Aventis

Capitalismo o una economía socialista

La experiencia electoral para la Asamblea Nacional pasada jamás  fue alentadora. El presidente, Hugo Chávez Frías aplicó un conjunto de estrategias para salvar los circuitos electorales, hoy, el panorama es repetitivo.  Existe un punto fronterizo donde la imagen del equipo ministerial se estanca y con él, la presidencia de la república.

El presidente, Nicolás Maduro Moros se enfrenta a una situación atípica en el campo ideológico y es su lucha contra las multinacionales, que, rigen la fe protestante en diversos núcleos de poder interno y la empresa privada que desea ostentar dolares libres a costa de nuestra primera riqueza nacional, como es el petróleo.

La Iglesia Maranhata, contaminó a la juventud del PSUV,  en el reciente Congreso Juvenil, a los cuales asistieron un aproximado de doce jóvenes, esto, es importante. Pero, ellos actúan con traje de camuflaje en las mismas plazas de combate de ideas del PSUV y exteriorizan sus deseos de controlar la presidencia bajo la tutoria de su pastor y un grupo de personas del club pentecostal.

   Con una lucha fragmentada en las protestas, la oposición aspira debilitar al gobierno utilizando sus propios recursos y activando un grupo de motorizados para que cometan delitos y ataquen directamente a los dirigentes y militancia del Psuv, donde estos, no  se encuentren organizados en equipos comunales, sobretodo, en Carabobo.  Acá, se refleja una discusión ética de los principios metodológicos de lucha a campo abierto para generalizar crisis desde la distribución de alimentos hasta llegar a los liderazgos locales que reflejan una visión de caudillismo. La reestructuración del poder político se hace inminente, cuando se muestran debilidades ante el Estado Delictivo. El sector químico es uno de los más agraviados por la inutilización de sus plantas y la poca fluidez en la adquisición de materia prima desde el exterior.

Es el momento de no ceder en el campo religioso. Es una arista que daña el sentido colectivo del sentir patriótico hacia el el Legado presidencial y éste Proyecto Bolivariano, es una manera fácil de confundir las cosas, asunto que es promovido desde los centros de las campañas mediáticas y bacteriológicas.

Europa desea actuar en concierto, bajo la conducción de Federica Mogherini, busca el pensamiento único para sus relaciones comerciales y  los protestantes a través de las multinacionales es su carta aval para insertar de productos  el mercado centroamericano y del Sur, aprovecharse de los criterios climáticos para avanzar en una campaña deshonesta hacia algunas Repúblicas Federales.

En América Latina,  se le ha dado impulso a los programas sociales en busca de reducir la pobreza en la región, pero, un informe determina que los grandes administradores de este programa son empresas vulnerables porque reflejan el sentir expansionista de los industriales que centrifugan capitales en la banca internacional.

Debemos dar ejemplo político de unidad y, que somos capaces de conducir a Venezuela en un verdadero proceso socialista y democrático. Jamás podrá ser una agenda partidista o individualista,   nada debe separar al venezolano de su realidad política como territorial, hay que darle pulso al trabajo de una manera ascendente y globalizada.

Hay que dar pasos seguros en el quehacer ideológico internacional y local, cada uno de nosotros, debe ser un protagonista de la historia para reescribir el sueño del Libertador Simón Bolívar y extender brazos de integración con la América Meridional.

Se debe planificar hacia nuevas metas políticas y objetivos que determinen la acción de un solo discurso. El Socialismo Democrático se construye trabajando de una manera consecuente con los ideales patrios, constituye una orientación hacia la producción y la productividad. La idea central, actualmente, es acabar con  con las perversidades del neoliberalismo e invitar a las comunidades hacia un verdadero proceso democrático, atendiendo  a las correlaciones de fuerza y a los intereses globalizados de todo un gran colectivo.

El Capitalismo como tarea, continua con vida, se debe ir a una verdadera economía socialista para evitar ambigüedades políticas, ella trae impotencia. Construir un proyecto alternativo trae sus consecuencias a una verdadera alternativa democrática, mientras le dejamos el país a los caprichosos bachaqueros y a los pranes, verdaderos jefes del Estado Delictivo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1137 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a195599.htmlCd0NV CAC = Y co = US