Un asesinato por encargo

El  asesinato  del  diputado  Robert  Serra  dice  el  Ministro  Miguel  Rodríguez  Torres  fue  “Un  homicidio  intencional,  planificado  y  organizado  en  detalles,  macabra  encomienda”.  Diríamos    sin  ninguna  duda  que  fue  un  asesinato  por  encargo,  ejecutado  por  el  sicariato  al  servicio  de  obscuros  intereses  fascistas  y  terroristas  que  actúan  dentro  y  fuera  de  Venezuela.

La  respuesta  la  encontraremos,  sin  temor  a   equivocarnos,  en  los  videos  publicados  a  través  de  los  medios  de  comunicación , donde  terroristas  de  oposición  confesaron  los  planes  que  cumplieron  y  los  que  iban  a  cumplir:  Asesinatos  selectivos  a  líderes  populares  revolucionarios  y  comunales,  para  amedrentar  sus  bases,  además  de  la  colocación  de  explosivos  (C4),  en  sitios  públicos   importantes,  escuelas,  abastos,  discotecas,  centros  comerciales,  cafetines,  teatros  etc.

Es  un  ataque  certero  a  los  planes  de  paz   implementados  por  el  gobierno,  como  lo  hicieron  con  las  guarimbas,  pero  no  debemos  caer  en  provocación  y  seguir   adelante  con  dichos  planes.  sin  dejarnos  amedrentar.

Debemos  encontrar  y  castigar  a  los  culpables  materiales  e  intelectuales  y  aplicarles   todo  el  peso  de  la  ley.

Robert  Serra,  tenía  un  brillante  futuro  político,  fue  un  ejemplo  para  la  juventud  tanto  en  su  vida  pública,  privada  y  política,  además  de  ser  leal  y  fiel  a  los  principios  revolucionarios  a  el  Comandante  Hugo  Chávez  y  al  presidente  Nicolás  Maduro.

Es  el  diputado  más  joven,  que  ha  tenido  la  patria  en  200  años,  su  discurso  elocuente  y  encendido   lo  hizo  acreedor,  al   calificativo  de  “La  ametralladora  revolucionaria  de  paz”. Robert  Serra  no  murió  y  vive  en  el  corazón  del  pueblo  venezolano.  Decía  el  cantor  del  pueblo  Ali  primera,  “los  que  mueren  por  la  vida  no  pueden  llamarse  muerto”.  Todos  somos  Robert  y  María  Herrera.

La  muerte  de  Robert,  es  un  golpe  duro,  es  un  golpe  tremendo  para  la  juventud  y  para  la  revolución,  pero  se  equivocan  los  que  cantan  victoria,  porque  con  su  muerte  lo  que  hacen  es  fortalecer  mucho  más  el  espíritu  revolucionario  de  la  juventud  y  de  un  pueblo  que  siempre  lo  admiró.

Debemos  estar  alerta,  y  no  bajar  la  guardia,  porque  esto  puede  ser  el  comienzo  de  una  nueva  escalada  terrorista  anunciada  por  ellos  previamente;  dirigida  por   el  Paraco  Uribe  y  amamantada  por  el  Imperialismo  Yanqui.           



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1013 veces.



Raúl Ramirez

Abogado, profesor y escritor. Ex-guerrillero.

 rauljoseramirez@hotmail.com

Visite el perfil de Raúl Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Ramirez

Raúl Ramirez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a196003.htmlCd0NV CAC = Y co = US