Las fuerzas de ocupación siguen desarrollando su estrategia letal, el asesinato de Robert Serra y María Herrera

La gran mayoría de los medios de comunicación privados, el paramilitarismo y las quintas columnas enquistadas en el seno del proceso revolucionario, siguen realizando su trabajo como fuerzas de ocupación en nuestro territorio venezolano, y lo más grave, fuerzas de ocupación que desarrollan sus acciones en la conciencia de nuestro pueblo, a través de la llamada “Guerra de Cuarta Generación”.

Ya no recuerdo cuántas veces he repetido estas palabras, pero seguiré planteándolo mientras tenga aliento para hacerlo, o se aplique y consolide en serio el único antídoto capaz de detener la estrategia letal operada por la ultraderecha fascista y sus dueños imperiales: ORGANIZAR, POLITIZAR E IDEOLOGIZAR a nuestro pueblo, la aplicación de este antídoto es una tarea que no ha podido cumplir el PSUV, dada su concepción burocrática, clientelar y sectaria, desarrollada por al algunos dirigentes que desde las posiciones de gobierno secuestraron al partido para ponerlo a servicio de sus intereses, olvidando la necesidad de convertirlo en una fuerza social y política más allá de las coyunturas electorales internas, así como, en las contiendas contra la derecha venezolana, que responde a la gran burguesía nacional, al imperio norteamericano y a sus aliados internacionales.

¿Cuántos campesinos han caído? ¿Cuántos de nuestros militantes indoblegables con clara conciencia de la emancipación de nuestros pueblos, han derramado su sangre? El asesinato de Otaiza, la realización de operaciones comando en instituciones, tanto públicas, como privadas al minimizarse la guarimba, y el asesinato de Serra y Herrera, forman parte de una extensión de la guarimba en otra de sus modalidades; los objetivos siguen siendo los mismos: acumular fuerzas para destruir la revolución, sacando al Presidente Maduro por la fuerza, o ganando la mayoría en la Asamblea Nacional y aplicando un Referéndum Revocatorio.

Todas las operaciones, tanto políticas como militares; favorecen a la llamada derecha moderada y a la ultraderecha fascista, al fin al cabo, la conducta imperial apoya ambas estrategias y las fuerzas de ocupación mencionadas también; es así como, algunos medios privados tienen el don de invisibilidad y de visibilidad de lo que se les ordena, desde la moderación y el fascismo, e incitan al odio y a la muerte; los paramilitares realizan las operaciones cuerpo a cuerpo con saña, alevosía y sin escrúpulos y los quinta columna callan, esperan la llegada triunfante del enemigo para darle la bienvenida, contra quienes hasta ese momento fueron sus aliados.

Honor y gloria a Robert Serra y María Herrera, oportuno recordar el pensamiento del gran revolucionario Jorge Rodríguez (Padre), torturado y asesinado por los esbirros de CAP, quien en una oportunidad expresó: “EL RIESGO QUE CORREMOS, ES PARTE DEL DESPRENDIMIENTO QUE DEBE ANIMAR A LOS REVOLUCIONARIOS”


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1319 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: