El nacionalismo progresista

    Para los países oprimidos por el imperialismo la defensa de la nación constituye la primera tarea del revolucionario, porque es condición indispensable para alcanzar el desarrollo de todo género y, por supuesto, el económico. La dominación imperialista no persigue otro propósito que extraer las riquezas naturales, la plusvalía que generan los trabajadores y el beneficio financiero por medio de manipulaciones que abarcan toda la estructura de una nación.

               Las clases dominantes del país imperialista no aceptan pasivamente el desarrollo propio de las naciones que procuran emanciparse. La historia está llena de guerras contra ellas y de allí que los altos valores históricos, morales, políticos y artísticos acompañan la lucha de los pueblos por su liberación.

               El imperialismo, al contrario, se caracteriza por el chovinismo, el afán de explotación a otros pueblos del mundo y, por eso, carecen de esos valores. El imperialismo yanky, por ejemplo, tiene en su territorio a millones de sus habitantes en condiciones de analfabetismo y carentes de servicios de salud. Ni siquiera con los más elementales beneficios a una parte importante de su población puede justificar la explotación que llevan a cabo en diversas partes del universo.

               Dentro del país dominante surgen seres humanos que repudian semejante inmoral dominación. “No puede ser libre un pueblo que explota a otro” dice Carlos Marx. El imperialismo fue rigurosamente analizado por V.I. Lenin y eminentes ciudadanos estadounidenses acogen el planteamiento del gran dirigente revolucionario.

               La propaganda que pretende justificar la burguesía financiera del país imperialista carece de autenticidad y allí han surgido creadores de alto vuelo que ponen al desnudo la irracionalidad del sistema. Son elocuentes las obras literarias como la deDreisser hasta la llamada “generación perdida”, la cual tuvo brillante expresión en Hemingway.

               Artistas, literatos venezolanos y venezolanas han sido expresión de la nacionalidad: Gallegos, Andrés Eloy Blanco, Cesar Rengifo, Antonio Arraiz, Lucila Velásquez, Miguel Otero Silva, Lucila Palacios, etc., etc. No hay falsificación en su obra porque son expresión genuina de la nacionalidad. Chávez no vacilaba en citar a los dos primeros.

               La lucha por la nacionalidad es un largo combate de rango histórico. Venezuela tiene en su haber la grandiosa epopeya por la independencia, la más grandiosa hasta su momento por la libertad.

               Después de siglos de una historia infatigable parte importante de América Latina y El Caribe están renaciendo al desarrollo independiente. La épica de nuestros libertadores y la resistencia de los pueblos confieren una fuerza que jamás puede superar el imperialismo yanky. La integración continental es un poderío invencible. Cuba, Nicaragua, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil y Argentina están señalando el camino que nos conducirá a un futuro esplendoroso.

               La justicia social es el instrumento ideal para la unidad de cada uno de nuestros pueblos y ésta para la unidad de las naciones. En términos sociales, el problema de la nacionalidad no puede enfocarse acertadamente sino desde el punto de vista de las clases sociales. La alta burguesía ha sido cómplice de la explotación del país por el imperialismo y obviamente no tiene interés en la emancipación. Las clases oprimidas que soportan directamente la explotación, en primer lugar la clase obrera, están llamadas a constituir la fuerza motriz de la independencia. A lo largo de la historia el pueblo ha mantenido su devoción por los libertadores. El arte, la literatura y el folklore han sabido mantener los valores patrióticos a pesar de las feroces dictaduras y gobiernos al servicio del imperialismo y de sus clases asociadas.

robertohernandezw@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2101 veces.



Roberto Hernández Wohnsiedler

Abogado y Sociólogo. Fue diputado, vicepresidente de la Asamblea Nacional, Ministro del Poder Popular del Trabajo y Seguridad Social y militante del Partido Comunista de Venezuela (PCV). Es autor del libro La Clase Obrera y la Revolución Bolivariana.

 robertohernandezw@gmail.com

Visite el perfil de Roberto Hernández Wohnsiedler para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Wohnsiedler

Roberto Hernández Wohnsiedler

Más artículos de este autor