Entrismo: cuando puede hablarse alegre y folclóricamente

León Trotsky plantea la táctica del entrismo como una forma de disputa luego del fracaso del partido comunista alemán y la ratificación de ello desde la Comintern. No se puede negar los aportes que Trotsky hizo, por medio de debates y llamados para que el rumbo fuese corregido y evitar asi entre otras cosas el triunfo del nazismo. Eso está perfectamente demostrado en muchísimos escritos.

El entrismo como propuesta, surge luego de un análisis de la dinámica del comportamiento de las masas una vez materializado el triunfo del nazismo en Alemania, que empezaron a evaluar los enormes riesgos que ello traía. Para entonces el movimiento obrero se encontraba dirigido por la socialdemocracia por un lado y el Stalinismo por otro.

El entrismo tenía como fin disputar las masas, principalmente, a quienes se encontraban mas a la izquierda, y principalmente también, en los partidos que hacían vida en la II internacional. Cabe decir aquí, que desde la Comintern, esto fue señalado como una capitulación a la anterior, siendo tildado con ello Trotsky de sectario y otras cosas más.

El entrismo estaba estrechamente ligado a la construcción de un nuevo partido, revolucionario. Le metía contradicción a las masas en el marco de la lucha de clases, las tareas que de ello se desprendían y desnudando así, a las direcciones reformistas, e ir a por la IV internacional. También contenía en su cuestión intrínseca el factor tiempo, pues se planteo que dicha táctica no podía durar mucho, a lo sumo, algo más de un año. No está demás agregar que el entrismo término siendo un fracaso total.

Que por estos días se pueda escucharse a algún vocero del gobierno o a moderadores de algún programa de televisión, señalando de "entrista" a alguien en particular o a alguna organización, la cosa es para coger palco. Esto, además de ser un sin sentido total, aliña el terreno de la falsa discusión y arrima al argumento del "anti-argumento". Es de tan poco tino en la realidad, que seria algo así más o menos, como que alguien salga diciendo que los países del Alba pretenden reeditar un pacto de Varsovia.

Finalmente. Es muy fácil y olímpico poder hablarle al país desde espacios ventajosos, decir lo que se quiere, con todas las premisas que ello conlleva, y mas aun cuando no se puede ser contestado en igualdad de condiciones, pero mucho mas preocupante es, cuando a quien se le señala, hace marco en el debate, los argumentos y sobretodo plantea propuestas ante la difícil situación económica y política que atraviesa Venezuela. No es simplemente diferencias políticas, es más allá. Es para donde quieren ir unos y para donde otros. Y los estigmas y descalificaciones, en este caso particular, son señales inequívocas de que todo aquello que se esta fraguando se ha desconectado totalmente de su rumbo originario.

La revolución es del pueblo …

¡Ni burocracia, ni capital!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1448 veces.



Gustavo Martínez Rubio


Visite el perfil de Gustavo Martínez Rubio para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a196983.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO