Arrechera….

Me disculpan la expresión pero arrechera e indignación son lo mismo para nosotros hoy. Liberamos a un criminal como Simonovis y la ultraderecha asesina a un joven valiosísimo para la Revolución como Robert Serra. Se colma la racionalidad y la sindéresis.

 ¿Hasta cuándo los llamados a la calma y a la sensatez?

Recordemos a Bolívar: en El Manifiesto de Cartagena y que están vigentes ahora más que nunca: “A cada conspiración sucedía un perdón y a cada perdón sucedía otra conspiración que se volvía a perdonar… clemencia criminal que contribuyó más que nada a derribar la máquina que todavía no habíamos concluido” Para mí, primero fue Chávez, hábilmente eliminado físicamente por el imperialismo.

Van cientos de campesinos asesinados, caciques yukpas y dirigentes de la etnias originarias, dirigentes obreros, los muertos producto del llamado de Capriles a “drenar la arrachera”, los asesinatos de más de 40  venezolanos en las guarimbas, asesinato selectivo de dirigentes de la Revolución como Danilo Anderson, Juan (Juancho) Montoya, Eliezer Otaiza, y ahora Serra. ¿Estamos en presencia de una Venezuela colombianizada como cuando en esa nación asesinaron a más de 4 mil militantes de la Unión Patriótica?. La diferencia es que la Unión Patriótica era de oposición y nosotros somos gobierno. ¿Hasta cuándo la impunidad? Grita el pueblo bolivariano.

Y la gente de la oposición guarda un silencio cómplice que dice a gritos lo que realmente piensa de esto. Hipocresía pura. Imaginemos que hubiesen asesinado a un dirigente oposicionista el escándalo nacional e internacional que armarían. El pueblo está expectante, contenido por la dirigencia bolivariana. Pero hay límites...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1589 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: