumento de dominación y explotación por parte del hegemón estadounidense y las potencias cómplices. Un año de la violencia utilizada como respuesta obligada por parte de las naciones y grupos víctimas de los embates de éstos.

Pero también estamos cerrando un año durante el cual han quedado cada vez más evidentes para distintos pueblos, incluyendo el estadounidense, la apuesta una nanominoría parásita por la miseria y destrucción de la macromayoría empobrecida o en proceso de empobrecimiento.

Un año durante el cual los mitos y factoides producto de tanques de pensamiento incapaces de mirar más allá de sus ombligos no han podido ocultar la mugre y el hedor del supuesto proceso civilizatorio impuesto por la elite blanca occidental.

En Venezuela, estamos cerrando un año más de la guerra permanente declarada por los amos del gran capital y sus cipayos locales. Un año violento de guarimbas, asesinatos, pérdidas y dolor. Un año de especulación comercial y monetaria.

Pero también, un año de grandes aprendizajes. Un año de consolidación del liderazgo del Presidente Maduro, de notables avances en el poder popular y de enriquecedores debates inter fuerzas revolucionarias. Un año de lucha frontal contra contrabandistas, acaparadores y especuladores. Un año de auge para algunos líderes y de caída para otros, enlodados por la corrupción. Un año de empobrecimiento moral y político de los aspirantes a líderes de la oposición.

Un año difícil que debemos cerrar con la convicción y fuerzas necesarias para enfrentar las vicisitudes que nos traerá el 2015, profundizar el proyecto revolucionario bolivariano y fortalecerla la unión y autenticidad Nuestro Americana.

Como dijo nuestro Comandante Chávez "Hoy tenemos la Patria más viva que nunca, ardiendo en llama sagrada, en fuego sagrado". ¡Y así debemos mantenerla!.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1282 veces.



Mariadela Villanueva

Analista y comunicadora. Socialista y chavista. Firme creyente del poder popular

 mariadelav@gmail.com      @mariadvillanuev

Visite el perfil de Mariadela Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Villanueva

Mariadela Villanueva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a200011.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO