¿Podrá un obrero acabar con la pobreza y sobrevivir en el intento?

Claro que Maduro ya tiene los días contados por estar perdiendo cada día el favor de los chavistas pobres, pues éstos están desapareciendo cada vez más de la escena política y en un futuro mediato no quedará ninguno que lo apoye para una nueva reelección presidencial después del 2025. Esto pareciera un argumento traído de los cabellos, pero la realidad que estoy viviendo es que, quien va saliendo de la pobreza, gracias a las políticas sociales y económicas del gobierno revolucionario, adquiere el miedo de volver a ella.

Estoy rodeado en la ciudad de Mérida de los más recalcitrantes antichavistas que he conocido en mi vida. Vivo y siento los ataques furibundos de esa derecha escuálida de esta ciudad contra el presidente obrero, eso me hace sentir obligado a reconocer que Maduro lo está haciendo bien y que la oposición que lo adversa se siente realmente afectada y por eso lo ataca con tanta saña y vehemencia. Aquí conozco chavistas, de esos que se visten de “rojos rojitos” infiltrados, que han disfrutado de las mieles del poder y se han aprovechado de él, coinciden con la oposición de que éste gobierno no sirve para nada.

Según los teóricos sistémicos de la Ciencia Política, un grupo permanece en el poder mientras el apoyo a las políticas implementadas por el gobierno en ejercicio es mayor al rechazo que ellas generan. La experiencia, que actualmente estoy viviendo, es que las políticas económicas del gobierno del presidente Maduro, heredero de –Chávez, son apoyadas y aceptadas por la gran mayoría de la población, pues están esperanzados que a ellos lleguen los beneficios de esas políticas.

Debo confesar que en mi fuero interno me habían entrado dudas sobre las últimas medidas tomadas por el presidente en relación a los buhoneros y al abastecimiento de los artículos de primera necesidad. ¿Cómo es posible que las medidas tomadas estén dirigidas a atacar los efectos y no a las verdaderas causas? . Reflexionando he llegado a las conclusiones siguientes:

1.-El gobierno reconoce que el “consumismo exagerado” ha dañado la moral del pueblo y hay que hacer las reparaciones del caso.. El hecho de que los buhoneros no sean los causantes de la crisis que estamos viviendo, no los exime de culpa. Si ellos se consideran víctimas y el gobierno así los ve y no trata de corregirlos, entonces nunca podrán adquirir conciencia de la responsabilidad que tienen con el proceso revolucionario que estamos viviendo. Se perdería todo el esfuerzo de 15 años de revolución si se les exime de responsabilidad tratándolos como niños indefensos e inocentes.

2.-Si durante 15 años el gobierno revolucionario ha discurseado, que el pueblo pobre es la base del poder que ha hecho posible los avances sociales, económicos, políticos y culturales donde se está sustentado el Socialismo del Siglo XXI y son ellos mismos los verdaderos protagonistas de éste proceso, sonaría a engaño el tratar de exculparlos ante una crisis en los cuales ellos son personajes de primera línea en el frente de batalla contra la guerra económica que nos ha declarado la derecha apátrida.

3.-Con las medidas que se están tomando el pueblo tiene que aprender por la praxis y darse cuenta que están actuando a favor de sus enemigos históricos y que si estos llegaran a triunfar actuarían contra ellos mismos sin ninguna consideración y tendrían más perdidas de las que ahora podrán tener con las incautaciones que se les hagan por ejercer el comercio ilícito y usurero.

4.-Que llegó la hora de ponerse los pantalones largos y a todos los que se dicen chavistas y pregonan ser revolucionarios, no pueden estar actuando en contra de ellos mismos para desestabilizar la economía nacional.

5.-Que quien a estas horas del partido no sepa dónde está metido, no esté enterado de cuáles son los intereses que están en la mesa, pero en su accionar actúa contra los intereses de la patria, entonces que opte por el bando patriota y se someta a las leyes de la República o se declare en rebeldía y no pida clemencia.

Mis reflexiones me llegan a concluir que el presidente obrero lo está haciendo bien. No puede permitir que los trabajadores, en nombre de quien gobierna, adquieran los valores del capitalismo y actúen creyendo que no están haciendo nada malo en contra de sus semejantes, tal como si lo hacen los capitalistas

Actuar de esa forma hasta le podría costar a Nicolás Maduro la presidencia de la República y a la Revolución Bolivariana sufrir un revés en las próximas elecciones parlamentarias, esas son posibilidades que no son descartables, cuando se hace un análisis politológico de la actual situación que vive el país; pero es un riego que bien vale la pena correr, antes de seguir permitiendo que éste pueblo continúe degradándose moralmente robándose los unos a los otros o facilitando condiciones para desangrar a la patria con las practicas del contrabando de extracción tanto de mercancías como de dólares.

“Las erráticas políticas económicas del Presidente Obrero”, tal como las percibe la oposición, ¿lo estarán llevando al final de su carrera política?. De seguir así y según mi percepción, es muy posible que lo jubilen en el año 2030 habiendo perdido el favor de los chavistas pobres, pues éstos ya no existirán, pues cumplido las metas trazadas por el Comandante Chávez, de construir un país sin pobreza, donde al menos el 80% de la población goce de todos los privilegios que le corresponden por vivir en el país petrolero, que se jacta de poseer las reservas de crudos más grandes del planeta.

…Si Maduro acaba con la pobreza, ¿entonces tiene los días contados?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1416 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: