Presidente Maduro, gire a la izquierda y déle chola

¿Cómo encontrar la palabra adecuada, para que el clamor de las mayorías, llegue a Miraflores?, cada vez que Usted señor Presidente, se dirige al País, nos invade la esperanza de que ahora si, retomará el rumbo trazado en el Plan de la Patria (el verdadero el original), pero a poco de andar en este caso, de hablar, esta se escurre como el agua entre los dedos, vuelve la frustración, nada se vislumbra en el horizonte, de que vamos a retomar el camino hacia la izquierda, todo parece destinado a ver capitular a la revolución, nada se le dice al Pueblo, que sea cierto, en todo discurso está presente el acuerdo con la derecha endógena y de más allá y un Pueblo viendo como reciben Millones de millones, que es la razón por el cual entra al Palacio de Gobierno, la otra en un "supuesto negado", será para gobernar, y el de A PIÉ, que somos la mayoría, que viva como pueda y coma lo que consiga.

Desde la trinchera en que mujeres y hombres de esta Patria, luchan y se desenvuelven en este sin fin de problemas, aún siguen creyendo en el Legado que nos dejó Nuestro Comandante Eterno, luchar sin descanso contra la burguesía parasitaria y el capitalismo, todavía esperamos que nuestro gobierno despierte de este letargo y salga del enjambre que la derecha ha tendido y en la cual Usted señor Presidente sigue atado, el Pueblo sigue creyendo a pesar de los pesares que soporta, que Usted, si aplicará la Mano de Hierro y dará el Golpe de Timón. Espero no me tilden de ILUSO.

Hablarle claro al Pueblo fue siempre la llave maestra que aplicó nuestro GIGANTE, nunca nos mintió, ni siquiera en los momentos más delicado por el cual atravesamos, el Pueblo todo lo entendió y comprendió, sabía que tenía un líder que hablaba y actuaba de acuerdo al compromiso contraído, siempre supimos de primera mano, lo que iba a suceder en cualquier circunstancia y nos preparaba para enfrentarla, siempre dialogó con los trabajadores y trabajadoras, les escuchó sus angustias y también sus denuncias y recibió propuestas del Soberano, nunca hizo críticas destructivas con aquellos que señalaban sus errores, los cuales como todo ser humano cometió, pero jamás cercenó su opinión, esa es la dialéctica, que debe existir entre Gobierno y pueblo, hoy las voces disidentes que denuncian y advierten los errores cometidos, simplemente son silenciadas, así se hace más oscuro el camino que deberemos transitar, *sin crítica revolucionaria no habrá gobierno revolucionario*.

Miraflores, la Casa del Pueblo, ahí solo se ven a "empresarios" que una vez más, vuelven a recibir dinero "y que" para invertir y aumentar la producción, señor Presidente, los únicos que pueden aumentar la producción, son las y los trabajadores, ellas y ellos si pueden saciar la sed y el hambre del pueblo, siempre serán los que con su conciencia, sus manos más todo su esfuerzo resolverán la crisis, los "empresarios y la parasitaria burguesía", solo incrementará las necesidades y volverán a robarse el dinero, es su naturaleza, vivir de la explotación del hombre por el hombre y vivir a plenitud, con dineros que jamás le pertenecieron.

Presidente MADURO. No se deje llevar por aquellos que le aplauden, le adulan y le siguen como cumparsas de un carnaval, esa gente, disfruta este aquelarre en que la derecha y la horrorosa oligarquía nos tendió o nos dejamos tender, salgamos de esto YA con las ideas y el proyecto Socialista, no hay más nada que buscar camaradas.

Presidente MADURO, no sabemos pero presentimos como es el Socialismo, pero de lo que estamos bien seguro, es como es el capitalismo y YA BASTA YA

Aún queda tiempo

GIRE DE VERDAD HACIA LA IZQUIERDA

Y MÉTALE CHOLA SIN MIEDO

Todo un Pueblo le Seguirá



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1538 veces.



Pedro Marillán Sánchez

Comunicador Social Alternativo

 pedromarillan41@gmail.com      @psmarillan

Visite el perfil de Pedro Marillán Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Marillán Sánchez

Pedro Marillán Sánchez

Más artículos de este autor