La corrupción se derrota con honestidad

Con la misma responsabilidad social de siempre he asumido la Dirección General del Servicio Autónomo de Registros y Notarías (Saren), desde donde acompañamos a plenitud al Presidente en este nuevo combate contra la corrupción, que no termina en la captura del corrupto.

Lo importante es cambiar el sistema que estimula la corrupción: el burocratismo con sus procesos y requisitos engorrosos. Sustituir al corrupto o al ineficiente no es suficiente, se debe hacer toda una revisión de la forma como se vienen gerenciando o administrando las instituciones que atienden directamente los trámites de los usuarios.

"Sin moral pública no puede existir la República, ni hay libertad. Moral y luces son los polos de una República. Moral y luces son nuestras primeras necesidades". Así se expresaba el Padre Libertador en Angostura y sin duda a partir de tan genial reflexión nació en mí esa pasión por una vida con dignidad y una repugnancia extrema a cualquier acto de corrupción: pública, privada o mixta.

En definitiva, se trata de una filosofía funcional auténticamente revolucionaria -como lo pedía el comandante inmortal- que requiere de hombres y mujeres probos capaces de destruir esa red tenebrosa tejida durante 40 años por mafiosos que se habían apoderado del Estado en beneficio propio.

Ese método se basa en algo clave: "El usuario siempre tiene la razón". Como ya lo hemos aplicado en otras instituciones, donde eliminamos cuevas de corrupción indescriptibles, aplicaremos la tecnología y buenas prácticas que nos permitan tener trámites con procesos más cortos, rápidos, seguros y menos gravosos.

Mientras más difícil se diseñe un trámite más se potencia la corrupción. Por eso nuestra solución fue sencilla y punzante: hacer todo lo más accesible y fácil posible para el usuario. Eso sí golpeó duro a la corrupción y eliminó de raíz a los gestores corruptores. Esto es lo que estamos programando desde la Autoridad Única.

Como siempre actuaremos con justicia y firmeza, desenmascarando en flagrancia a los delincuentes, quienes serán sancionados como marca la Ley, dejando como mensaje vital a todos los trabajadores el destino que tendrían al incurrir en errores de ese tipo.

Súmense a la batalla por la dignidad y juntos, con honestidad, ganaremos esta guerra contra la corrupción.

Compatriotas: ¡Los honestos somos muchos más que los inmorales! Tengo mucha fe en ustedes. ¡Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2061 veces.



Dante Rivas


Visite el perfil de Dante Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Dante Rivas

Dante Rivas

Más artículos de este autor